Resultados de productos químicos buscados por:

Oficio / Puesto de trabajo: - Fase de obra: - Familia de productos químicos: -

ADHESIVO DE MONTAJE Y ANCLAJE

Los adhesivos de montaje se caracterizan por su enorme adherencia, buena capacidad de relleno, excelente resultado en aplicaciones verticales, resistencia a la intemperie, comodidad y limpieza. S

Sus aplicaciones son innumerables: colocación de rodapiés, frisos, rótulos, muebles, escaleras, tejas, construcción, etc.

PELIGROS    

Indicaciones de peligro: no clasificado como peligroso según los criterios del Reglamento (CE) N° 1272/2008.

 

PELIGROS PARA LA SALUD

Producto no clasificado con riesgos para la salud.

 

PELIGROS FÍSICOS

Estable en condiciones normales.

Por descomposición puede dar lugar a productos peligrosos: CO y CO2 en caso de combustión.   

  • Seguir las indicaciones de la etiqueta de los envases y de las fichas de datos de seguridad.
  • No tocar los productos químicos con las manos, ni comer, fumar, beber, aplicar cosméticos, etc. durante su manipulación.
  • Mantener el producto lejos de alimentos, bebidas o tabaco.
  • Antes de cada pausa se deben lavar las manos. Al terminar el trabajo los trabajadores se deberán lavar o duchar. Lavar la ropa manchada o humedecida previamente a su reutilización.
  • Conservar el etiquetaje de los recipientes y etiquetar debidamente las soluciones preparadas. Emplear envases adecuados al tipo de riesgo que presenta cada producto.
  • Mantener los recipientes cerrados herméticamente.
  • No reutilizar envases para otros productos sin eliminar la etiqueta original. No sobreponer etiquetas.
  • Limpiar los envases que se vayan a reutilizar, aunque sea para contener el mismo producto.
  • Utilizar los equipos de protección individual necesarios.

  • Establecer un lugar seguro en la obra para el almacenamiento de los productos químicos.
  • Agrupar los productos químicos por el tipo de riesgo que presentan, con el fin de evitar el almacenamiento conjunto de productos incompatibles.
  • Señalizar claramente y en lugar visible los riesgos.
  • Mantener unas condiciones adecuadas de ventilación, temperatura y luminosidad, así como proteger a los productos de la luz directa del sol.
  • Conservar los productos en su envase de origen, bien cerrados y con dispositivo de seguridad.
  • Garantizar que todos los productos almacenados estén adecuadamente identificados.
  • Alejar los reactivos sensibles al agua de las tomas o conducciones de esta.
  • No almacenar envases de plástico al aire libre.
  • Conservar a temperatura ambiente normal.
  • Tiempo máximo de almacenamiento: 1 año.
  • Observar las restricciones de almacenamiento en caso de aplicación del Reglamento APQ.

  • Depositar los residuos y recipientes en desuso en el lugar establecido para ello.
  • No eliminar como basura doméstica.
  • Eliminar el embalaje en un vertedero autorizado o a través de un método autorizado para desechos peligrosos o tóxicos.

En caso de accidente o malestar, acuda inmediatamente al médico. Los síntomas de intoxicación pueden aparecer hasta 48 horas después. Se requiere supervisión médica después del accidente.

  • En caso de inhalación: transportar a la víctima a un espacio ventilado. Problemas respiratorios: consultar médico/servicio médico.
  • En caso de contacto con la piel: lavar con agua y jabón. Si la irritación persiste, consultar con un médico.
  • En caso de contacto con los ojos: lavar con agua. Si la irritación persiste, consultar con un oftalmólogo.
  • En caso de ingestión: lavar la boca con agua. En caso de malestar, consultar al médico/servicio médico.

Nunca debe administrarse nada por la boca a una persona inconsciente.

Trabajadores que tras un reconocimiento médico presenten un APTO CONDICIONADO O NO APTO para el uso de estos productos.

ADHESIVO DE CONTACTO

Producto químico adhesivo de uso general para todo tipo de materiales, industria de madera y decoración. Se utiliza principalmente para el pegado de láminas fenólicas, tableros de madera y aglomerado, tela, corcho, caucho metal y otros materiales entre sí.

PELIGROS PARA LA SALUD

Inhalación: puede producir somnolencia o vértigo.

Contacto con los ojos: provoca irritación ocular grave.

Contacto con la piel: provoca irritación cutánea.

 

PELIGROS FÍSICOS

Estable en condiciones normales. No se descompone si se emplea de forma correcta.

Por descomposición puede dar lugar a productos pirolíticos tóxicos. 

  • Seguir las indicaciones de la etiqueta de los envases y de las fichas de datos de seguridad.
  • No tocar los productos químicos con las manos, ni comer, fumar, beber, aplicar cosméticos, etc. durante su manipulación.
  • Mantener el producto lejos de alimentos, bebidas o tabaco.
  • Antes de cada pausa se deben lavar las manos. Al terminar el trabajo los trabajadores se deberán lavar o duchar y aplicarse cremas hidratantes inmediatamente. Lavar la ropa manchada o humedecida previamente a su reutilización.
  • Conservar el etiquetaje de los recipientes y etiquetar debidamente las soluciones preparadas. Emplear envases adecuados al tipo de riesgo que presenta cada producto.
  • Asegurar suficiente ventilación en el puesto de trabajo.
  • Evitar la formación de aerosoles.
  • Asegurar una buena aireación del local, incluso a nivel del suelo (los vapores pesan más que el aire).
  • Mantener alejadas de las fuentes de ignición. No fumar.
  • Adoptar medidas contra las cargas electrostáticas.
  • Utilizar los equipos de protección individual necesarios.
  • No reutilizar envases para otros productos sin eliminar la etiqueta original. No sobreponer etiquetas.
  • Limpiar los envases que se vayan a reutilizar, aunque sea para contener el mismo producto.
  • Seguir las instrucciones indicadas para una correcta eliminación de residuos químicos (se depositarán en recipientes adecuados, en función de su peligrosidad, hasta su eliminación).
  • Seguir las pautas indicadas para una adecuada actuación en caso de incidente, accidente o emergencia (incendio, explosión, derrame, proyección, salpicadura, quemadura, etc.).

  • Establecer un lugar seguro en la obra para el almacenamiento de los productos químicos.
  • Agrupar los productos químicos por el tipo de riesgo que presentan, con el fin de evitar el almacenamiento conjunto de productos incompatibles.
  • Señalizar claramente y en lugar visible los riesgos.
  • Mantener unas condiciones adecuadas de ventilación, temperatura y luminosidad, así como proteger a los productos de la luz directa del sol.
  • Conservar los productos en su envase de origen, bien cerrados y con dispositivo de seguridad.
  • Garantizar que todos los productos almacenados estén adecuadamente identificados.
  • Utilizar cubetos de retención o baldas inclinadas con recogida de fugas o derrames de producto químico. El suelo deberá ser impermeable para evitar su filtración y propagación.
  • Las estanterías deberán ser de un material adecuado a los productos químicos almacenados (no serán de madera). Son recomendables las metálicas.
  • Disponer de materiales de absorción adecuados (tierra, arena o similar, nunca serrín) para la recogida de posibles fugas y derrames.
  • Los envases pesados, así como ácidos y bases, se deben colocar en los estantes más bajos.
  • Alejar los reactivos sensibles al agua de las tomas o conducciones de esta.
  • No almacenar envases de plástico al aire libre.
  • Almacenar en un lugar fresco y bien ventilado.
  • Mantener los envases cerrados herméticamente.
  • Mantener los envases alejados de fuentes de ignición.
  • Ver restricciones de almacenamiento en caso de aplicación del Reglamento APQ.

  • Establecer un lugar adecuado en la obra para depositar los residuos y recipientes en desuso.
  • No eliminar como basura doméstica.
  • Eliminar el embalaje en un vertedero autorizado o con otro método autorizado para desechos peligrosos o tóxicos.

En caso de accidente o malestar, acudir inmediatamente al médico. Los síntomas de intoxicación pueden  aparecer hasta 48 horas después. Se requiere supervisión médica después del accidente.

  • En caso de inhalación: retirar al afectado de la exposición, garantizando la propia seguridad mientras se realiza. Las personas desmayadas deben tenderse y transportarse de lado con la suficiente estabilidad.
  • En caso de contacto con la piel: lavar inmediatamente con abundante agua y jabón y enjuagar bien.  
  • En caso de contacto con los ojos: lavar los ojos con agua durante varios minutos. En caso de trastornos persistentes consultar a un médico.
  • En caso de ingestión: no provocar el vómito y solicitar asistencia médica.

Nunca debe administrarse nada por la boca a una persona inconsciente.

Trabajadores que tras un reconocimiento médico presenten un APTO CONDICIONADO O NO APTO para el uso de estos productos.

ADHESIVO DE POLIURETANO

Producto químico adhesivo con base de poliuretano, de secado rápido y gran capacidad de fijación entre materiales de diferente naturaleza. Se utiliza principalmente en pegado de puertas, pasamanos, ventanas, contraventanas, etc., en general para todo el material utilizado en los trabajos de instalaciones o montaje.

PELIGROS PARA LA SALUD 

Inhalación: puede irritar las vías respiratorias. Nocivo, efectos graves en caso de exposición prolongada por inhalación.

Contacto con los ojos:  produce lesiones oculares graves.

Contacto con la piel: provoca  irritación cutánea.

Ingestión: nocivo en caso de ingestión.

Mutágenos y tóxicos para la reproducción (agentes CMR): se sospecha que puede provocar cáncer.

 

PELIGROS FÍSICOS

En condiciones normales de almacenamiento, manipulación y uso son estables.

Se polimeriza con temperaturas elevadas desprendiendo dióxido de carbono.

Reacción exotérmica con ácidos, aminas y alcoholes.

Reacciona con agua para formar dióxido de carbono y calor. Se forman productos de descomposición peligrosos al entrar en contacto con agua o aire húmedo.

  • Seguir las indicaciones de la etiqueta de los envases y de las fichas de datos de seguridad.
  • Seguir, en su caso, los procedimientos de trabajo que se hayan establecido, en especial en las operaciones peligrosas (trasvase, mezcla, alimentación de equipos, transporte de recipientes, etc.).
  • Manipular o transportar los recipientes de capacidad superior a dos litros mediante protectores de envases, cubos o carros; y transportar los envases de vidrio en contenedores.
  • Evitar, en la medida de lo posible, el trasvase de productos químicos. Si ello no es posible, realizarlo a velocidades lentas, en una zona bien ventilada, disponiendo de control de derrames y limitando las operaciones manuales a las mínimas posibles. Procurar, en su caso, el empleo de sistemas de bombeo manuales o mecánicos.
  • No tocar los productos químicos con las manos, ni comer, fumar, beber, aplicar cosméticos, etc. durante su manipulación.
  • Mantener el producto lejos de alimentos, bebidas o tabaco.
  • Antes de cada pausa se deben lavar las manos. Al terminar el trabajo los trabajadores se deberán lavar o duchar y aplicarse crema hidratante inmediatamente después. Lavar la ropa manchada o humedecida previamente a su reutilización.
  • Conservar el etiquetaje de los recipientes y etiquetar debidamente las soluciones preparadas. Emplear envases adecuados al tipo de riesgo que presenta cada producto.
  • Mantener los recipientes cerrados herméticamente.
  • No reutilizar envases para otros productos sin eliminar la etiqueta original. No sobreponer etiquetas.
  • Limpiar los envases que se vayan a reutilizar, aunque sea para contener el mismo producto.
  • Utilizar con una ventilación de escape local.  Usar únicamente en lugares bien ventilados.
  • No respirar vapores o niebla de pulverización.
  • Evitar el contacto con los ojos y la piel.
  • Manejar con cuidado.
  • Proteger de la humedad y mantener alejado del agua.
  • Lavar la ropa contaminada antes de volver a usarla.
  • Utilizar los equipos de protección individual establecidos.

  • Establecer un lugar seguro en la obra para el almacenamiento de los productos químicos.
  • Agrupar los productos químicos por el tipo de riesgo que presentan, con el fin de evitar el almacenamiento conjunto de productos incompatibles.
  • Señalizar claramente y en lugar visible los riesgos.
  • Mantener unas condiciones adecuadas de ventilación, temperatura y luminosidad, así como proteger a los productos de la luz directa del sol.
  • Conservar los productos en su envase de origen, bien cerrados y con dispositivo de seguridad.
  • Garantizar que todos los productos almacenados estén adecuadamente identificados.
  • Revisar las áreas de almacenamiento periódicamente para detectar posibles anomalías y proceder a subsanarlas de forma inmediata.
  • Disponer de materiales de absorción adecuados (tierra, arena o similar, nunca serrín) para la recogida de posibles fugas y derrames.
  • Los envases pesados, así como ácidos y bases, se deben colocar en los estantes más bajos.
  • No almacenar envases de plástico al aire libre.
  • Guardar en contenedores etiquetados correctamente.
  • Restringir el acceso al personal. Guardar bajo llave.
  • Proteger de la humedad.
  • Mantener en un lugar fresco y bien ventilado.
  • No almacenar con oxidantes fuertes, peróxidos orgánicos, explosivos y gases.
  • Garantizar unas condiciones adecuadas de orden y limpieza.
  • Ver restricciones de almacenamiento en caso de aplicación del Reglamento APQ.

  • Establecer un lugar adecuado en la obra para depositar los residuos y recipientes en desuso.
  • No eliminar el desecho en el alcantarillado.
  • Eliminar el producto y su recipiente como residuos peligrosos. No desechar junto con basura doméstica.

En caso de accidente o malestar, acuda inmediatamente al médico. Los síntomas de intoxicación pueden aparecer hasta 48 horas después, se requiere supervisión médica después del accidente.

  • En caso de inhalación: suministrar aire fresco; si fuera necesario se debe realizar respiración artificial, proporcionar calor. Si los trastornos persisten, consultar al médico. Si la respiración es difícil se debe proporcionar oxígeno. En caso de desmayo se debe tender y transportar al afectado de lado. Avisar a un médico de forma inmediata.
  • En caso de contacto con la piel: limpiar la zona afectada con agua abundante y jabón durante 15 min. Desprenderse de ropa y zapatos contaminados.
  • En caso de contacto con los ojos: enjuagar los ojos con agua corriente durante al menos 15 minutos. Quitar lentes de contacto si fuera posible. No frotarse los ojos ni cerrarlos. Consultar a un médico.
  • En caso de ingestión:  si se ha tragado, no provocar el vómito. Enjuagar la boca y la garganta y beber mucha agua. Si vomita colocar al accidentado de lado. Consultar al medico.

Nunca debe administrarse nada por la boca a una persona inconsciente.

Trabajadores que tras un reconocimiento médico presenten un APTO CONDICIONADO O NO APTO para el uso de estos productos.

ADHESIVO PARA PVC

Producto químico adhesivo muy potente utilizado para pegar este tipo de material, no solo adhiere, sino que más bien sella y suelda los puntos de unión. Se utiliza principalmente para conectar los extremos de tuberías y bajantes tanto en obras de nueva construcción como en obras de reparación.

PELIGROS PARA LA SALUD

Inhalación: puede irritar las vías respiratorias.

Contacto con los ojos: produce lesiones oculares graves. 

Contacto con la piel: provoca irritación cutánea.

Ingestión: nocivo en caso de ingestión.

Mutágenos y tóxicos para la reproducción (agentes CMR): se sospecha que puede provocar cáncer.

 

PELIGROS FÍSICOS

En condiciones normales de almacenamiento, manipulación y uso son estables, es decir, no se descomponen.

En condiciones normales no se esperan reacciones peligrosas que puedan producir una presión o temperaturas excesivas.

Corrosivo para los metales pudiendo dar lugar a reacciones peligrosas.

Puede liberar por descomposición productos pirolíticos peligrosos.

Producto no explosivo, pero puede formar mezclas explosivas de vapor/ aire.

  • Seguir las indicaciones de la etiqueta de los envases y de las fichas de datos de seguridad.
  • Manipular o transportar los recipientes de capacidad superior a dos litros mediante protectores de envases, cubos o carros; y transportar los envases de vidrio en contenedores.
  • No tocar los productos químicos con las manos, ni comer, fumar, beber, aplicar cosméticos, etc. durante su manipulación.
  • Mantener el producto lejos de alimentos, bebidas o tabaco.
  • Antes de cada pausa se deben lavar las manos. Al terminar el trabajo los trabajadores se deberán lavar o duchar. Lavar la ropa manchada o humedecida previamente a su reutilización.
  • Conservar el etiquetaje de los recipientes y etiquetar debidamente las soluciones preparadas. Emplear envases adecuados al tipo de riesgo que presenta cada producto.
  • Mantener los recipientes cerrados herméticamente.
  • No reutilizar envases para otros productos sin eliminar la etiqueta original. No sobreponer etiquetas.
  • Limpiar los envases que se vayan a reutilizar, aunque sea para contener el mismo producto.
  • Asegurar una buena ventilación en el puesto de trabajo. Incluso a nivel de suelo, los vapores pesan más que el aire.
  • Abrir y manejar con cuidado el recipiente.
  • Evitar la formación de aerosoles.
  • Mantener alejadas de las fuentes de ignición. No fumar.
  • Evitar la formación de cargas electrostáticas.
  • Utilizar los equipos de protección individual apropiados, y tener preparados los aparatos respiratorios por si fueran necesarios.

  • Establecer un lugar seguro en la obra para el almacenamiento de los productos químicos.
  • Agrupar los productos químicos por el tipo de riesgo que presentan, con el fin de evitar el almacenamiento conjunto de productos incompatibles.
  • Señalizar claramente y en lugar visible los riesgos.
  • Mantener unas condiciones adecuadas de ventilación, temperatura y luminosidad, así como proteger a los productos de la luz directa del sol.
  • Conservar los productos en su envase de origen, bien cerrados y con dispositivo de seguridad.
  • Garantizar que todos los productos almacenados estén adecuadamente identificados.
  • Disponer de materiales de absorción adecuados (tierra, arena o similar, nunca serrín) para la recogida de posibles fugas y derrames.
  • Alejar los reactivos sensibles al agua de las tomas o conducciones de esta.
  • Almacenar en lugar fresco.
  • No almacenar envases de plástico al aire libre.
  • Mantener el recipiente cerrado herméticamente.
  • Los productos químicos serán revisados periódicamente, al menos una vez al año. Aquéllos cuya vida útil haya expirado, estén deteriorados o se encuentren en recipientes con fugas, deberán ser evacuados en condiciones de seguridad.
  • Garantizar unas condiciones adecuadas de orden y limpieza.

  • Establecer un lugar adecuado en obra para depositar los residuos y recipientes en desuso.
  • Evitar su vertido a cursos de agua.
  • Los envases, si no se pueden limpiar, se gestionarán del mismo modo que el propio producto.

En caso de accidente o malestar, acudir inmediatamente al médico. Los síntomas de intoxicación pueden aparecer hasta 48 horas después.  Se requiere supervisión médica después del accidente.

  • En caso de inhalación: suministrar aire fresco; si fuera necesario se debe realizar respiración artificial, proporcionar calor. Si los trastornos persisten, se debe consultar al médico. En caso de desmayo se debe tender y transportar al afectado de lado. Avisar a un médico de forma inmediata.
  • En caso de contacto con la piel: limpiar la zona afectada con agua y jabón. Enjuagar bien.
  • En caso de contacto con los ojos: enjuagar los ojos con agua corriente durante varios minutos y consultar a un médico. No frotarse los ojos ni cerrarlos. En caso de trastornos persistentes consultar a un médico.
  • En caso de ingestión: si se ha tragado, no provocar el vómito. Enjuagar la boca y la garganta y beber mucha agua. Solicitar atención médica inmediata.

Nunca debe administrarse nada por la boca a una persona inconsciente.

Trabajadores que tras un reconocimiento médico presenten un APTO CONDICIONADO O NO APTO para el uso de estos productos.

ADHESIVO CIANOACRILATO

Producto químico adhesivo muy potente diseñado para uniones de alta resistencia que polimerizan a gran velocidad en maderas, tableros de fibras de madera y otros materiales porosos o absorbentes. Se utiliza principalmente para el montaje de piezas lisas y superficies planas.

PELIGROS PARA LA SALUD

Inhalación: puede producir irritación de la garganta con una sensación de opresión en el pecho. La exposición puede producir tos.

Contacto con los ojos: los cianoacrilatos pegan los párpados en segundos. Puede producir irritación y enrojecimiento. Los ojos pueden llorar abundantemente. 

Contacto con la piel: el cianoacrilato pega en segundos. En el caso de grandes derrames en la piel, se pueden producir quemaduras superficiales, se debe tratar en consecuencia. Puede producir irritación y enrojecimiento del lugar de contacto.

Ingestión: puede producir dolor y enrojecimiento en la boca y la garganta. El producto se polimerizará inmediatamente en la boca, por lo que es casi imposible de tragar, pero se debe tener cuidado con el posible peligro de asfixia.

 

PELIGROS FÍSICOS

Estable en condiciones normales. Polimeriza rápidamente con agua.

No se darán reacciones peligrosas bajo condiciones normales de transporte o almacenamiento.

La polimerización puede ocurrir al exponerse a condiciones adversas. La polimerización puede ser rápida.

Durante la combustión emite vapores tóxicos de dióxido de carbono y/o monóxido de carbono y óxidos de nitrógeno.

  • Seguir las indicaciones de la etiqueta de los envases y de las fichas de datos de seguridad.
  • No tocar los productos químicos con las manos, ni comer, fumar, beber, aplicar cosméticos, etc. durante su manipulación.
  • Mantener el producto lejos de alimentos, bebidas o tabaco.
  • Antes de cada pausa se deben lavar las manos. Al terminar el trabajo los trabajadores se deberán lavar o duchar. Lavar la ropa manchada o humedecida previamente a su reutilización.
  • Conservar el etiquetaje de los recipientes y etiquetar debidamente las soluciones preparadas. Emplear envases adecuados al tipo de riesgo que presenta cada producto.
  • Mantener los recipientes cerrados herméticamente.
  • Evitar el contacto directo con la sustancia.
  • Asegurar que existe una ventilación suficiente del área.
  • No manipular en un espacio reducido.
  • Evitar la formación o propagación de neblinas en el aire.
  • La humedad del ambiente debe ser> 35% para minimizar las molestias.
  • Utilizar los equipos de protección individual indicados.

  • Establecer un lugar seguro en la obra para el almacenamiento de los productos químicos.
  • Agrupar los productos químicos por el tipo de riesgo que presentan, con el fin de evitar el almacenamiento conjunto de productos incompatibles.
  • Señalizar claramente y en lugar visible los riesgos.
  • Mantener unas condiciones adecuadas de ventilación, temperatura y luminosidad, así como proteger a los productos de la luz directa del sol.
  • Conservar los productos en su envase de origen, bien cerrados y con dispositivo de seguridad.
  • Garantizar que todos los productos almacenados estén adecuadamente identificados.
  • No almacenar envases de plástico al aire libre.
  • Restringir el acceso al personal.
  • Almacenar en un lugar fresco y bien ventilado.
  • Mantener alejado de la luz solar directa.
  • Mantener los envases bien cerrados. Sólo debe conservarse en el embalaje original.
  • Mantener el producto alejado de fuentes de ignición.
  • Se recomienda para una vida útil del producto, almacenar a una temperatura optima refrigerada (2-8 °C).
  • Ver restricciones de almacenamiento en caso de aplicación del Reglamento APQ.

  • Depositar los residuos y envases en desuso en el lugar establecido para ello.
  • Transferir a un recipiente y disponer para su recogida por parte de una empresa de eliminación especializada.
  • Puede polimerizar lentamente con agua (10:01, relación adhesivo: agua). El producto endurecido se puede eliminar en vertederos por contratistas con licencia.
  • Eliminar el embalaje en un vertedero autorizado o con otro método autorizado para desechos peligrosos o tóxicos.

En caso de accidente o malestar, acuda inmediatamente al médico. Los síntomas de intoxicación pueden aparecer hasta 48 horas después, se requiere supervisión médica después del accidente.

  • En caso de inhalación: retirar al afectado de la exposición garantizando la propia seguridad mientras se realiza. Si los síntomas persisten, consultar a un médico.
  • En caso de contacto con la piel: no tirar de la piel pegada. Quitar todas las prendas y calzado contaminados inmediatamente, a menos que se hayan pegado a la piel. Lavar inmediatamente con agua y jabón. Toda la piel pegada debe despegarse con cuidado, preferiblemente después de mojarla con agua tibia y jabón. En el caso de grandes derrames sobre la piel, se pueden producir quemaduras superficiales. Si la irritación persiste, consultar a un médico.
  • En caso de contacto con los ojos: lavar los ojos con agua durante 15 minutos. Si el párpado está cerrado y pegado, no forzar la apertura de este. Obtenga atención médica inmediata. Mantener el ojo tapado con una compresa húmeda hasta que se despegue por completo, generalmente 1-3 días (el cianoacrilato se adhiere a la proteína del ojo, causando un efecto lacrimógeno que ayuda a la desunión).
  • En caso de ingestión:  el producto se polimerizará inmediatamente en la boca, por lo que es casi imposible de tragar, pero debe tenerse cuidado con el posible peligro de asfixia. Asegurarse de que las vías respiratorias no estén obstruidas. La saliva ayuda a separar el producto solidificado de la boca. Consultar a un médico.

Nunca debe administrarse nada por la boca a una persona inconsciente.

Trabajadores que tras un reconocimiento médico presenten un APTO CONDICIONADO O NO APTO para el uso de estos productos.

FORMALDEHIDO

El formaldehído es un compuesto químico orgánico (HCHO) muy reactivo e inflamable. Es un importante producto químico industrial, utilizado en la fabricación de muchos productos industriales y artículos de consumo.

Se emplea en la fabricación de materiales para la construcción, colas y adhesivos y principalmente como materia prima en la elaboración de resinas adhesivas para tableros de madera.

Generalmente en obras de construcción no se va a utilizar el producto, sino que se pueden manipular otros productos como tableros de madera, paneles de fibra, en los que sí se ha usado formaldehído como adhesivo. Las emisiones de formaldehído en obra generalmente no presentan riesgo para la salud de los trabajadores al realizarse sólo trabajos de manipulación de los tableros. No obstante, será la evaluación de riesgos donde se determine si es necesario adoptar medidas.

PELIGROS PARA LA SALUD

Inhalación: su inhalación provoca sofocos e irritaciones en las mucosas además de problemas respiratorios, dolores de cabeza, fatiga y náuseas. La inhalación de concentraciones elevadas del producto durante un período prolongado, sin las debidas protecciones y prácticas de higiene industrial, puede provocar cáncer por inhalación.

Contacto con la piel: puede provocar una reacción alérgica en la piel. El contacto repetido o prolongado con el producto, puede causar la eliminación de la grasa de la piel, dando lugar a una dermatitis de contacto no alérgica y a que se absorba el producto a través de la piel. Provoca quemaduras graves en la piel.

Contacto ocular: la exposición a vapores de formaldehido provoca irritación sensorial transitoria en ojos. Puede provocar lesiones oculares graves.

Ingestión: muy tóxico tras una sola ingestión en concentraciones elevadas de producto.

 

PELIGROS FÍSICOS

Es inestable en presencia de bases, por lo que debe evitarse el contacto debido a que reacciona liberando dióxido de carbono, el cual puede producir la rotura de los recipientes.

Dependiendo de las condiciones de uso, pueden generarse vapores o gases corrosivos. Evitar calentamiento excesivo y fuente de luz.

  • No manipular la sustancia antes de haber leído y comprendido todas las instrucciones de seguridad.
  • Seguir, en su caso, los procedimientos de trabajo que se hayan establecido, en especial en las operaciones peligrosas (trasvase, mezcla, alimentación de equipos, transporte de recipientes, etc.).
  • Usar en condiciones de ventilación adecuada. En caso necesario, y en operaciones como el montaje o fabricación de muebles con paneles de fibra de media densidad (MDF) se utilizará la protección colectiva adecuada (extracción-ventilación local en el punto de emisión del producto, sistema general de extracción) y los equipos de protección individual que indique la evaluación del riesgo.
  • Cuando se puedan producir derrames, llevar a cabo la operación en lugares específicos que garanticen una recogida y drenaje de estos a lugar seguro y en condiciones de ventilación adecuadas. Prever el uso de sustancias o cubetos de neutralización para cada caso. No utilizar trapos o papel para su absorción.
  • No tocar los productos químicos con las manos, ni comer, fumar, beber, aplicar cosméticos, etc. durante su manipulación.
  • Mantener el producto lejos de alimentos, bebidas o tabaco.
  • Antes de cada pausa se deben lavar las manos. Al terminar el trabajo los trabajadores se deberán lavar o duchar. Lavar la ropa manchada o humedecida previamente a su reutilización.
  • Conservar el etiquetaje de los recipientes y etiquetar debidamente las soluciones preparadas. Emplear envases adecuados al tipo de riesgo que presenta cada producto.
  • Mantener los recipientes cerrados herméticamente.
  • No emplear nunca presión para vaciar los envases, no son recipientes resistentes a la presión.
  • Conservar el producto en envases de un material idéntico al original.
  • No reutilizar envases para otros productos sin eliminar la etiqueta original. No sobreponer etiquetas.
  • Limpiar los envases que se vayan a reutilizar, aunque sea para contener el mismo producto.
  • Utilizar los equipos de protección individual apropiados para cada tarea y tipo de producto (gafas, guantes, máscaras, pantallas de protección, etc.).
  • Seguir las instrucciones indicadas para una correcta eliminación de residuos químicos (se depositarán en recipientes adecuados, en función de su peligrosidad, hasta su eliminación).
  • Seguir las pautas indicadas para una adecuada actuación en caso de incidente, accidente o emergencia (incendio, explosión, derrame, proyección, salpicadura, quemadura, etc.).

  • Señalizar claramente y en lugar visible los riesgos.
  • Mantener unas condiciones adecuadas de ventilación, temperatura y luminosidad, así como proteger los productos de la luz directa del sol.
  • Fijar y respetar cantidades máximas de productos químicos almacenados. Es conveniente reducir el stock al mínimo posible.
  • Conservar los productos en su envase de origen, bien cerrados y con dispositivo de seguridad.
  • Garantizar que todos los productos almacenados estén adecuadamente identificados.
  • Utilizar cubetos de retención o baldas inclinadas con recogida de fugas o derrames de producto químico. El suelo deberá ser impermeable para evitar su filtración y propagación.
  • Las estanterías deberán ser de un material adecuado a los productos químicos almacenados (no serán de madera). Son recomendables las metálicas.
  • Revisar las áreas de almacenamiento periódicamente para detectar posibles anomalías y proceder a subsanarlas de forma inmediata.
  • Disponer de materiales de absorción adecuados (tierra, arena o similar, nunca serrín) para la recogida de posibles fugas y derrames.
  • Evitar fuentes de calor, radiaciones, electricidad y el contacto con alimentos.
  • Mantener lejos de puntos de ignición. No fumar.
  • Evitar la entrada a zona de almacenamiento a personas no autorizadas. Una vez abiertos los envases, han de volverse a cerrar cuidadosamente y colocarlos verticalmente para evitar derrames.
  • Manténgase el recipiente en un lugar bien ventilado.

  • Depositar los residuos y envases en el lugar habilitado para ello.
  • Residuo clasificado como peligroso.
  • No permitir su vertido en alcantarillas o cursos de agua.

Al ser un producto tóxico, en caso de contacto accidental pueden producirse graves dificultades respiratorias, alteración del sistema nervioso central y en casos extremos inconsciencia. Se requiere asistencia médica inmediata.

  • En caso de inhalación: situar al accidentado al aire libre, mantenerle caliente y en reposo, si la respiración es irregular o se detiene, practicar respiración artificial. No administrar nada por la boca. Si esta inconsciente, ponerle en una posición adecuada y buscar ayuda médica.
  • En caso de contacto con los ojos: lavar abundantemente los ojos con agua limpia y fresca durante 10 minutos al menos, tirando hacia arriba de los párpados. Buscar asistencia médica.
  • En caso de contacto con la piel: quitar la ropa contaminada. Lavar la piel vigorosamente con agua y jabón o un limpiador de piel adecuado. Nunca utilizar disolventes o diluyentes.
  • En caso de ingestión: si accidentalmente se ha ingerido, buscar inmediatamente atención médica. Mantenerle en reposo. Nunca provocar el vómito.

Nunca debe administrarse nada por la boca a una persona inconsciente.

Trabajadores especialmente sensibles:

  • Embarazadas.
  • Mujeres en periodo de lactancia.
  • Trabajadores que tras un reconocimiento médico presenten un APTO CONDICIONADO O NO APTO para el uso de estos productos.

ADITIVO ACELERANTE

Productos que incorporados al hormigón fresco permiten disminuir el tiempo de fraguado, sin alterar sus resistencias mecánicas. Se incorporan al agua de amasado antes de su mezcla con el cemento.

PELIGROS PARA LA SALUD

Contacto con los ojos: provoca lesiones oculares graves.

Contacto con la piel: provoca quemaduras graves en la piel y lesiones oculares graves.

 

PELIGROS FÍSICOS

El producto es estable bajo condiciones de uso normales.

El contacto con ácidos fuertes puede provocar fuertes reacciones exotérmicas.

Corrosivo sobre muchos metales (zinc, aluminio, estaño, cobre, plomo, bronce, latón) pudiendo producir hidrogeno inflamable y explosivo.

  • Seguir las indicaciones de la etiqueta de los envases y de las fichas de datos de seguridad.
  • Nunca elimines el etiquetado de un producto.
  • Si ves un producto sin etiquetar, avisa al responsable del centro de trabajo.
  • Mantener unas buenas condiciones de orden y limpieza.
  • Seguir, en su caso, los procedimientos de trabajo que se hayan establecido.
  • Mantener el producto lejos de alimentos, bebidas o tabaco.
  • Conservar el etiquetaje de los recipientes y etiquetar debidamente las soluciones preparadas. Emplear envases adecuados al tipo de riesgo que presenta cada producto.
  • Mantener los recipientes cerrados herméticamente.
  • No reutilizar envases para otros productos sin eliminar la etiqueta original. No sobreponer etiquetas.
  • Limpiar los envases que se vayan a reutilizar, aunque sea para contener el mismo producto.
  • Utilizar los equipos de protección individual indicados para cada tarea.
  • Evitar la formación de polvo disponiendo de un sistema de extracción adecuada en aquellos lugares donde sea necesario.
  • Antes de cada pausa se deben lavar las manos. Al terminar el trabajo los trabajadores se deberán lavar o duchar. Lavar la ropa manchada o humedecida previamente a su reutilización.
  • No tocar los productos químicos con las manos, ni comer, fumar, beber, aplicar cosméticos, etc. durante su manipulación.
  • Seguir las pautas indicadas para una adecuada actuación en caso de incidente, accidente o emergencia (incendio, explosión, derrame, proyección, salpicadura, quemadura, etc.).
  • Evitar sobrepasar los límites dados de exposición profesional.
  • Evitar el contacto con los ojos, la piel o la ropa.

  • Establecer un lugar seguro en la obra para el almacenamiento de los productos químicos.
  • Garantizar que todos los productos almacenados estén adecuadamente identificados. No eliminar nunca el etiquetado de un producto. Si ves un producto sin etiquetar, avisa al responsable del centro de trabajo.
  • Agrupar los productos químicos por el tipo de riesgo que presentan, con el fin de evitar el almacenamiento conjunto de productos incompatibles.
  • Señalizar claramente y en lugar visible los riesgos.
  • Mantener unas condiciones adecuadas de ventilación, temperatura y luminosidad, así como proteger los productos de la luz directa del sol.
  • Fijar y respetar cantidades máximas de productos químicos almacenados. Es conveniente reducir el stock al mínimo posible.
  • Garantizar unas condiciones adecuadas de orden y limpieza.
  • Las estanterías deberán ser de un material adecuado a los productos químicos almacenados (no serán de madera). Son recomendables las metálicas.
  • Conservar el envase herméticamente cerrado en un lugar seco y bien ventilado.
  • Mantener lejos de fuentes de calor e ignición y de la luz solar directa. No fumar.
  • Suelo impermeable y antideslizante.
  • Prever suministro o fuente de agua en el local de almacenaje.
  • Se dispondrán de duchas y lavaojos de emergencia.

  • Absorber el residuo con arena, tierra y arcilla.
  • Los absorbentes contaminados se tratarán por un gestor autorizado, así como los envases usados y residuos.
  • Se pueden neutralizar las disoluciones acuosas con ácido clorhídrico muy diluido, añadiéndolo muy lentamente y siempre que lo haga personal especializado y con las prendas de protección adecuadas.
  • No neutralizar nunca el producto sólido.
  • Atención al calor y proyecciones producidas por reacción con agua (calor de disolución) o la neutralización.
  • Lavar con abundante agua los envases contaminados. No usar nunca para otros productos.

En caso de accidente o malestar, acuda inmediatamente al médico. Los síntomas de intoxicación pueden aparecer hasta 48 h después. Se requiere supervisión médica después del accidente.

  • En caso de ingestión: enjuagar la boca. No provocar el vómito. Si está consciente, dar de beber agua abundante y proporcionar asistencia médica.
  • En caso de inhalación: trasladar al afectado a un lugar ventilado, mantenerlo en reposo y con calor, en posición de semi incorporado, realizar la respiración artificial si fuera necesario y proporcionar asistencia médica.
  • En caso de contacto con los ojos: lavar los ojos de forma inmediata con abundante agua corriente (al menos durante 30 minutos) manteniendo los párpados levantados. Acudir siempre al oftalmólogo.
  • En caso de contacto con la piel: quitar las ropas contaminadas y el calzado. Lavar la zona afectada con abundante agua durante al menos 15 minutos.

Nunca debe administrarse nada por la boca a una persona inconsciente.

 

 

Trabajadores que tras un reconocimiento médico presenten un APTO CONDICIONADO O NO APTO para el uso de estos productos.

ADITIVO IMPERMEABILIZANTE

Productos que, incorporados al hormigón fresco, mejoran la impermeabilidad de la masa del hormigón, siempre que no esté fisurada, y reducen la capacidad de absorción capilar.

PELIGROS PARA LA SALUD 

Contacto con la piel: puede provocar irritación cutánea o alergia.

 

PELIGROS FÍSICOS

El producto es estable bajo condiciones de uso normales.

El contacto con ácidos fuertes puede provocar fuertes reacciones exotérmicas.

Corrosivo sobre muchos metales (zinc, aluminio, estaño, cobre, plomo, bronce, latón) pudiendo producir hidrogeno inflamable y explosivo.

  • Seguir las indicaciones de la etiqueta de los envases y de las fichas de datos de seguridad.
  • Nunca elimines el etiquetado de un producto.
  • Si los productos se encuentran sin etiquetar se debe avisar al responsable del centro de trabajo.
  • Mantener unas buenas condiciones de orden y limpieza.
  • Seguir, en su caso, los procedimientos de trabajo que se hayan establecido.
  • Mantener el producto lejos de alimentos, bebidas o tabaco.
  • Conservar el etiquetaje de los recipientes y etiquetar debidamente las soluciones preparadas. Emplear envases adecuados al tipo de riesgo que presenta cada producto.
  • Mantener los recipientes cerrados herméticamente.
  • No reutilizar envases para otros productos sin eliminar la etiqueta original. No sobreponer etiquetas.
  • Limpiar los envases que se vayan a reutilizar, aunque sea para contener el mismo producto.
  • Utilizar los equipos de protección individual indicados para cada tarea.
  • Antes de cada pausa se deben lavar las manos. Al terminar el trabajo los trabajadores se deberán lavar o duchar y aplicarse cremas hidratantes inmediatamente. Lavar la ropa manchada o humedecida previamente a su reutilización.
  • Evitar el contacto con los ojos, la piel o la ropa. No tocar los productos químicos con las manos, ni comer, fumar, beber, aplicar cosméticos, etc. durante su manipulación.
  • No respirar vapores o niebla de pulverización.
  • Seguir las pautas indicadas para una adecuada actuación en caso de incidente, accidente o emergencia (incendio, explosión, derrame, proyección, salpicadura, quemadura, etc.).

  • Mantener y respetar el lugar en obra destinado al almacenamiento de los productos químicos.
  • Mantener los productos almacenados adecuadamente identificados. No eliminar nunca el etiquetado de un producto. Si se observa un producto sin etiquetar, se debe avisar al responsable del centro de trabajo.
  • Agrupar los productos químicos por el tipo de riesgo que presentan, con el fin de evitar el almacenamiento conjunto de productos incompatibles.
  • Cumplir con la señalización.
  • Mantener unas condiciones adecuadas de ventilación, temperatura y luminosidad, así como proteger a los productos de la luz directa del sol.
  • Fijar y respetar cantidades máximas de productos químicos almacenados. Es conveniente reducir el stock al mínimo posible.
  • Conservar el envase herméticamente cerrado en un lugar seco y bien ventilado.
  • Mantener el envase en posición vertical para evitar pérdidas.

  • Eliminar los residuos del producto y sus recipientes con todas las precauciones posibles en los lugares establecidos para ello.
  • Evitar la dispersión del material derramado, su contacto con el suelo, las vías fluviales, las tuberías de desagüe y las alcantarillas.

En caso de accidente o malestar, acuda inmediatamente al médico. Los síntomas de intoxicación pueden aparecer hasta 48 horas después. Se requiere supervisión médica después del accidente. 

  • Por ingestión: no provocar vómitos sin consejo médico. Enjuague la boca con agua. No dar leche ni bebidas alcohólicas. Si está consciente, dar de beber agua abundante y proporcionar asistencia médica.
  • Por inhalación: retirar al afectado de la exposición del producto. Consultar a un médico después de una exposición importante.
  • Por contacto ocular: retirar las lentillas. Lavar los ojos con abundante agua. Si persiste la irritación en los ojos acudir al oftalmólogo.
  • Por contacto con la piel: desprenderse de las ropas contaminadas y el calzado. Lavar la zona afectada con abundante agua y jabón. Si los síntomas persisten consultar a un médico.

Nunca debe administrarse nada por la boca a una persona inconsciente.

Trabajadores que tras un reconocimiento médico presenten un APTO CONDICIONADO O NO APTO para el uso de estos productos.

Trabajadores con antecedentes de problemas de sensibilización de la piel o asma, alergias, enfermedades respiratorias crónicas o recurrentes.

ADITIVO PLASTIFICANTE

Productos que mejoran la docilidad y trabajabilidad del hormigón fresco. Permiten conseguir cierta fluidez en hormigones prácticamente secos. Es importante mantener las dosis prescritas. Un exceso de plastificante puede provocar peligros de expansión o de retardo del fraguado.

PELIGROS PARA LA SALUD 

Contacto con los ojos: provoca lesiones oculares graves. 

Contacto con la piel: provoca irritación cutánea.

 

PELIGROS FÍSICOS

El producto es estable bajo condiciones de uso normales.

No se conocen reacciones peligrosas bajo condiciones de uso normales.

No se descompone si se almacena y aplica como se indica.

  • Seguir las indicaciones de la etiqueta de los envases y de las fichas de datos de seguridad.
  • No eliminar nunca el etiquetado de un producto.
  • Si ves un producto sin etiquetar, se debe avisar al responsable del centro de trabajo.
  • Mantener unas buenas condiciones de orden y limpieza.
  • Seguir los procedimientos de trabajo que se hayan establecido.
  • Mantener el producto lejos de alimentos, bebidas o tabaco.
  • Conservar la etiqueta de los recipientes y etiquetar debidamente las soluciones preparadas. Emplear envases adecuados al tipo de riesgo que presenta cada producto.
  • Mantener los recipientes cerrados herméticamente.
  • No reutilizar envases para otros productos sin eliminar la etiqueta original. No sobreponer etiquetas.
  • Limpiar los envases que se vayan a reutilizar, aunque sea para contener el mismo producto.
  • Utilizar los equipos de protección individual indicados para cada tarea.
  • Evitar el contacto con los ojos, la piel o la ropa.
  • Antes de cada pausa se deben lavar las manos. Al terminar el trabajo los trabajadores se deberán lavar o duchar y aplicarse cremas hidratantes inmediatamente. Lavar la ropa manchada o humedecida previamente a su reutilización.
  • No tocar los productos químicos con las manos, ni comer, fumar, beber, aplicar cosméticos, etc. durante su manipulación.
  • Seguir las pautas indicadas para una adecuada actuación en caso de incidente, accidente o emergencia (incendio, explosión, derrame, proyección, salpicadura, quemadura, etc.).

 

  • Establecer un lugar seguro en la obra para el almacenamiento de los productos químicos.
  • Respetar las señales y mantenerlas.
  • Mantener unas condiciones adecuadas de ventilación, temperatura y luminosidad, así como proteger a los productos de la luz directa del sol.
  • Fijar y respetar cantidades máximas de productos químicos almacenados. Es conveniente reducir el stock al mínimo posible.
  • Garantizar unas condiciones adecuadas de orden y limpieza.
  • Mantener las etiquetas de los productos almacenados, avisar al responsable en caso de que falte alguna.
  • Conservar el envase herméticamente cerrado en un lugar seco y bien ventilado.
  • Los contenedores que se abren deben volverse a cerrar cuidadosamente y mantener en posición vertical para evitar pérdidas.

  • Eliminar los residuos del producto y sus recipientes en los lugares destinados para ello.
  • Evitar la dispersión del material derramado, su contacto con el suelo, las vías fluviales, las tuberías de desagüe y las alcantarillas.

En caso de accidente o malestar, acuda inmediatamente al médico. Los síntomas de intoxicación pueden aparecer hasta 48 horas después. Se requiere supervisión médica después del accidente.

  • En caso de ingestión: no provocar vómitos sin consejo médico. Enjuague la boca con agua. No dar leche ni bebidas alcohólicas.
  • En caso de inhalación: retirar al afectado de la exposición, garantizando la propia seguridad mientras se realiza. Consultar a un médico después de una exposición importante.
  • En caso de contacto con los ojos: lavar de forma inmediata con agua abundante y acudir a un médico. Mantener los ojos bien abiertos mientras se lavan. Continuar lavando los ojos durante el transporte al hospital. Retirar las lentillas.
  • En caso de contacto con la piel: quitar las ropas contaminadas y el calzado. Lavar la zona afectada con abundante agua y jabón. Si los síntomas persisten consultar a un médico.

Nunca debe administrarse nada por la boca a una persona inconsciente.

Trabajadores que tras un reconocimiento médico presenten un APTO CONDICIONADO O NO APTO para el uso de estos productos.

ADITIVO RETARDANTE

Productos que permiten aumentar el tiempo de fraguado del hormigón fresco sin alterar sus resistencias mecánicas.

PELIGROS PARA LA SALUD 

Contacto con los ojos: provoca irritación ocular grave.

Contacto con la piel: provoca irritación cutánea.

 

PELIGROS FÍSICOS

El producto es estable bajo condiciones de uso normales.

No se conocen reacciones peligrosas bajo condiciones de uso normales.

No se descompone si se almacena y aplica como se indica.

  • Seguir la información que al respecto se indica en la etiqueta de los envases y en las fichas de datos de seguridad.
  • No eliminar nunca el etiquetado de un producto.
  • Si ves un producto sin etiquetar, avisa al responsable del centro de trabajo.
  • Mantener unas buenas condiciones de orden y limpieza.
  • Seguir, en su caso, los procedimientos de trabajo que se hayan establecido.
  • Mantener el producto lejos de alimentos, bebidas o tabaco.
  • Conservar el etiquetaje de los recipientes y etiquetar debidamente las soluciones preparadas. Emplear envases adecuados al tipo de riesgo que presenta cada producto.
  • Mantener los recipientes cerrados herméticamente.
  • No reutilizar envases para otros productos sin quitar la etiqueta original. No sobreponer etiquetas.
  • Limpiar los envases que se vayan a reutilizar, aunque sea para contener el mismo producto.
  • Utilizar los equipos de protección individual indicados para cada tarea.
  • Cuando no se pueda emplear la limpieza en húmedo o por aspiración y sólo sea aplicable el cepillado, es necesario asegurar que todos los trabajadores lleven los equipos de protección apropiados y prevenir la dispersión del polvo.
  • Lavarse las manos antes de una pausa. Una vez finalizados los trabajos, lavarse o ducharse, y aplicarse cremas hidratantes inmediatamente. Lava las prendas manchadas antes de volver a utilizarlas.
  • No tocar los productos químicos con las manos, ni comer, fumar, beber, aplicar cosméticos, etc. durante su manipulación.
  • Seguir las pautas indicadas para una adecuada actuación en caso de incidente, accidente o emergencia (incendio, explosión, derrame, proyección, salpicadura, quemadura, etc.).
  • Evitar sobrepasar los límites dados de exposición profesional.
  • Evitar el contacto con los ojos, la piel o la ropa.

  • Mantener y respetar el lugar establecido en la obra para el almacenamiento de los productos químicos.
  • Mantener la identificación de los productos almacenados. Nunca elimines el etiquetado de un producto. Si ves un producto sin etiquetar, avisa al responsable del centro de trabajo.
  • Mantener y respetar la señalización.
  • Mantener unas condiciones adecuadas de ventilación, temperatura y luminosidad, así como proteger a los productos de la luz directa del sol.
  • Garantizar unas condiciones adecuadas de orden y limpieza.
  • Conservar el envase herméticamente cerrado en un lugar seco y bien ventilado.
  • Los contenedores que se abren deben volverse a cerrar cuidadosamente y mantener en posición vertical para evitar pérdidas.
  • No se descompone si se almacena.

  • Eliminar los residuos del producto y sus recipientes con todas las precauciones posibles en los lugares establecidos para ello.
  • Evitar la dispersión del material derramado, su contacto con el suelo, las vías fluviales, las tuberías de desagüe y las alcantarillas.

En caso de accidente o malestar, acuda inmediatamente al médico. Los síntomas de intoxicación pueden aparecer hasta 48 horas después, se requiere supervisión médica después del accidente.

  • Por ingestión: no provocar vómitos sin consejo médico. Enjuague la boca con agua. No dar leche ni bebidas alcohólicas.
  • Por contacto ocular: enjuagar inmediatamente los ojos con abundante agua. Retirar las lentillas. Manténgase el ojo bien abierto mientras se lava.
  • Por inhalación: sacar al aire libre. Consultar a un médico después de una exposición importante.
  • Por contacto con la piel: quitar inmediatamente la ropa y zapatos contaminados. Eliminar lavando con jabón y mucha agua. Si los síntomas persisten consultar a un médico.

Nunca debe administrarse nada por la boca a una persona inconsciente.

Trabajadores que tras un reconocimiento médico presenten un APTO CONDICIONADO O NO APTO para el uso de estos productos.

BARNIZ ACRÍLICO

El barniz es una disolución de aceites o sustancias resinosas en un disolvente. Se utiliza aplicándolo sobre superficies de diferente naturaleza con el objeto de preservarlas de la acción de agentes atmosféricos, si se expone al exterior, o de proteger y dar belleza además de resistencia física y química si se ubica en interior.

PELIGROS PARA LA SALUD 

Inhalación: una exposición a altas concentraciones puede motivar depresión del sistema nervioso central ocasionando dolor de cabeza, mareos, vértigos, náuseas, vómitos, confusión y en caso de afección grave, pérdida de conciencia.

Contacto con los ojos: produce inlamación cutánea.

Contacto con la piel: produce inflamación cutánea. La exposición repetida puede provocar sequedad o formación de grietas en la piel.

Ingestión: peligro agudo.

 

PELIGROS FÍSICOS

En condiciones normales de almacenamiento, manipulación y uso son estables, es decir, no se descomponen.

En condiciones normales no se esperan reacciones peligrosas que puedan producir una presión o temperaturas excesivas.

Evitar el calentamiento y la incidencia directa de la luz solar.

Alejar de materiales comburentes y combustibles, pueden liberarse mezclas complejas de sustancias químicas: dióxido de carbono, monóxido de carbono y otros compuestos orgánicos.

  • Seguir las indicaciones de la etiqueta de los envases y de las fichas de datos de seguridad.
  • Seguir, en su caso, los procedimientos de trabajo que se hayan establecido.
  • Cuando se puedan producir derrames, llevar a cabo la operación en lugares específicos que garanticen una recogida y drenaje de estos a lugar seguro y en condiciones de ventilación adecuadas. Prever el uso de sustancias o cubetos de neutralización para cada caso. No utilizar trapos o papel para su absorción.
  • Manipular o transportar los recipientes de capacidad superior a dos litros mediante protectores de envases, cubos o carros; y transportar los envases de vidrio en contenedores.
  • Evitar, en la medida de lo posible, el trasvase de productos químicos. Si ello no es posible, trasvasar en lugares bien ventilados, preferiblemente mediante extracción localizada y a velocidades lentas para evitar la generación de cargas electrostáticas.
  • Disponer de material absorbente y de barreras de control de la contaminación próxima a la zona de manipulación.
  • No tocar los productos químicos con las manos, ni comer, fumar, beber, aplicar cosméticos, etc. durante su manipulación.
  • Mantener el producto lejos de alimentos, bebidas o tabaco.
  • Antes de cada pausa se deben lavar las manos. Al terminar el trabajo los trabajadores se deberán lavar o duchar. Lavar la ropa manchada o humedecida previamente a su reutilización.
  • Conservar el etiquetaje de los recipientes y etiquetar debidamente las soluciones preparadas. Emplear envases adecuados al tipo de riesgo que presenta cada producto.
  • Mantener los recipientes cerrados herméticamente.
  • No reutilizar envases para otros productos sin quitar la etiqueta original. No sobreponer etiquetas.
  • Limpiar los envases que se vayan a reutilizar, aunque sea para contener el mismo producto.
  • Orden y limpieza cuando se manipulen productos peligrosos.
  • Utilizar ropa de algodón y calzado conductor ante la posibilidad de cargas electrostáticas
  • Evitar y controlar posibles focos de ignición.
  • Asegurar conexión equipotencial y tomas de tierra ante la posibilidad de cargas electrostáticas.
  • Utilizar los equipos de protección individual apropiados necesarios.

  • Establecer un lugar seguro en la obra para el almacenamiento de los productos químicos.
  • Agrupar los productos químicos por el tipo de riesgo que presentan, con el fin de evitar el almacenamiento conjunto de productos incompatibles.
  • Señalizar claramente y en lugar visible los riesgos.
  • Mantener unas condiciones adecuadas de ventilación, temperatura y luminosidad, así como proteger a los productos de la luz directa del sol.
  • Conservar los productos en su envase de origen, bien cerrados y con dispositivo de seguridad.
  • Garantizar que todos los productos almacenados estén adecuadamente identificados.
  • Disponer de materiales de absorción adecuados (tierra, arena o similar, nunca serrín) para la recogida de posibles fugas y derrames.
  • Los envases pesados, así como ácidos y bases, se deben colocar en los estantes más bajos.
  • Alejar los reactivos sensibles al agua de las tomas o conducciones de esta.
  • No almacenar envases de plástico al aire libre.
  • Restringir el acceso al personal.
  • Garantizar unas condiciones adecuadas de orden y limpieza.
  • Vigilar que las vías de acceso y de tránsito, así como las vías de evacuación y las salidas de emergencia se mantienen, en todo momento, libres de obstáculos y correctamente señalizadas.
  • Evitar fuentes de calor, de radiación y electricidad estática.
  • Evitar contacto con los alimentos.
  • Evitar la incidencia directa de materiales combustibles y comburentes.

  • Evitar su vertido a cursos de agua.
  • Se considera residuo peligro. Los envases, se gestionarán del mismo modo que el propio producto.
  • Establecer un lugar adecuado en la obra para el depósito de residuos y recipientes en desuso.

En caso de accidente o malestar, acuda inmediatamente al médico. Los síntomas de intoxicación pueden aparecer hasta 48 horas después, se requiere supervisión médica después del accidente.

  • En caso de inhalación: sacar al trabajador a zona con aire limpio y mantenerlo en reposo. En caso de parada cardiorrespiratoria se aplicarán técnicas de respiración artificial (boca a boca, masaje cardíaco, oxígeno, etc). Solicitar asistencia médica inmediata.
  • En caso de contacto con la piel: quitar la ropa y calzado contaminados. Lavar la piel con agua fría abundante y jabón neutro. En caso de afección importante acudir al médico. En caso de quemaduras o congelación, no quitar la ropa. En caso de ampollas en la piel no reventarlas ya que aumenta el riesgo de infección.
  • En caso de contacto con los ojos: enjuagar los ojos con agua a temperatura ambiente al menos durante 15 min. No frotarse los ojos. Si es posible retirar las lentes de contacto. Acudir al médico lo antes posible con la ficha de datos de seguridad del producto.
  • En caso de ingestión: si se ha tragado, no provocar el vómito. Enjuagar la boca y la garganta. Si se presentan vómitos, incline a la persona hacia adelante. Mantener al afectado en reposo.

Nunca debe administrarse nada por la boca a una persona inconsciente.

Trabajadores que tras un reconocimiento médico presenten un APTO CONDICIONADO O NO APTO para el uso de estos productos.

BARNIZ POLIURETANO

El barniz es una disolución de aceites o sustancias resinosas en un disolvente. Se utiliza aplicándolo sobre superficies de diferente naturaleza con el objeto de preservarlas de la acción de agentes atmosféricos.

 

PELIGROS PARA LA SALUD

Inhalación: una exposición a altas concentraciones puede motivar depresión del sistema nervioso central ocasionando dolor de cabeza, mareos, vértigos, náuseas, vómitos, confusión y en caso de afección grave, pérdida de conciencia. Provoca irritación de las vías respiratorias superiores, normalmente reversible.

Contacto con los ojos: produce irritación ocular.  

Contacto con la piel: produce inflamación cutánea.

Ingestión: la ingestión de una dosis considerable puede originar irritación de garganta, dolor abdominal, náuseas y vómitos.

CMR (mutagénicas y tóxicas para la reproducción): la exposición a este producto puede causar cáncer y alteraciones genéticas. 

 

PELIGROS FÍSICOS

Estable químicamente en condiciones normales de almacenamiento, manipulación y uso.  

En condiciones normales no se esperan reacciones peligrosas que puedan producir una presión o temperaturas excesivas.

Evitar el calentamiento y la incidencia directa de la luz solar. Alejar de materiales comburentes y combustibles.

Por descomposición pueden liberarse mezclas complejas de sustancias químicas: dióxido de carbono, monóxido de carbono y otros compuestos orgánicos.

Contiene sustancias que reaccionan violentamente con el agua.

  • Seguir las indicaciones de la etiqueta de los envases y de las fichas de datos de seguridad.
  • Seguir, en su caso, los procedimientos de trabajo que se hayan establecido, en especial en las operaciones peligrosas (trasvase, mezcla, alimentación de equipos, transporte de recipientes, etc.).
  • Hacer uso de la extracción localizada y mantener una adecuada ventilación general, si durante la operación existen desprendimientos de gases o vapores o formación de polvo.
  • Disponer de material absorbente y de barreras de control de la contaminación próxima a la zona de manipulación del producto.
  • Manipular o transportar los recipientes de capacidad superior a dos litros mediante protectores de envases, cubos o carros; y transportar los envases de vidrio en contenedores.
  • Evitar, en la medida de lo posible, el trasvase de productos químicos. Si no es posible, realizar el trasvase Trasvasar en lugares bien ventilados, preferiblemente mediante extracción localizada y a velocidades lentas para evitar la generación de cargas electrostáticas.
  • Evitar el contacto con el agua y la evaporación del producto, ya que se puede llegar a formar mezclas vapor/aires inflamables en presencia de fuentes de ignición.
  • Controlar posibles focos de ignición.
  • Evitar proyecciones y pulverizaciones.
  • No tocar con las manos los productos químicos, ni comer, fumar, beber, aplicar cosméticos, etc. durante su manipulación.
  • Mantener el producto lejos de alimentos, bebidas o tabaco.
  • Antes de cada pausa lavarse las manos. Al terminar el trabajo ducharse o lavarse. Lavar la ropa manchada o humedecida previamente a su reutilización.
  • Conservar el etiquetaje de los recipientes y etiquetar debidamente las soluciones preparadas. Emplear envases adecuados al tipo de riesgo que presenta cada producto.
  • Mantener los recipientes cerrados herméticamente.
  • No reutilizar envases para otros productos sin quitar la etiqueta original. No sobreponer etiquetas.
  • Limpiar los envases que se vayan a reutilizar, aunque sea para contener el mismo producto.
  • Seguir las instrucciones dadas para una correcta eliminación de residuos químicos (se depositarán en recipientes adecuados, en función de su peligrosidad, hasta su eliminación).
  • Utilizar los equipos de protección individual establecidos.
  • Orden y limpieza cuando se manipulen productos peligrosos.
  • Seguir las pautas dadas para una adecuada actuación en caso de incidente, accidente o emergencia (incendio, explosión, derrame, proyección, salpicadura, quemadura, etc.).

  • Respetar y mantener el  lugar destinado  en la obra para el almacenamiento de los productos químicos.
  • Mantener agrupar los productos químicos por el tipo de riesgo, con el fin de evitar el almacenamiento conjunto de productos incompatibles.
  • Respetar la señalización.
  • Mantener unas condiciones adecuadas de ventilación, temperatura y luminosidad, así como proteger a los productos de la luz directa del sol.
  • Conservar los productos en su envase de origen, bien cerrados y con dispositivo de seguridad.
  • Garantizar que todos los productos almacenados estén adecuadamente identificados. Si se detecta productos sin identificar, avisar al responsable.
  • Utilizar cubetos de retención o baldas inclinadas con recogida de fugas o derrames de producto químico. El suelo deberá ser impermeable para evitar su filtración y propagación.
  • Revisar las áreas de almacenamiento periódicamente para detectar posibles anomalías y proceder a subsanarlas de forma inmediata.
  • Disponer de materiales de absorción adecuados (tierra, arena o similar, nunca serrín) para la recogida de posibles fugas y derrames.
  • Los envases pesados, así como ácidos y bases, se deben colocar en los estantes más bajos.
  • Alejar los reactivos sensibles al agua de las tomas o conducciones de esta.
  • No almacenar envases de plástico al aire libre.
  • Acceder personal autorizado al personal.
  • Garantizar unas condiciones adecuadas de orden y limpieza.
  • Evitar fuentes de calor, de radiación y electricidad estática.
  • Evitar contacto con los alimentos.
  • Evitar luz solar directa.
  • Evitar incidencia directa de materiales comburentes y combustibles.

  • Evitar su vertido a cursos de agua.
  • Se considera residuo peligroso. Los envases se gestionarán del mismo modo que el propio producto.
  • Establecer un lugar adecuado en la obra para el depósito de residuos y recipientes en desuso.

En caso de accidente o malestar, acuda inmediatamente al médico. Los síntomas de intoxicación pueden aparecer hasta 48 horas después, se requiere supervisión médica después del accidente.

  • En caso de inhalación: sacar al trabajador a zona con aire limpio y mantenerlo en reposo. En caso de parada cardiorrespiratoria se aplicarán técnicas de respiración artificial (boca a boca, masaje cardíaco, oxígeno, etc.). Solicitar asistencia médica inmediata.
  • En caso de contacto con la piel: quitar la ropa y calzado contaminados. Lavar la piel con agua fría abundante y jabón neutro. En caso de afección importante acudir al médico. En caso de quemaduras o congelación, no quitar la ropa. En caso de ampollas en la piel no reventarlas ya que aumenta el riesgo de infección.
  • En caso de contacto con los ojos: enjuagar los ojos con agua a temperatura ambiente al menos durante 15 minutos. Evitar frotarse los ojos y cerrarlos. Si es posible retirar las lentes de contacto. Acudir al médico lo antes posible con la ficha de datos de seguridad del producto.
  • En caso de ingestión: si se ha tragado, no provocar el vómito. Enjuagar la boca y la garganta. Si se presentan vómitos, incline a la persona hacia adelante. Mantener al afectado en reposo.

Nunca debe administrarse nada por la boca a una persona inconsciente.

Trabajadores que tras un reconocimiento médico presenten un APTO CONDICIONADO O NO APTO para el uso de estos productos.

BARNIZ SINTÉTICO

El barniz es una disolución de aceites o sustancias resinosas en un disolvente. Se utiliza aplicándolo sobre superficies de diferente naturaleza con el objeto de preservarlas de la acción de agentes atmosféricos.

Los barnices sintéticos tienen una gran resistencia a los rayos UV y a la humedad, y por eso se utilizan para muebles de exterior, puertas, ventanas, contraventanas de madera, etc.

PELIGROS PARA LA SALUD 

Inhalación: una exposición a altas concentraciones puede motivar depresión del sistema nervioso central ocasionando dolor de cabeza, mareos, vértigos, náuseas, vómitos, confusión y en caso de afección grave, pérdida de conciencia.

Contacto con los ojos: produce lesiones oculares tras el contacto.

Contacto con la piel: la exposición repetida puede provocar sequedad o formación de grietas en la piel.

Ingestión: peligro agudo.

 

PELIGROS FÍSICOS

En condiciones normales de almacenamiento, manipulación y uso son estables, es decir, no se descomponen.

En condiciones normales no se esperan reacciones peligrosas que puedan producir una presión o temperaturas excesivas.

Evitar el calentamiento y la incidencia directa de la luz solar. Alejar de materiales comburentes y combustibles.

Por descomposición pueden liberarse mezclas complejas de sustancias químicas: dióxido de carbono, monóxido de carbono y otros compuestos orgánicos.

  • Seguir las indicaciones de la etiqueta de los envases y de las fichas de datos de seguridad.
  • Seguir, en su caso, los procedimientos de trabajo que se hayan establecido, en especial en las operaciones peligrosas (trasvase, mezcla, alimentación de equipos, transporte de recipientes, etc.).
  • Hacer uso de la extracción localizada y mantener una adecuada ventilación general, si durante la operación existen desprendimientos de gases o vapores o formación de polvo.
  • Disponer de material absorbente y de barreras de control de la contaminación próxima a la zona de manipulación del producto.
  • Manipular o transportar los recipientes de capacidad superior a dos litros mediante protectores de envases, cubos o carros; y transportar los envases de vidrio en contenedores.
  • Evitar, en la medida de lo posible, el trasvase de productos químicos. Si no es posible, realizar el trasvase en lugares bien ventilados, preferiblemente mediante extracción localizada y a velocidades lentas para evitar la generación de cargas electrostáticas.
  • Asegurar conexión equipotencial y tomas de tierra ante la posibilidad de cargas electrostáticas.
  • Evitar el contacto con el agua y la evaporación del producto, ya que se puede llegar a formar mezclas vapor/aires inflamables en presencia de fuentes de ignición.
  • Evitar y controlar posibles focos de ignición.
  • Utilizar ropa de algodón y calzado conductor ante la posibilidad de cargas electrostáticas.
  • Evitar proyecciones y pulverizaciones.
  • No tocar los productos químicos con las manos, ni comer, fumar, beber, aplicar cosméticos, etc. durante su manipulación.
  • Mantener el producto lejos de alimentos, bebidas o tabaco.
  • Antes de cada pausa lavarse las manos. Al terminar el trabajo ducharse o lavarse. Lavar la ropa manchada o humedecida previamente a su reutilización.
  • Conservar el etiquetaje de los recipientes y etiquetar debidamente las soluciones preparadas. Emplear envases adecuados al tipo de riesgo que presenta cada producto.
  • Mantener los recipientes cerrados herméticamente.
  • No reutilizar envases para otros productos sin quitar la etiqueta original. No sobreponer etiquetas.
  • Limpiar los envases que se vayan a reutilizar, aunque sea para contener el mismo producto.
  • Utilizar los equipos de protección individual establecidos.
  • Orden y limpieza cuando se manipulen productos peligrosos.
  • Seguir las instrucciones indicadas para una correcta eliminación de residuos químicos (se depositarán en recipientes adecuados, en función de su peligrosidad, hasta su eliminación).
  • Seguir las pautas indicadas para una adecuada actuación en caso de incidente, accidente o emergencia (incendio, explosión, derrame, proyección, salpicadura, quemadura, etc.).

  • Establecer un lugar seguro en la obra para el almacenamiento de los productos químicos.
  • Agrupar los productos químicos por el tipo de riesgo, con el fin de evitar el almacenamiento conjunto de productos incompatibles.
  • Señalizar claramente y en lugar visible los riesgos.
  • Mantener unas condiciones adecuadas de ventilación, temperatura y luminosidad, así como proteger a los productos de la luz directa del sol.
  • Fijar y respetar cantidades máximas de productos químicos almacenados. Es conveniente reducir el stock al mínimo posible.
  • Conservar los productos en su envase de origen, bien cerrados y con dispositivo de seguridad.
  • Garantizar que todos los productos almacenados estén adecuadamente identificados.
  • Utilizar cubetos de retención o baldas inclinadas con recogida de fugas o derrames de producto químico. El suelo deberá ser impermeable para evitar su filtración y propagación.
  • Las estanterías deberán ser de un material adecuado a los productos químicos almacenados (no serán de madera). Son recomendables las metálicas.
  • Revisar las áreas de almacenamiento periódicamente para detectar posibles anomalías y proceder a subsanarlas de forma inmediata.
  • Disponer de materiales de absorción adecuados (tierra, arena o similar, nunca serrín) para la recogida de posibles fugas y derrames.
  • Los envases pesados, así como ácidos y bases, se deben colocar en los estantes más bajos.
  • Alejar los reactivos sensibles al agua de las tomas o conducciones de esta.
  • No almacenar envases de plástico al aire libre.
  • Restringir el acceso al personal.
  • Garantizar unas condiciones adecuadas de orden y limpieza.
  • Evitar fuentes de calor, de radiación y electricidad estática.
  • Evitar contacto con los alimentos.
  • Evitar luz solar directa.
  • Evitar incidencia directa de materiales comburentes y combustibles.

  • Evitar su vertido a cursos de agua.
  • Se considera residuo peligroso. Los envases se gestionarán del mismo modo que el propio producto.
  • Establecer un lugar adecuado en la obra para el depósito de residuos y recipientes en desuso.

En caso de accidente o malestar, acuda inmediatamente al médico. Los síntomas de intoxicación pueden aparecer hasta 48 horas después, se requiere supervisión médica después del accidente.

  • En caso de inhalación: desplazar al trabajador a zona con aire limpio y mantenerlo en reposo. En caso de parada cardiorrespiratoria se aplicarán técnicas de respiración artificial (boca a boca, masaje cardíaco, oxígeno, etc). Solicitar asistencia médica inmediata.
  • En caso de contacto con la piel: quitar la ropa y calzado contaminados. Lavar la piel con agua fría abundante y jabón neutro. En caso de afección importante acudir al médico. En caso de quemaduras o congelación, no quitar la ropa. En caso de ampollas en la piel no reventarlas ya que aumenta el riesgo de infección.
  • En caso de contacto con los ojos: enjuagar los ojos con agua a temperatura ambiente al menos durante 15 minutos. Evitar frotarse los ojos y cerrarlos. Si es posible retirar las lentes de contacto. Acudir al médico lo antes posible con la ficha de datos de seguridad del producto.
  • En caso de ingestión: si se ha tragado, no provocar el vómito. Enjuagar la boca y la garganta. Si se presentan vómitos, incline a la persona hacia adelante.  Mantener al afectado en reposo.

Nunca debe administrarse nada por la boca a una persona inconsciente.

Trabajadores que tras un reconocimiento médico presenten un APTO CONDICIONADO O NO APTO para el uso de estos productos.

CAL

El término cal se utiliza para hacer referencia al óxido de calcio.

Se obtiene a partir de rocas calizas, con una elevada proporción de arcillas (hasta un 20%), sometidas a cocción a elevada temperatura

PELIGROS PARA LA SALUD

Inhalación: puede provocar irritación de la garganta y el tracto respiratorio.

Contacto con los ojos: el contacto directo con polvo de cal (húmedo o seco) puede provocar lesiones leves como irritación y daños reversibles.

Contacto con la piel: el contacto repetido o prolongado con la cal, puede causar la eliminación de la grasa de la piel, dando lugar a una dermatitis de contacto no alérgica y a que se absorba el producto a través de la piel. También puede irritar la piel húmeda.

Ingestión: puede causar quemaduras en la boca, el esófago y el estómago. Se trata de un producto cáustico en el tracto digestivo. Si sufres dolor de cabeza, vértigos, fatiga, dolor abdominal, debilidad muscular, somnolencia o te sientes mareado, avisa a tu superior o a un compañero.

 

PELIGROS FÍSICOS

La cal no es inflamable, ni explosiva. Tampoco facilita ni alimenta la combustión de otros materiales.

  • Seguir las indicaciones de la etiqueta de los envases y de las fichas de datos de seguridad.
  • Mantener unas buenas condiciones de orden y limpieza.
  • Seguir, en su caso, los procedimientos de trabajo que se hayan establecido.
  • Hacer uso de la extracción localizada y mantener una adecuada ventilación general, si durante la operación existen desprendimientos de gases o vapores o formación de polvo.
  • No tocar los productos químicos con las manos, ni comer, fumar, beber, aplicar cosméticos, etc. durante su manipulación.
  • Mantener el producto lejos de alimentos, bebidas o tabaco.
  • Antes de cada pausa se deben lavar las manos. Al terminar el trabajo los trabajadores se deberán lavar o duchar y aplicarse crema hidratante inmediatamente después. Lavar la ropa manchada o humedecida previamente a su reutilización.
  • Conservar la etiqueta de los recipientes y etiquetar debidamente las soluciones preparadas. Emplear envases adecuados al tipo de riesgo que presenta cada producto.
  • Mantener los recipientes cerrados herméticamente.
  • No reutilizar envases para otros productos sin eliminar la etiqueta original. No sobreponer etiquetas.
  • Limpiar los envases que se vayan a reutilizar, aunque sea para contener el mismo producto.
  • Evitar cualquier tipo de manipulación incorrecta. La humedad puede provocar el fraguado y endurecimiento del producto.
  • Evitar la inhalación de la cal y su contacto con ojos y piel.
  • Cuando no se pueda emplear la limpieza en húmedo o por aspiración y sólo sea aplicable el cepillado, es necesario asegurar que todos los trabajadores lleven los equipos de protección apropiados y prevenir la dispersión del polvo.
  • Usa los equipos de protección individual necesarios.
  • Seguir las pautas indicadas para una adecuada actuación en caso de incidente, accidente o emergencia (incendio, explosión, derrame, proyección, salpicadura, quemadura, etc.).

  • Establecer un lugar seguro en la obra para el almacenamiento de los productos químicos.
  • Mantener agrupados los productos químicos por el tipo de riesgo que presentan, con el fin de evitar el almacenamiento conjunto de productos incompatibles.
  • Respetar la señalización.
  • Mantener unas condiciones adecuadas de ventilación, temperatura y luminosidad, así como proteger a los productos de la luz directa del sol.
  • Fijar y respetar cantidades máximas de productos químicos almacenados. Es conveniente reducir el stock al mínimo posible.
  • Conservar los productos en su envase de origen, bien cerrados y con dispositivo de seguridad.
  • Garantizar que todos los productos almacenados estén adecuadamente identificados.
  • Los envases pesados, así como ácidos y bases, se deben colocar en los estantes más bajos.
  • Alejar los reactivos sensibles al agua de las tomas o conducciones de esta.
  • No almacenar envases de plástico al aire libre.
  • Restringir el acceso al personal.
  • Mantener unas condiciones adecuadas de orden y limpieza.
  • Almacenar en sacos originales cerrados, en lugar fresco, seco y protegido de corrientes de aires excesivas.
  • Los sacos deben apilarse de manera estable.
  • Mantener alejado de agentes oxidantes y de materiales fuertemente alcalinos o ácidos, a fin de evitar reacciones.
  • No eliminar nunca el etiquetado de un producto. Si observamos un producto sin etiquetar, se debe avisar al responsable del centro de trabajo.

  • No lavar ni verter en redes de alcantarillado, sistemas de drenaje o aguas superficiales (por ejemplo, arroyos).
  • Vaciar y limpiar los envases antes de eliminarlos en el lugar destinado a ello.

 

En caso de accidente o malestar, acuda inmediatamente al médico. Los síntomas de intoxicación pueden aparecer hasta 48 horas después, se requiere supervisión médica después del accidente.

  • En caso de inhalación: situar al accidentado al aire libre, mantenerle caliente y en reposo, si la respiración es irregular o se detiene, practicar respiración artificial. No administrar nada por la boca. Si está inconsciente, ponerle en una posición adecuada y buscar ayuda médica.
  • En caso de contacto con la piel: lavar inmediatamente la piel con agua y jabón en abundancia. Nunca utilizar disolventes o diluyentes. Quitar la ropa y los zapatos contaminados. Consultar un médico. Lavar la ropa antes de reutilizarla. Limpiar a fondo los zapatos antes de reutilizarlos.
  • En caso de contacto con los ojos: lavar abundantemente los ojos con agua como medida de precaución. Consultar un médico si aparece y persiste una irritación.
  • En caso de ingestión: si se ha tragado, no provocar el vómito. Mantener en reposo. Si se presentan vómitos, incline a la persona hacia adelante. Llamar inmediatamente a un médico o a un centro de información toxicológica.

Nunca debe administrarse nada por la boca a una persona inconsciente.

 

Trabajadores que tras un reconocimiento médico presenten un APTO CONDICIONADO O NO APTO para el uso de estos productos.

CEMENTO

Material de construcción obtenido de materiales pétreos, por calcinación de mezclas de arcillas y tierra caliza.  Mezclada con agua u otra sustancia se obtiene una pasta blanda que tiene la capacidad de unir, adquiriendo resistencia con el paso del tiempo.

PELIGROS PARA LA SALUD

Inhalación: puede provocar irritación de la garganta y el tracto respiratorio. La inhalación repetida de polvo de cemento puede incrementar el riesgo de desarrollar enfermedades pulmonares.

Contacto con los ojos: el contacto directo con polvo de cemento (húmedo o seco) puede provocar lesiones leves como irritación y dolor, y lesiones graves como quemaduras potencialmente irreversibles.

Contacto con la piel: el cemento puede tener un efecto irritante sobre la piel húmeda (debido al sudor o a la humedad), y después de un contacto prolongado sin la protección adecuada, puede causar desde una dermatitis a una quemadura grave.

Ingestión: irritación del aparato digestivo, sensación de dolor y/o quemazón.

Si sufres dolor de cabeza, vértigos, fatiga, dolor abdominal, debilidad muscular, somnolencia o te sientes mareado, avisa a tu superior o a un compañero.

 

PELIGROS FÍSICOS

Los cementos no son inflamables, no son explosivos, además, no facilitan ni alimentan la combustión de otros materiales.

Puede provocar reacción exotérmica (calor) en presencia de agentes oxidantes y de materiales fuertemente alcalinos o ácidos

  • Seguir la información que al respecto se indica en la etiqueta de los envases y en las fichas de datos de seguridad.
  • No eliminar nunca el etiquetado de un producto.
  • Si existen productos sin etiquetar, se debe avisar al responsable del centro de trabajo.
  • Mantener unas buenas condiciones de orden y limpieza.
  • Seguir, en su caso, los procedimientos de trabajo que se hayan establecido.
  • Mantener el producto lejos de alimentos, bebidas o tabaco.
  • Conservar el etiquetaje de los recipientes y etiquetar debidamente las soluciones preparadas. Emplear envases adecuados al tipo de riesgo que presenta cada producto.
  • Mantener los recipientes cerrados herméticamente.
  • No reutilizar envases para otros productos sin quitar la etiqueta original. No sobreponer etiquetas.
  • Limpiar los envases que se vayan a reutilizar, aunque sea para contener el mismo producto.
  • Utilizar los equipos de protección individual indicados para cada tarea.
  • Evitar la inhalación del cemento y su contacto con ojos y piel.
  • Evitar levantar polvo: verter desde poca altura. Al principio, mezclar/remover suavemente. No apretar los sacos vacíos a no ser que estén dentro de otro saco limpio. En caso necesario, hacer uso de extracción localizada.
  • Cuando no se pueda emplear la limpieza en húmedo o por aspiración y sólo sea aplicable el cepillado, es necesario asegurar que todos los trabajadores lleven los equipos de protección apropiados y prevenir la dispersión del polvo.
  • Antes de cada pausa se deben lavar las manos. Al terminar el trabajo los trabajadores se deberán lavar o duchar y aplicarse crema hidratante inmediatamente después. Lavar la ropa manchada o humedecida previamente a su reutilización.
  • No tocar los productos químicos con las manos, ni comer, fumar, beber, aplicar cosméticos, etc. durante su manipulación.
  • Usar los equipos de protección individual necesarios.
  • Seguir las pautas indicadas para una adecuada actuación en caso de incidente, accidente o emergencia (incendio, explosión, derrame, proyección, salpicadura, quemadura, etc.).

  • Establecer un lugar seguro en la obra para el almacenamiento de los productos químicos.
  • Mantener la señalización.
  • Mantener unas condiciones adecuadas de ventilación, temperatura y luminosidad, así como proteger a los productos de la luz directa del sol.
  • Mantener el orden y limpieza.
  • Conservar los productos en su envase de origen, bien cerrados.
  • Mantener las etiquetas en buenas condiciones y avisar al responsable en  caso de productos sin etiquetar.
  • Almacenar en sacos originales cerrados, en lugar fresco, seco y protegido de corrientes de aires excesivas.
  • Los sacos deben apilarse de manera estable.
  • No utilizar recipientes de aluminio para el almacenamiento o el transporte de mezclas que contengan cemento húmedo, debido a la incompatibilidad de los materiales.
  • El cemento a granel debe almacenarse en lugar seco (minimizando la condensación), a cubierto, limpio y a salvo de contaminación.
  • Mantener alejado de agentes oxidantes y de materiales fuertemente alcalinos o ácidos, a fin de evitar reacciones exotérmicas.
  • No eliminar nunca el etiquetado de un producto.
  • El cemento puede acumularse o adherirse a las paredes de los espacios confinados, pudiendo soltarse, derrumbarse o caer inesperadamente. Para prevenir el riesgo de enterramiento o de asfixia, no entrar en espacios confinados como silos, contenedores, cubas u otros recipientes que se utilicen para almacenar o contener cemento sin adoptar las medidas de seguridad apropiadas.

  • No lavar ni verter en redes de alcantarillado, sistemas de drenaje o aguas superficiales (por ejemplo, arroyos).
  • Vaciar y limpiar los envases antes de eliminarlos en el lugar destinado a ello.
  • Seguir las instrucciones para una correcta eliminación.

En caso de accidente o malestar, acuda inmediatamente al médico. Los síntomas de intoxicación pueden aparecer hasta 48 horas después, se requiere supervisión médica después del accidente.

  • En caso de inhalación: transportar al trabajador afectado al aire fresco. Consultar un médico si los síntomas aparecen.
  • En caso de contacto con la piel: lavar inmediatamente la piel con agua en abundancia. Consultar un médico si aparece y persiste una irritación o quemadura química.
  • En caso de contacto con los ojos: lavar abundantemente los ojos con agua como medida de precaución. No frotar los ojos para evitar daños de la córnea por estrés mecánico.
  • En caso de ingestión: si se ha tragado, no provocar el vómito. Si se presentan vómitos, incline a la persona hacia adelante. Llamar inmediatamente a un médico o a un centro de información toxicológica.

Nunca debe administrarse nada por la boca a una persona inconsciente.

Trabajadores que tras un reconocimiento médico presenten un APTO CONDICIONADO O NO APTO para el uso de estos productos.

GASÓLEO

El gasóleo es una mezcla de hidrocarburos que se obtiene del petróleo mediante destilación fraccionada.  OS

Se utiliza principalmente como combustible en vehículos y maquinaria.

PELIGROS PARA LA SALUD

Inhalación: nocivo en caso de inhalación.

Contacto con los ojos: provoca irritación ocular grave.

Contacto con la piel: provoca irritación cutánea.

Ingestión: puede ser mortal en caso de ingestión y penetración en las vías respiratorias. Irritante para la boca, la garganta y el estómago.

Carcinogenicidad: se sospecha que puede provocar cáncer, dependiendo de la duración y del grado de exposición.

 

PELIGROS FÍSICOS

El producto es estable. En condiciones normales de almacenamiento y utilización no se producen reacciones peligrosas.

Evitar fuentes de calor. No someter a presión, cortar, soldar, taladrar o esmerilar los envases.

Incompatible con materiales oxidantes.

En condiciones normales de almacenamiento no debe producir productos de descomposición peligrosos.

  • Con carácter general, se debe seguir la información que se indica en la etiqueta de los envases y en las fichas de datos de seguridad.
  • Disponer de un sistema de ventilación que impida la formación de vapores, neblinas o aerosoles. Usar solo con ventilación adecuada.
  • Evitar la exposición a los vapores.
  • No fumar y evitar las posibles fuentes de ignición en el área de manipulación y almacenamiento del producto.
  • Conservar en su envase original o en uno alternativo aprobado y fabricado en un material compatible, manteniéndose bien cerrado cuando no esté en uso.
  • Nunca succionar con la boca.
  • Tomar medidas contra la acumulación de cargas electrostáticas.
  • Los envases vacíos pueden ser peligrosos al contener residuos del producto.
  • Mantener unas buenas condiciones de orden y limpieza.
  • Seguir, en su caso, los procedimientos de trabajo que se hayan establecido.
  • Cuando se puedan producir derrames, llevar a cabo la operación en lugares específicos que garanticen una recogida y drenaje de estos a lugar seguro y en condiciones de ventilación adecuadas. Prever el uso de sustancias o cubetos de neutralización para cada caso. No utilizar trapos o papel para su absorción.
  • Manipular o transportar los recipientes de capacidad superior a dos litros mediante protectores de envases, cubos o carros; y transportar los envases de vidrio en contenedores.
  • Evitar, en la medida de lo posible, el trasvase de productos químicos. Si ello no es posible, realizarlo a velocidades lentas, en una zona bien ventilada, disponiendo de control de derrames y limitando las operaciones manuales a las mínimas posibles. Procurar, en su caso, el empleo de sistemas de bombeo manuales o mecánicos.
  • Conservar la etiqueta de los recipientes y etiquetar debidamente las soluciones preparadas. Emplear envases adecuados al tipo de riesgo que presenta cada producto.
  • Mantener los recipientes cerrados herméticamente.
  • No reutilizar envases para otros productos sin eliminar la etiqueta original. No sobreponer etiquetas.
  • Limpiar los envases que se vayan a reutilizar, aunque sea para contener el mismo producto.
  • Seguir las instrucciones indicadas para una correcta eliminación de residuos químicos.
  • Utilizar los equipos de protección individual apropiados para cada tarea y tipo de producto.
  • Seguir las pautas indicadas para una adecuada actuación en caso de incidente, accidente o emergencia.
  • No comer ni beber mientras se manipula el producto.
  • Mantener el producto lejos de alimentos, bebidas o tabaco.
  • Antes de cada pausa se deben lavar las manos. Al terminar el trabajo los trabajadores se deberán lavar o duchar y aplicarse crema hidratante inmediatamente después. Lavar la ropa manchada o humedecida previamente a su reutilización.

  • Almacenar en un área separada y homologada si es el caso. Establecer un lugar seguro en la obra para el almacenamiento de los productos químicos.
  • Almacenar protegido de la luz directa del sol en un área seca, fresca y bien ventilada, separado de materiales incompatibles y comida y bebida. Guardar bajo llave.
  • Eliminar todas las fuentes de ignición.
  • Mantener el contenedor bien cerrado y sellado hasta el momento de usarlo. Los envases abiertos deben cerrarse perfectamente con cuidado y mantenerse en posición vertical para evitar derrames.
  • No almacenar en contenedores sin etiquetar. Utilizar un envase de seguridad adecuado para evitar la contaminación del medio ambiente.
  • Mantener alejado de sustancias oxidantes fuertes.
  • Agrupar los productos químicos por el tipo de riesgo que presentan, con el fin de evitar el almacenamiento conjunto de productos incompatibles.
  • Señalizar claramente y en lugar visible los riesgos.
  • Fijar y respetar cantidades máximas de productos químicos almacenados. Es conveniente reducir el stock al mínimo posible.
  • Conservar los productos en su envase de origen, bien cerrados y con dispositivo de seguridad.
  • Garantizar que todos los productos almacenados estén adecuadamente identificados.
  • Utilizar cubetos de retención o baldas inclinadas con recogida de fugas o derrames de producto químico. El suelo deberá ser impermeable para evitar su filtración y propagación.
  • Las estanterías deberán ser de un material adecuado a los productos químicos almacenados (no serán de madera). Son recomendables las metálicas.
  • Revisar las áreas de almacenamiento periódicamente para detectar posibles anomalías y proceder a subsanarlas de forma inmediata.
  • Disponer de materiales de absorción adecuados (tierra, arena o similar, nunca serrín) para la recogida de posibles fugas  y derrames.
  • Los envases pesados, así como ácidos y bases, se deben colocar en los estantes más bajos.
  • Alejar los reactivos sensibles al agua de las tomas o conducciones de esta.
  • No almacenar envases de plástico al aire libre.
  • Los productos químicos serán revisados periódicamente, al menos una vez al año. Aquéllos cuya vida útil haya expirado, estén deteriorados o se encuentren en recipientes con fugas, deberán ser evacuados en condiciones de seguridad.
  • Restringir el acceso al personal.
  • Garantizar unas condiciones adecuadas de orden y limpieza.
  • Vigilar que las vías de acceso y de tránsito, así como las vías de evacuación y las salidas de emergencia se mantienen, en todo momento, libres de obstáculos y correctamente señalizadas.

 

  • Los materiales muy contaminados se deben incinerar y los menos contaminados pueden ser depositados en vertederos controlados. Remitirse a un gestor autorizado.
  • Los materiales contaminados por el producto presentan los mismos riesgos y necesitan las mismas precauciones que el producto y deben considerarse como residuo tóxico y peligroso.
  • No cortar, soldar ni esmerilar recipientes usados salvo que se hayan limpiado a fondo por dentro.
  • No verter nunca el producto a drenaje o alcantarillado.
  • Los bidones semivacíos son más peligrosos que los llenos.
  • Depositar los recipientes vacíos o en desuso en el lugar habilitado para ello.

En caso de accidente o malestar, acuda inmediatamente al médico. Los síntomas de intoxicación pueden aparecer hasta 48 horas después, se requiere supervisión médica después del accidente.

  • En caso de inhalación: transportar a la víctima al exterior y mantenerla en reposo en una posición confortable para respirar. En caso de ausencia de respiración, fuera irregular o hubiera un paro respiratorio, se debe proporcionar respiración artificial u oxígeno. Puede ser peligroso para la persona que proporcione ayuda aplicar la respiración boca a boca. Procurar atención médica. Llamar a un centro de información toxicológica o a un médico en caso necesario. Si está inconsciente, coloque en posición de recuperación y consiga atención médica inmediatamente. Asegure una buena circulación de aire. Aflojar todo lo que pudiera estar apretado, como el cuello de una camisa, una corbata, un cinturón. Si se sospecha que los vapores continúan presentes, la persona encargada del rescate deberá usar una máscara adecuada o un aparato de respiración autónoma.
  • En caso de contacto con la piel: lavar con agua abundante la piel contaminada. Quitar la ropa y calzado contaminados. Continuar enjuagando por lo menos durante 10 minutos. Procurar atención médica. Lavar la ropa antes de volver a usarla. Limpiar completamente el calzado antes de volver a usarlo.
  • En caso de contacto con los ojos: enjuagar los ojos inmediatamente con mucha agua, levantando de vez en cuando los párpados superior e inferior. Verificar si la víctima lleva lentes de contacto y en este caso, retirárselas. Continúe enjuagando por lo menos durante 10 minutos. Procurar atención médica.
  • En caso de ingestión: no administrar nada por la boca. No provocar el vó mito. Lavar la boca con agua. Solicitar asistencia médica.

Nunca debe administrarse nada por la boca a una persona inconsciente.

Trabajadores especialmente sensibles:

  • Menores de edad.
  • Trabajadores ETT.
  • Trabajadores discapacitados.
  • Trabajadores que tras un reconocimiento médico presenten un APTO CONDICIONADO O NO APTO para el uso de estos productos.

GASOLINA

La gasolina es una mezcla de hidrocarburos que se obtiene del petróleo mediante destilación fraccionada.

Se utiliza principalmente como combustible en motores de combustión interna, estufas, lámparas y para limpieza con solventes, entre otras aplicaciones.

PELIGROS PARA LA SALUD

Inhalación: nocivo en caso de inhalación. Puede causar una depresión del sistema nervioso central (SNC). Puede provocar somnolencia o vértigo. Los vapores y nieblas pueden irritar las vías respiratorias.

Contacto con los ojos: provoca irritación ocular grave, conjuntivitis y quemaduras.

Contacto con la piel: Nocivo en contacto con la piel. Provoca irritación cutánea. El contacto prolongado puede producir dermatitis.

Ingestión: Nocivo en caso de ingestión. Puede causar una depresión del sistema nervioso central (SNC). Puede ser mortal en caso de ingestión y penetración en las vías respiratorias. Irritante para la boca, la garganta y el estómago.

Carcinogenicidad: puede provocar cáncer.

Toxicidad para la reproducción: se sospecha que perjudica la fertilidad o daña al feto.

 

PELIGROS FÍSICOS

Extremadamente inflamable y combustible.

Puede producir reacciones peligrosas en presencia de sustancias oxidantes fuertes.

Evitar la exposición a llamas, chispas o electricidad estática.

El líquido puede emitir gases o vapores a temperaturas por debajo del ambiente formando mezclas inflamables. Los gases o vapores pueden alcanzar fuentes remotas de ignición e inflamarse.

Al aumentar la temperatura de los envases, debido a la elevada presión de vapor, existe el peligro de que éstos revienten.

Son estables en las condiciones normales de manipulación. Puede producir productos de descomposición peligrosos: CO2, H2O, CO (en combustión incompleta) y vapores irritantes.

  • Con carácter general, se debe seguir la información que al respecto se indica en la etiqueta de los envases y en las fichas de datos de seguridad.
  • Evitar la exposición a los vapores.
  • Disponer de un sistema de ventilación que impida la formación de vapores, neblinas o aerosoles.
  • Utilizar equipos conectados a tierra para el trasvase.
  • Evitar el mal uso del producto; por ejemplo, emplearlo como un agente disolvente o de limpieza o succionar el producto de un depósito con un sifón para vaciarlo.
  • Si existe el riesgo de formación de una atmósfera explosiva, se debe llevar un control, mediante explosímetros, de las concentraciones ambientales de vapores.
  • Realizar una profunda limpieza (eliminación de residuos) de los equipos que hayan contenido este tipo de productos químicos, antes de realizar en las mismas tareas de mantenimiento o reparación, especialmente en caliente.
  • Evitar la generación de cargas electrostáticas en el llenado y trasvase de dichos productos químicos (control de la velocidad de trasvase, llenado de los recipientes mediante tubo sumergido, conexión equipotencial y a tierra de los equipos y recipientes, restringir el tamaño en recipientes de plástico, etc.). No se deben emplear herramientas que puedan producir chispas.
  • Mantener unas buenas condiciones de orden y limpieza.
  • Seguir, en su caso, los procedimientos de trabajo que se hayan establecido, en especial en las operaciones peligrosas (trasvase, mezcla, alimentación de equipos, transporte de recipientes, etc.).
  • Hacer uso de la extracción localizada y mantener una adecuada ventilación general, si durante la operación existen desprendimientos de gases o vapores o formación de polvo.
  • Cuando se puedan producir derrames, llevar a cabo la operación en lugares específicos que garanticen una recogida y drenaje de estos a lugar seguro y en condiciones de ventilación adecuadas. Prever el uso de sustancias o cubetos de neutralización para cada caso. No utilizar trapos o papel para su absorción.
  • Manipular o transportar los recipientes de capacidad superior a dos litros mediante protectores de envases, cubos o carros; y transportar los envases de vidrio en contenedores.
  • Evitar, en la medida de lo posible, el trasvase de productos químicos. Si ello no es posible, realizarlo a velocidades lentas, en una zona bien ventilada, disponiendo de control de derrames y limitando las operaciones manuales a las mínimas posibles. Procurar, en su caso, el empleo de sistemas de bombeo manuales o mecánicos.
  • No tocar los productos químicos con las manos, ni comer, fumar, beber, aplicar cosméticos, etc. durante su manipulación.
  • Mantener el producto lejos de alimentos, bebidas o tabaco.
  • Antes de cada pausa se deben lavar las manos. Al terminar el trabajo los trabajadores se deberán lavar o duchar y aplicarse crema hidratante inmediatamente después. Lavar la ropa manchada o humedecida previamente a su reutilización.
  • Conservar el etiquetaje de los recipientes y etiquetar debidamente las soluciones preparadas. Emplear envases adecuados al tipo de riesgo que presenta cada producto.
  • Mantener los recipientes cerrados herméticamente.
  • No reutilizar envases para otros productos sin eliminar la etiqueta original. No sobreponer etiquetas.
  • Limpiar los envases que se vayan a reutilizar, aunque sea para contener el mismo producto.
  • Seguir las instrucciones indicadas para una correcta eliminación de residuos químicos.
  • Utilizar los equipos de protección individual apropiados para cada tarea y tipo de producto (gafas, guantes, máscaras, pantallas de protección, etc.).
  • Seguir las pautas indicadas para una adecuada actuación en caso de incidente, accidente o emergencia (incendio, explosión, derrame, proyección, salpicadura, quemadura, etc.).
  • No fumar y evitar las posibles fuentes de ignición en el área de manipulación y almacenamiento del producto.
  • No comer, beber ni fumar durante su manipulación.
  • Utilizar guantes y gafas para protección de salpicaduras accidentales en operaciones de trasvase.

  • Establecer un lugar seguro en la obra para el almacenamiento de los productos químicos.
  • Guardar el producto en recipientes cerrados y etiquetados.
  • Mantener los recipientes en lugar fresco y ventilado, alejados de cualquier fuente de e ignición.
  • Mantener alejado de sustancias oxidantes fuertes.
  • Agrupar los productos químicos por el tipo de riesgo que presentan, con el fin de evitar el almacenamiento conjunto de productos incompatibles o con restricciones.
  • Señalizar claramente y en lugar visible los riesgos.
  • Mantener unas condiciones adecuadas de ventilación, temperatura y luminosidad, así como proteger a los productos de la luz directa del sol.
  • Fijar y respetar cantidades máximas de productos químicos almacenados. Es conveniente reducir el stock al mínimo posible.
  • Conservar los productos en su envase de origen, bien cerrados y con dispositivo de seguridad.
  • Garantizar que todos los productos almacenados estén adecuadamente identificados.
  • Utilizar cubetos de retención o baldas inclinadas con recogida de fugas o derrames de producto químico. El suelo deberá ser impermeable para evitar su filtración y propagación.
  • Las estanterías deberán ser de un material adecuado a los productos químicos almacenados (no serán de madera). Son recomendables las metálicas.
  • Revisar las áreas de almacenamiento periódicamente para detectar posibles anomalías y proceder a subsanarlas de forma inmediata.
  • Disponer de materiales de absorción adecuados (tierra, arena o similar, nunca serrín) para la recogida de posibles fugas  y derrames.
  • Los envases pesados, así como ácidos y bases, se deben colocar en los estantes más bajos.
  • Alejar los reactivos sensibles al agua de las tomas o conducciones de esta.
  • No almacenar envases de plástico al aire libre.
  • Los productos químicos serán revisados periódicamente, al menos una vez al año. Aquéllos cuya vida útil haya expirado, estén deteriorados o se encuentren en recipientes con fugas, deberán ser evacuados en condiciones de seguridad.
  • Restringir el acceso al personal.
  • Garantizar unas condiciones adecuadas de orden y limpieza.
  • Vigilar que las vías de acceso y de tránsito, así como las vías de evacuación y las salidas de emergencia se mantienen, en todo momento, libres de obstáculos y correctamente señalizadas.
  • Ver restricciones de almacenamiento en caso de aplicación del Reglamento APQ.

  • Los materiales muy contaminados se deben incinerar y los menos contaminados pueden ser depositados en vertederos controlados. Remitirse a un gestor autorizado.
  • Los materiales contaminados por el producto presentan los mismos riesgos y necesitan las mismas precauciones que el producto y deben considerarse como residuo tóxico y peligroso.
  • No verter nunca el producto a drenaje o alcantarillado.
  • Los bidones semivacíos son más peligrosos que los llenos.
  • Depositar los envases en desuso en el lugar destinado para ello para su entrega al proveedor.

 

En caso de accidente o malestar, acuda inmediatamente al médico. Los síntomas de intoxicación pueden aparecer hasta 48 horas después, se requiere supervisión médica después del accidente.

  • En caso de inhalación: transportar al trabajador afectado al aire fresco. Si respira con dificultad, se debe practicar respiración artificial o aplicar oxígeno. Solicitar asistencia médica.
  • En caso de contacto con la piel: lavar inmediatamente la piel con agua en abundancia. Quitar la ropa y los zapatos contaminados. Solicitar asistencia médica.  La ropa contaminada debe ser mojada con abundante agua para evitar el riesgo de inflamación y  retirada fuera del radio de acción cualquier fuente de ignición. No utilizar disolventes.
  • En caso de contacto con los ojos: lavar los ojos con agua abundante durante 15 minutos. Solicitar asistencia médica.
  • En caso de ingestión: no administrar nada por la boca. No provocar el vómito. Solicitar asistencia médica.

Nunca debe administrarse nada por la boca a una persona inconsciente.

Trabajadores que tras un reconocimiento médico presenten un APTO CONDICIONADO O NO APTO para el uso de estos productos.

 

ESPUMA POLIURETANO

El poliuretano es una resina termoplástica empleada en la fabricación de productos para sellantes y revestimientos.

Se utiliza en la construcción, sobre todo en forma de espuma. Su aplicación fundamental es el aislamiento térmico, acústico e impermeabilizante. Su forma de actuar es la expansión de la espuma y su posterior rigidización.

PELIGROS PARA LA SALUD

Inhalación: provoca irritación de las vías respiratorias, normalmente reversible y suele estar limitada a las vías respiratorias superiores. Una exposición a altas concentraciones puede motivar depresión del sistema nervioso central ocasionando dolor de cabeza, mareos, vértigos, náuseas, vómitos, confusión y en caso de afección grave, pérdida de conciencia.

Contacto con los ojos: produce lesiones oculares tras el contacto.

Contacto con la piel: produce inflamación cutánea. La exposición repetida puede provocar sequedad o formación de grietas en la piel.

Ingestión: la ingesta de una dosis considerable puede originar irritación de garganta, dolor abdominal, náuseas y vómitos.

Toxicidad para la reproducción: puede perjudicar a los niños alimentados con leche materna. 

Carcinogenicidad: la exposición a este producto puede causar cáncer

 

PELIGROS FÍSICOS

La espuma de poliuretano contiene un aerosol extremadamente inflamable.

Recipiente a presión: puede reventar si se calienta.

  • Seguir la información que al respecto se indica en la etiqueta de los envases y en las fichas de datos de seguridad.
  • Seguir, en su caso, los procedimientos de trabajo que se hayan establecido.
  • Evitar, en la medida de lo posible, el trasvase de productos químicos.
  • No tocar los productos químicos con las manos, ni comer, fumar, beber, aplicar cosméticos, etc. durante su manipulación.
  • Mantener el producto lejos de alimentos, bebidas o tabaco.
  • Antes de cada pausa se deben lavar las manos. Al terminar el trabajo los trabajadores se deberán lavar o duchar y aplicarse crema hidratante inmediatamente después. Lavar la ropa manchada o humedecida previamente a su reutilización.
  • Conservar el etiquetaje de los recipientes y etiquetar debidamente las soluciones preparadas. Emplear envases adecuados al tipo de riesgo que presenta cada producto.
  • Mantener los recipientes cerrados herméticamente.
  • No reutilizar envases para otros productos sin eliminar la etiqueta original. No sobreponer etiquetas.
  • Limpiar los envases que se vayan a reutilizar, aunque sea para contener el mismo producto.
  • No utilizar el producto cerca de llamas o de otras posibles fuentes de ignición. No fumar.
  • Evitar la formación de concentraciones altas de vapor en el aire. Impedir la creación de nubes inflamables o explosivas. No respirar el polvo, humo o neblina.
  • Utilizar sólo en áreas ventiladas.
  • Evitar la generación de cargas electrostáticas. Los equipos e instalaciones eléctricas estarán protegidos frente al riesgo de incendio o explosión, según la reglamentación vigente. No se deben emplear herramientas que puedan producir chispas.
  • Envase a presión. No agujerear ni quemar, incluso después de usarlo.
  • Este producto no debe utilizarse en condiciones de ventilación insuficiente salvo si se emplea una mascarilla protectora con un filtro antigás adecuado.
  • Abrir y manejar el recipiente con cuidado.
  • Usa los equipos de protección individual necesarios.

  • Establecer un lugar seguro en la obra para el almacenamiento de los productos químicos.
  • Agrupar los productos químicos por el tipo de riesgo que presentan, con el fin de evitar el almacenamiento conjunto de productos incompatibles.
  • Señalizar claramente y en lugar visible los riesgos.
  • Fijar y respetar cantidades máximas de productos químicos almacenados. Es conveniente reducir el stock al mínimo posible.
  • Conservar los productos en su envase de origen, bien cerrados y con dispositivo de seguridad.
  • Utilizar cubetos de retención o baldas inclinadas con recogida de fugas o derrames de producto químico. El suelo deberá ser impermeable para evitar su filtración y propagación.
  • Las estanterías deberán ser de un material adecuado a los productos químicos almacenados. No serán de madera. Son recomendables las metálicas.
  • Revisar las áreas de almacenamiento periódicamente para detectar posibles anomalías y proceder a subsanarlas de forma inmediata.
  • Disponer de materiales de absorción adecuados (tierra, arena o similar, nunca serrín) para la recogida de posibles fugas  y derrames.
  • Los envases pesados, así como ácidos y bases, se deben colocar en los estantes más bajos.
  • Alejar los reactivos sensibles al agua de las tomas o conducciones de esta.
  • No almacenar envases de plástico al aire libre.
  • Restringir el acceso al personal.
  • Garantizar unas condiciones adecuadas de orden y limpieza.
  • Mantener los recipientes herméticamente cerrados.
  • Debido a la peligrosidad de este producto para el medio ambiente se recomienda manipularlo dentro de un área que disponga de barreras de control de la contaminación en caso de vertido, así como disponer de material absorbente en las proximidades de este.
  • Almacenar en un lugar fresco. Proteger del calor y la luz del sol.
  • Observar las prescripciones vigentes para el almacenamiento de envases con gas comprimido.
  • Incompatibilidades en almacenamiento conjunto: no almacenar junto con ácidos, agentes alcalinos (lejías) y agentes oxidantes.
  • No eliminar nunca el etiquetado de un producto.
  • Si se observa un producto sin etiquetar, se debe avisar al responsable del centro de trabajo.
  • Ver restricciones de almacenamiento en caso de aplicación del Reglamento APQ.

  • No verter en redes de alcantarillado, sistemas de drenaje o aguas superficiales (por ejemplo, arroyos).
  • Establecer un lugar adecuado para la gestión de los recipientes y residuos.
  • Desechar los recipientes o residuos en el lugar habilitado para ello en la obra.

En caso de accidente o malestar, acuda inmediatamente al médico. Los síntomas de intoxicación pueden aparecer hasta 48 horas después, se requiere supervisión médica después del accidente.

  • En caso de inhalación: transportar al trabajador afectado al exterior y mantenerlo en reposo. En casos graves como parada cardiorrespiratoria, se aplicarán técnicas de respiración artificial (respiración boca a boca, masaje cardíaco, suministro de oxígeno, etc.) requiriendo asistencia médica inmediata.
  • En caso de contacto con la piel: quitar la ropa y los zapatos contaminados, aclarar la piel o duchar al afectado si procede con abundante agua fría y jabón neutro. En caso de afección importante acudir al médico. Si el producto produce quemaduras o congelación, no se debe quitar la ropa debido a que podría empeorar la lesión producida si esta se encuentra pegada a la piel. En el caso de formarse ampollas en la piel, éstas nunca deben reventarse ya que aumentaría el riesgo de infección.
  • En caso de contacto con los ojos: enjuagar los ojos con abundante agua a temperatura ambiente al menos durante 15 minutos. Evitar que el afectado se frote o cierre los ojos. En el caso de que el accidentado use lentes de contacto, éstas deben retirarse siempre que no estén pegadas a los ojos, de otro modo podría producirse un daño adicional. En todos los casos, después del lavado, se debe acudir al médico lo más rápidamente.
  • En caso de ingestión: no inducir al vómito, en el caso de que se produzca mantener inclinada la cabeza hacia delante para evitar la aspiración. Mantener al afectado en reposo. Enjuagar la boca y la garganta, ya que existe la posibilidad de que hayan sido afectadas en la ingestión.

Nunca debe administrarse nada por la boca a una persona inconsciente.

Trabajadores especialmente sensibles:

  • Trabajadoras embarazadas.
  • Las personas con asma, eccema o afecciones de la piel deberían evitar todo contacto con este producto, incluido el contacto dérmico.
  • Trabajadores que tras un reconocimiento médico presenten un APTO CONDICIONADO O NO APTO para el uso de estos productos.
 
 

POLIURETANO PROYECTADO

El poliuretano es una resina termoplástica empleada en la fabricación de productos para sellantes y revestimientos.

Su aplicación fundamental es el aislamiento térmico, acústico e impermeabilizante. Su forma de actuar es la expansión de la espuma y su posterior rigidización.

PELIGROS PARA LA SALUD

Inhalación: la inhalación de polvos o vapores de isocianatos puede causar irritación respiratoria, dificultad para respirar, molestias en el pecho y reducción de la función pulmonar. La sobreexposición muy por encima de los niveles de exposición permisibles puede provocar bronquitis, espasmos bronquiales y edema pulmonar. La sobreexposición aguda o crónica a los isocianatos puede causar sensibilización en algunas personas, causando reacciones respiratorias alérgicas, incluyendo respiración sibilante, respiración entrecortada y dificultad para respirar.

Contacto con los ojos: produce irritación ocular tras contacto.

Contacto con la piel: el contacto con la piel puede causar irritación y puede ocasionar sensibilización de la piel. El contacto con la piel por sí solo puede producir la sensibilización respiratoria (asma).

Ingestión: la ingesta de una dosis considerable puede originar irritación de garganta, dolor abdominal, náuseas y vómitos.

Toxicidad para la reproducción: puede perjudicar a los niños alimentados con leche materna

 

PELIGROS FÍSICOS

No constan riesgos físicos para este producto.

  • Seguir la información que al respecto se indica en la etiqueta de los envases y en las fichas de datos de seguridad.
  • Mantener unas buenas condiciones de orden y limpieza.
  • Seguir, en su caso, los procedimientos de trabajo que se hayan establecido.
  • Evitar, en la medida de lo posible, el trasvase de productos químicos. Si ello no es posible, realizarlo a velocidades lentas, en una zona bien ventilada, disponiendo de control de derrames y limitando las operaciones manuales a las mínimas posibles. Procurar, en su caso, el empleo de sistemas de bombeo manuales o mecánicos.
  • No tocar los productos químicos con las manos, ni comer, fumar, beber, aplicar cosméticos, etc. durante su manipulación.
  • Mantener el producto lejos de alimentos, bebidas o tabaco.
  • Antes de cada pausa se deben lavar las manos. Al terminar el trabajo los trabajadores se deberán lavar o duchar y aplicarse crema hidratante inmediatamente después. Lavar la ropa manchada o humedecida previamente a su reutilización.
  • Conservar el etiquetaje de los recipientes y etiquetar debidamente las soluciones preparadas. Emplear envases adecuados al tipo de riesgo que presenta cada producto.
  • Mantener los recipientes cerrados herméticamente.
  • No reutilizar envases para otros productos sin eliminar la etiqueta original. No sobreponer etiquetas.
  • No utilizar el producto cerca de llamas o de otras posibles fuentes de ignición. No fumar.
  • Evitar la formación de concentraciones altas de vapor en el aire. Impedir la creación de nubes inflamables o explosivas. No respirar el polvo, humo o neblina.
  • Utilizar sólo en áreas ventiladas.
  • Evitar la generación de cargas electrostáticas. Los equipos e instalaciones eléctricas estarán protegidos frente al riesgo de incendio o explosión, según la reglamentación vigente. No se deben emplear herramientas que puedan producir chispas.
  • Envase a presión. No agujerear ni quemar, incluso después de usarlo.
  • Este producto no debe utilizarse en condiciones de ventilación insuficiente salvo si se emplea una mascarilla protectora con un filtro antigás adecuado
  • Abrir y manejar el recipiente con cuidado.
  • Usar los equipos de protección individual necesarios.

  • Establecer un lugar seguro en la obra para el almacenamiento de los productos químicos.
  • Agrupar los productos químicos por el tipo de riesgo que presentan, con el fin de evitar el almacenamiento conjunto de productos incompatibles.
  • Señalizar claramente y en lugar visible los riesgos.
  • Fijar y respetar cantidades máximas de productos químicos almacenados. Es conveniente reducir el stock al mínimo posible.
  • Conservar los productos en su envase de origen, bien cerrados y con dispositivo de seguridad.
  • Utilizar cubetos de retención o baldas inclinadas con recogida de fugas o derrames de producto químico. El suelo deberá ser impermeable para evitar su filtración y propagación.
  • Disponer de materiales de absorción adecuados (tierra, arena o similar, nunca serrín) para la recogida de posibles fugas  y derrames.
  • Los envases pesados, así como ácidos y bases, se deben colocar en los estantes más bajos.
  • Alejar los reactivos sensibles al agua de las tomas o conducciones de esta.
  • No almacenar envases de plástico al aire libre.
  • Garantizar unas condiciones adecuadas de orden y limpieza.
  • Mantener los recipientes herméticamente cerrados.
  • Observar las prescripciones vigentes para el almacenamiento de envases con gases comprimidos.
  • Incompatibilidades en almacenamiento conjunto: no almacenar junto con ácidos, agentes alcalinos (lejías) y agentes oxidantes.
  • No eliminar nunca el etiquetado de un producto.
  • Si se observa un producto sin etiquetar, se debe avisar al responsable del centro de trabajo.
  • Debido a la peligrosidad de este producto para el medio ambiente se recomienda manipularlo dentro de un área que disponga de barreras de control de la contaminación en caso de vertido, así como disponer de material absorbente en las proximidades de este.
  • Almacenar en un lugar fresco. Proteger del calor y la luz del sol.
  • Mantener lejos de agua.
  • El isocianato es muy reactivo y puede reaccionar si se mezcla de forma inapropiada con agua, ácidos, bases inorgánicas (como hidróxido de sodio), amoniaco, sales metálicas, agentes oxidantes (como la lejía o el cloro) o polioles.
  • Ver restricciones de almacenamiento en caso de aplicación del Reglamento APQ.

  • No verter en redes de alcantarillado, sistemas de drenaje o aguas superficiales (por ejemplo, arroyos).
  • Establecer un lugar adecuado para la gestión de los recipientes y residuos.
  • Desechar los recipientes o residuos en el lugar habilitado para ello.                                                  

En caso de accidente o malestar, acuda inmediatamente al médico. Los síntomas de intoxicación pueden aparecer hasta 48 horas después, se requiere supervisión médica después del accidente.

  • En caso de inhalación: desplazar a la persona afectada al aire libre y dejarla reposar en calma. Realizar respiración artificial si es necesario. Buscar atención médica inmediata.
  • En caso de contacto con la piel: lavar a fondo con agua y jabón la zona afectada de la piel. Si la irritación persiste, acudir al médico.
  • En caso de contacto con los ojos: en caso de contacto con los ojos, lavar inmediatamente y con abundante agua al menos durante 15 minutos. Buscar atención médica inmediata.
  • En caso de ingestión: no inducir al vómito, en el caso de que se produzca, mantener inclinada la cabeza hacia delante para evitar la aspiración. Mantener al afectado en reposo. Enjuagar la boca y la garganta, ya que existe la posibilidad de que hayan sido afectadas en la ingestión.

Nunca debe administrarse nada por la boca a una persona inconsciente.

Trabajadores que tras un reconocimiento médico presenten un APTO CONDICIONADO O NO APTO para el uso de estos productos.

ASFALTO

El asfalto es un material viscoso, pegajoso y de color gris oscuro. Se utiliza mezclado con arena o gravilla para pavimentar caminos y como revestimiento impermeabilizante de muros y tejados. En las mezclas asfálticas se usa como aglomerante para la construcción de carreteras, autovías y autopistas.

PELIGROS PARA LA SALUD 

Inhalación: cuando es calentado produce humos que pueden irritar los ojos, las mucosas de la nariz, garganta y pulmones. También pueden ocasionar bronquitis o enfisemas si la exposición es repetida.

Contacto con la piel: el asfalto caliente puede provocar quemaduras en la piel. Se pueden desarrollar erupciones y reacciones alérgicas en la piel. El contacto continuo con el alquitrán de carbón puede ocasionar cáncer en la piel.

Contacto ocular: el asfalto caliente puede provocar quemaduras en los ojos.

Ingestión: puede aparecer alguna irritación en el tracto gastrointestinal y generar vómitos con el potencial riesgo asociado de la aspiración. Puede provocar daño pulmonar.

 

PELIGROS FÍSICOS

Estable en condiciones normales.

La presión puede aumentar y el contenedor puede explotar en caso de calentamiento o incendio.

Mantener alejado del calor, de superficies calientes, de chispas, de llamas abiertas y de cualquier otra fuente de ignición.

  • Seguir las indicaciones de la etiqueta de los envases y de las fichas de datos de seguridad.
  • Seguir, en su caso, los procedimientos de trabajo que se hayan establecido, en especial en las operaciones peligrosas (trasvase, mezcla, alimentación de equipos, transporte de recipientes, etc.).
  • Hacer uso de la extracción localizada y mantener una adecuada ventilación general, si durante la operación existen desprendimientos de gases o vapores o formación de polvo.
  • Manipular o transportar los recipientes de capacidad superior a dos litros mediante protectores de envases, cubos o carros; y transportar los envases de vidrio en contenedores.
  • Evitar, en la medida de lo posible, el trasvase de productos químicos. Si ello no es posible, realizarlo a velocidades lentas, en una zona bien ventilada, disponiendo de control de derrames y limitando las operaciones manuales a las mínimas posibles. Procurar, en su caso, el empleo de sistemas de bombeo manuales o mecánicos.
  • Mantener el producto lejos de alimentos, bebidas o tabaco.
  • Antes de cada pausa se deben lavar las manos. Al terminar el trabajo los trabajadores se deberán lavar o duchar y aplicarse crema hidratante inmediatamente después. Lavar la ropa manchada o humedecida previamente a su reutilización.
  • Mantener los recipientes cerrados herméticamente.
  • No reutilizar envases para otros productos sin eliminar la etiqueta original. No sobreponer etiquetas.
  • Evitar el sobrecalentamiento para minimizar la producción de humos.
  • Usar botas de unos 15 cm de altura. Siempre deben estar atadas.
  • Evitar el contacto (quemaduras en la piel) y la inhalación de humos (irritación del tracto respiratorio).
  • Utilizar mangueras limpias, secas y resistentes al calor (libres de estrangulamientos, etc.).
  • No usar vapor para vaciar las tuberías y mangueras.
  • No utilizar disolventes para limpiar las obstrucciones de las tuberías.
  • Evitar el contacto con las llamas o fuentes de ignición.
  • Usar un equipo de protección personal adecuado para protección de manos, brazos, cara y ojos en su manipulación.
  • Deberá prohibirse comer, beber o fumar en los lugares donde se manipula, almacena o trata este producto.
  • Retirar el equipo de protección y las ropas contaminadas antes de acceder a zonas donde se coma.

  • Establecer un lugar seguro en la obra para el almacenamiento de los productos químicos.
  • Agrupar los productos químicos por el tipo de riesgo, con el fin de evitar el almacenamiento conjunto de productos incompatibles.
  • Señalizar claramente y en lugar visible los riesgos.
  • Mantener unas condiciones adecuadas de ventilación, temperatura y luminosidad, así como proteger a los productos de la luz directa del sol.
  • Fijar y respetar cantidades máximas de productos químicos almacenados. Es conveniente reducir el stock al mínimo posible.
  • Conservar los productos en su envase de origen, bien cerrados y con dispositivo de seguridad.
  • Garantizar que todos los productos almacenados estén adecuadamente identificados.
  • Utilizar cubetos de retención o baldas inclinadas con recogida de fugas o derrames de producto químico. El suelo deberá ser impermeable para evitar su filtración y propagación.
  • Las estanterías deberán ser de un material adecuado a los productos químicos almacenados (no serán de madera). Son recomendables las metálicas.
  • Revisar las áreas de almacenamiento periódicamente para detectar posibles anomalías y proceder a subsanarlas de forma inmediata.
  • Disponer de materiales de absorción adecuados (tierra, arena o similar, nunca serrín) para la recogida de posibles fugas y derrames.
  • Los envases pesados, así como ácidos y bases, se deben colocar en los estantes más bajos.
  • Alejar los reactivos sensibles al agua de las tomas o conducciones de esta.
  • Restringir el acceso al personal.
  • Garantizar unas condiciones adecuadas de orden y limpieza.
  • Almacenar en el contenedor original protegido de la luz directa del sol en un área seca, fresca y bien ventilada, separado de materiales incompatibles, comida y bebida.
  • Mantener el contenedor bien cerrado y sellado hasta el momento de usarlo.
  • Los envases abiertos deben cerrarse perfectamente y mantenerse en posición vertical para evitar derrames.
  • No almacenar en contenedores sin etiquetar.
  • Utilizar un envase de seguridad adecuado para evitar la contaminación del medio ambiente.
  • Prevenir la entrada de agua.

  • Establecer un lugar adecuado en la obra para depositar los residuos y recipientes en desuso.
  • Evitar o minimizar la generación de residuos cuando sea posible.
  • La eliminación de este producto, sus soluciones y cualquier derivado deben cumplir siempre con los requisitos de la legislación de protección del medio ambiente y eliminación de desechos y todos los requisitos de las autoridades locales.
  • Desechar los sobrantes y productos no reciclables por medio de un contratista que esté autorizado para su eliminación.
  • La eliminación de residuos debe realizarse en vertederos controlados.
  • Los envases residuales deben reciclarse. Sólo se deben contemplar la incineración o el enterramiento cuando el reciclaje no sea factible.

En caso de accidente o malestar, acuda inmediatamente al médico. Los síntomas de intoxicación pueden aparecer hasta 48 horas después, se requiere supervisión médica después del accidente.

  • Inhalación: si la inhalación de nieblas, humos o vapores causa irritación de nariz, garganta, o tos, se debe desplazar a la persona afectada al aire libre. Si los síntomas persisten, se debe recurrir a la atención médica. Las personas inconscientes se deben colocar en posición de recuperación. Controlar la respiración y el pulso, y si la respiración se debilita, o se considera inadecuada, debe utilizarse respiración asistida, preferentemente por el método del boca a boca. Si es necesario, administrar masaje cardíaco externo y solicitar atención médica urgente.
  • Contacto con los ojos: enjuagar los ojos inmediatamente con mucha agua, levantando de vez en cuando los párpados superior e inferior. Verificar si la víctima lleva lentes de contacto y en este caso, retirárselas. Buscar atención médica si se produce una irritación.
  • Contacto con la piel: lavar con agua abundante la piel contaminada. Quitar la ropa y calzado contaminados. Buscar atención médica si se presentan síntomas.
  • Ingestión: lavar la boca con agua. Transportar a la víctima al exterior y mantenerla en reposo en una posición confortable para respirar. Si se ha ingerido material y la persona expuesta está consciente, suminístrele pequeñas cantidades de agua para beber. No inducir al vómito a menos que lo indique expresamente el personal médico. Buscar atención médica si se presentan síntomas.

Nunca debe administrarse nada por la boca a una persona inconsciente.

Trabajadores que tras un reconocimiento médico presenten un APTO CONDICIONADO O NO APTO para el uso de estos productos.

BETÚN ASFÁLTICO

El betún asfáltico es un ligante que procede de la destilación del petróleo. Al ser el componente que aglomera y da cohesión en las mezclas bituminosas, se emplean sobre todo en carretera y en entorno industrial. En construcción se emplean principalmente para pavimentación de carreteras y diversas aplicaciones industriales como impermeabilizaciones.

PELIGROS

No clasificado según Reglamento CLP (Reglamento 1272/2008).

 

PELIGROS PARA LA SALUD

Inhalación: la exposición a concentraciones altas de humo de asfalto caliente puede causar irritación de las vías respiratorias. Los signos y síntomas de sobreexposición al sulfuro de hidrógeno consisten en irritación del aparato respiratorio, mareo, náuseas, tos, sensación de sequedad, dolor en la nariz, y pérdida del conocimiento.

Contacto con la piel: cuando el betún se calienta a temperaturas elevadas, se emiten vapores, neblina o humos. Lo más probable es que se condensen y contaminen la piel o la ropa de los operarios. El contacto prolongado o repetido con el condensado puede provocar dermatitis u otros daños cutáneos de naturaleza grave e irreversible. El contacto con el producto caliente producirá quemaduras intensas.

Contacto ocular: el contacto con el producto caliente producirá quemaduras intensas. La exposición a concentraciones altas de humo de asfalto caliente puede provocar irritación en los ojos.

Ingestión: se prevén pocos o ningún síntoma. De darse alguno pueden ser náuseas.

 

PELIGROS FÍSICOS

Estable en condiciones normales.

Peligro de quemadura térmica. El contacto con producto caliente puede causar quemaduras térmicas.

  • Seguir las indicaciones de la etiqueta de los envases y de las fichas de datos de seguridad.
  • Seguir, en su caso, los procedimientos de trabajo que se hayan establecido, en especial en las operaciones peligrosas (trasvase, mezcla, alimentación de equipos, transporte de recipientes, etc.).
  • Hacer uso de la extracción localizada y mantener una adecuada ventilación general, si durante la operación existen desprendimientos de gases o vapores o formación de polvo.
  • Mantener el producto lejos de alimentos, bebidas o tabaco.
  • Antes de cada pausa se deben lavar las manos. Al terminar el trabajo los trabajadores se deberán lavar o duchar y aplicarse crema hidratante inmediatamente después. Lavar la ropa manchada o humedecida previamente a su reutilización.
  • Evitar el sobrecalentamiento para minimizar la producción de humos.
  • Utilice los equipos de protección personal adecuados que se precisen.
  • Evitar el contacto con los ojos. En caso de que pudieran producirse salpicaduras, cubrirse la cara con un visor o llevar gafas de seguridad, eligiendo la protección más apropiada.
  • Evitar el contacto con la piel.
  • Lavar las manos concienzudamente después de la utilización.
  • Se recomienda la inspección frecuente de la piel, especialmente en aquellas zonas que estén sometidas a contaminación. En caso de descubrir algún cambio en la apariencia o en la textura de la piel, debe buscarse asistencia médica sin dilación.
  • Emplear ropas desechables y desprenderse de ellas una vez sucias. No guardar los trapos sucios en los bolsillos.
  • Usar solamente con ventilación adecuada.
  • Evitar que se produzcan pequeños derrames y fugas para prevenir el riesgo de caídas al mismo nivel.
  • Mantener los recipientes cerrados herméticamente.
  • No reutilizar envases para otros productos sin eliminar la etiqueta original. No sobreponer etiquetas.
  • Evitar el sobrecalentamiento para minimizar la producción de humos.
  • Deberá prohibirse comer, beber o fumar en los lugares donde se manipula, almacena o trata este producto.
  • Retirar el equipo de protección y las ropas contaminadas antes de acceder a zonas donde se coma.

  • Establecer un lugar seguro en la obra para el almacenamiento de los productos químicos.
  • Agrupar los productos químicos por el tipo de riesgo, con el fin de evitar el almacenamiento conjunto de productos incompatibles.
  • Señalizar claramente y en lugar visible los riesgos.
  • Mantener unas condiciones adecuadas de ventilación, temperatura y luminosidad, así como proteger a los productos de la luz directa del sol.
  • Fijar y respetar cantidades máximas de productos químicos almacenados. Es conveniente reducir el stock al mínimo posible.
  • Conservar los productos en su envase de origen, bien cerrados y con dispositivo de seguridad.
  • Garantizar que todos los productos almacenados estén adecuadamente identificados.
  • Utilizar cubetos de retención o baldas inclinadas con recogida de fugas o derrames de producto químico. El suelo deberá ser impermeable para evitar su filtración y propagación.
  • Las estanterías deberán ser de un material adecuado a los productos químicos almacenados (no serán de madera). Son recomendables las metálicas.
  • Revisar las áreas de almacenamiento periódicamente para detectar posibles anomalías y proceder a subsanarlas de forma inmediata.
  • Disponer de materiales de absorción adecuados (tierra, arena o similar, nunca serrín) para la recogida de posibles fugas y derrames.
  • Los envases pesados, así como ácidos y bases, se deben colocar en los estantes más bajos.
  • Alejar los reactivos sensibles al agua de las tomas o conducciones de esta.
  • Restringir el acceso al personal.
  • Garantizar unas condiciones adecuadas de orden y limpieza.
  • Almacenar bajo cubierto y lejos de la humedad y de cualquier fuente de ignición. No sobrecalentar durante el almacenamiento.
  • Se recomienda un aislamiento no absorbente como vidrio de espuma para llenado de tanques y canalización.
  • No almacenar en recipientes abiertos o sin etiquetar.
  • No se debe permitir bajo ninguna circunstancia que el betún caliente entre en contacto con agua ya que ésta podría entrar en ebullición rápida y violenta.
  • Se debe tener especial cuidado en asegurarse que los depósitos de almacenamiento sean impermeables al agua y que los serpentines de calefacción por vapor se inspeccionen regularmente para detectar eventuales fugas.
  • Se deben evitar fluctuaciones en la temperatura de almacenamiento del betún en el entorno de los 100 ºC ya que esto aumenta el riesgo de que se produzcan condensaciones de agua y por lo tanto reboses por ebullición.
  • Siempre debe tomarse precauciones cuando se calienta betún asfáltico sobre los 100ºC.
  • El producto caliente puede emitir gas ácido sulfhídrico, altamente tóxico, y acumularse en espacios cerrados o en depósitos. Hay que tener una extremada precaución mientras se purgan los depósitos y locales cerrados que hayan contenido el producto caliente. No se ingresará, bajo ninguna circunstancia, en espacios cerrados reducidos sin tomar todas las precauciones debidas.
  • Los locales cerrados contaminados con ácido sulfhídrico serán, en cualquier circunstancia, considerados como una amenaza potencial para la vida. Nunca se entrará en estos locales excepto en caso de emergencia extrema, cuando no quede otra alternativa. En tal caso, deberán entrar únicamente operarios convenientemente formados y equipados con equipos de respiración autónoma autorizados. Dichos operarios deberán respetar estrictamente los procedimientos establecidos por los reglamentos normativos que regulen la entrada mencionada.
  • Mantener siempre personal equipado con aparatos de respiración adecuados, para el caso de que se deba efectuar un rescate rápido.
  • Se aconseja formar a todas las personas susceptibles de entrar en contacto con H2S para que dominen las técnicas de reanimación y los cuidados a pacientes inconscientes.
  • Pueden formarse durante el almacenamiento depósitos pirofóricos, los cuales podrían causar fuegos o explosiones.
  • Hay que evitar el contacto de gases de tanque con el aire fresco, y mantener la temperatura de almacenamiento estable. Las inspecciones regulares de depósitos indicarán si fuese necesario limpiar los tanques.

  • Establecer un lugar adecuado en la obra para el depósito de residuos o recipientes en desuso previo a su eliminación a través de un gestor de residuos.
  • Evitar o minimizar la generación de residuos cuando sea posible.
  • Si fuera posible, reciclar el producto.
  • Eliminar el producto por incineración u otro medio siguiendo las normas aprobadas por la autoridad local o empleando los servicios de un contratista de eliminación de residuos autorizado.
  • Los envases residuales deben reciclarse. Sólo se deben contemplar la incineración o el enterramiento cuando el reciclaje no sea factible.

En caso de accidente o malestar, acuda inmediatamente al médico. Los síntomas de intoxicación pueden aparecer hasta 48 horas después, se requiere supervisión médica después del accidente.

  • Inhalación: si la inhalación causa irritación de la nariz y garganta, o produce tos, se debe trasladar al intoxicado al aire libre. Solicitar asistencia médica si los síntomas persisten. Trasladar de inmediato al aire libre a los accidentados que muestren síntomas nocivos debidos a la exposición al sulfuro de hidrógeno; buscar asistencia médica sin dilación. Las víctimas inconscientes deben colocarse en posición de reanimación.  Controlar la respiración y el pulso y si falla, debe asistirse, preferiblemente por el método boca a boca y masaje cardíaco. Se requerirá asistencia médica inmediata.
  • Contacto con los ojos: en caso de contacto con producto frío hay que lavar inmediatamente los ojos con grandes cantidades de agua, asegurando que los mismos estén abiertos. En el caso de aparecer o persistir dolor o enrojecimiento, solicitar asistencia médica. En caso de contacto con producto caliente se deberá empapar con agua para rebajar el calor. Si quedara producto no intentar quitarlo por otros medios distintos a la aspersión constante de agua. Solicitar asistencia médica.
  • Contacto con la piel: en caso de contacto con el producto frío hay que lavar la piel contaminada con jabón y agua. Quitar la ropa contaminada y lavar la piel tan pronto como sea posible. En caso de contacto con producto caliente se deberá empapar la piel con agua fría para aliviar el ardor, cubrir con algodón limpio o gasa, buscar asistencia médica.
  • Ingestión: enjuagarse la boca en caso de que se produjera contaminación oral. La ingestión de este producto es poco probable, a menos que se trate de un acto deliberado. Si ese fuera el caso, no inducir al vómito; procurar atención médica.

Nunca debe administrarse nada por la boca a una persona inconsciente.

Trabajadores que tras un reconocimiento médico presenten un APTO CONDICIONADO O NO APTO para el uso de estos productos.

 

RESINA EPOXI

La resina epoxi es un polímero termoestable que se endurece cuando se mezcla con un agente catalizador.

PELIGROS PARA LA SALUD

Inhalación: nocivo en caso de inhalación. Puede producir irritaciones en el sistema respiratorio.

Contacto con los ojos: el líquido, los aerosoles y vapores de este producto son irritantes y pueden provocar dolores, lloros, enrojecimientos y tumefacciones acompañados de un escozor y/o una sensación como si fuera una fina capa que cubre los ojos. Provoca irritación ocular grave.

Contacto con la piel: puede causar irritaciones en la piel y/o dermatitis. Puede provocar una reacción alérgica de la piel.

Ingestión: nocivo en caso de ingestión.

 

PELIGROS FÍSICOS

La resina epoxi es una sustancia comburente, de forma que puede agravar un incendio. Aunque está clasificado como no inflamable en condiciones normales de almacenamiento, uso y manipulación, puede llegar a arder.

  • Seguir las indicaciones de la etiqueta de los envases y de las fichas de datos de seguridad.
  • Manipular o transportar los recipientes de capacidad superior a dos litros mediante protectores de envases, cubos o carros; y transportar los envases de vidrio en contenedores.
  • Evitar, en la medida de lo posible, el trasvase de productos químicos. Si ello no es posible, realizarlo a velocidades lentas, en una zona bien ventilada, disponiendo de control de derrames y limitando las operaciones manuales a las mínimas posibles. Procurar, en su caso, el empleo de sistemas de bombeo manuales o mecánicos.
  • Usar únicamente en lugares bien ventilados.
  • Manipular y abrir el recipiente con prudencia.
  • Mantener alejado del calor, chispas y llamas.
  • No comer, beber ni fumar en las zonas de trabajo; lavarse las manos después de cada utilización, y despojarse de prendas de vestir y equipos de protección contaminados antes de entrar en las zonas para comer.
  • Antes de cada pausa se deben lavar las manos. Al terminar el trabajo los trabajadores se deberán lavar o duchar y aplicarse crema hidratante inmediatamente después. Lavar la ropa manchada o humedecida previamente a su reutilización.
  • Conservar el etiquetaje de los recipientes y etiquetar debidamente las soluciones preparadas.
  • Mantener los recipientes cerrados herméticamente.
  • No reutilizar envases para otros productos sin eliminar la etiqueta original. No sobreponer etiquetas.
  • Limpiar los envases que se vayan a reutilizar, aunque sea para contener el mismo producto.
  • Utilizar los equipos de protección individual establecidos.

  • Mantener en orden y en adecuadas condiciones el lugar establecido para el almacenamiento de los productos químicos.
  • Respetar las señales.
  • Mantener unas condiciones adecuadas de ventilación, temperatura y luminosidad, así como proteger a los productos de la luz directa del sol.
  • Garantizar que todos los productos almacenados estén adecuadamente identificados.
  • Disponer de materiales de absorción adecuados (tierra, arena o similar, nunca serrín) para la recogida de posibles fugas y derrames.
  • Los envases pesados, así como ácidos y bases, se deben colocar en los estantes más bajos.
  • Alejar los reactivos sensibles al agua de las tomas o conducciones de esta.
  • No almacenar envases de plástico al aire libre.
  • Almacenar en el recipiente original herméticamente cerrado, en un lugar seco, fresco y lugar bien ventilado.
  • Almacenar lejos de materiales incompatibles.
  • Evitar fuentes de calor, radiación, electricidad estática y el contacto con alimentos
  • Sólo pueden acceder las personas autorizadas.
  • Mantener el orden y limpieza.

  • Depositar los residuos y recipientes en desuso en el lugar establecido para ello.
  • Al ser considerado un residuo peligroso, su eliminación se realizará a través de gestor de residuos autorizado de acuerdo con la legislación vigente.
  • Los envases se gestionarán del mismo modo que los propios residuos.
  • No verter en redes de alcantarillado, sistemas de drenaje o aguas superficiales.

En caso de accidente o malestar, requerir asistencia médica inmediata. Los síntomas de intoxicación pueden aparecer hasta 48 horas después, se requiere supervisión médica después del accidente.

  • En caso de inhalación: retirar al afectado del lugar de exposición, suministrarle aire limpio y mantenerlo en reposo. En casos graves como parada cardiorrespiratoria, se aplicarán técnicas de respiración artificial (respiración boca a boca, masaje cardíaco, suministro de oxígeno, etc) requiriendo asistencia médica inmediata.
  • En caso de contacto con la piel: quitar la ropa (si no se encuentra pegada a la piel) y los zapatos contaminados, aclarar la piel o duchar al afectado si procede con abundante agua fría y jabón neutro. En caso de afección importante acudir al médico. Si la mezcla produce quemaduras o congelación, no se debe quitar la ropa debido a que podría empeorar la lesión producida si esta se encuentra pegada a la piel. En el caso de formarse ampollas en la piel, éstas nunca deben reventarse ya que aumentaría el riesgo de infección.
  • En caso de contacto con los ojos: enjuagar los ojos con abundante agua a temperatura ambiente al menos durante 15 minutos. Evitar que el afectado se frote o cierre los ojos. En el caso de que el accidentado use lentes de contacto, éstas deben retirarse siempre que no estén pegadas a los ojos, de otro modo podría producirse un daño adicional. En todos los casos, después del lavado, se debe acudir al médico lo más rápidamente posible con la ficha de datos de seguridad del producto.
  • En caso de ingestión: requerir asistencia médica inmediata. No inducir al vómito, porque su expulsión del estómago puede provocar daños en la mucosa del tracto digestivo superior, y su aspiración, al respiratorio. Enjuagar la boca y la garganta, ya que existe la posibilidad de que hayan sido afectadas en la ingestión. En el caso de pérdida de consciencia no administrar nada por vía oral hasta la supervisión del médico. Mantener al afectado en reposo.

Nunca debe administrarse nada por la boca a una persona inconsciente.

Trabajadores que tras un reconocimiento médico presenten un APTO CONDICIONADO O NO APTO para el uso de estos productos.

               

RESINA DE POLIESTER

La resina epoxi es un polímero termoestable que se endurece cuando se mezcla con un agente catalizador.

PELIGROS PARA LA SALUD

Inhalación: nocivo en caso de inhalación. Puede producir irritaciones en el sistema respiratorio.

Contacto con los ojos: el líquido, los aerosoles y vapores de este producto son irritantes y pueden provocar dolores, lloros, enrojecimientos y tumefacciones acompañados de un escozor y/o una sensación como si fuera una fina capa que cubre los ojos. Provoca irritación ocular grave.

Contacto con la piel: puede causar irritaciones en la piel y/o dermatitis. Puede provocar una reacción alérgica de la piel.

Ingestión: nocivo en caso de ingestión.

 

PELIGROS FÍSICOS

La resina epoxi es una sustancia comburente, de forma que puede agravar un incendio. Aunque está clasificado como no inflamable en condiciones normales de almacenamiento, uso y manipulación, puede llegar a arder.

  • Seguir las indicaciones de la etiqueta de los envases y de las fichas de datos de seguridad.
  • Manipular o transportar los recipientes de capacidad superior a dos litros mediante protectores de envases, cubos o carros; y transportar los envases de vidrio en contenedores.
  • Evitar, en la medida de lo posible, el trasvase de productos químicos. Si ello no es posible, realizarlo a velocidades lentas, en una zona bien ventilada, disponiendo de control de derrames y limitando las operaciones manuales a las mínimas posibles. Procurar, en su caso, el empleo de sistemas de bombeo manuales o mecánicos.
  • Usar únicamente en lugares bien ventilados.
  • Manipular y abrir el recipiente con prudencia.
  • Mantener alejado del calor, chispas y llamas.
  • No comer, beber ni fumar en las zonas de trabajo; lavarse las manos después de cada utilización, y despojarse de prendas de vestir y equipos de protección contaminados antes de entrar en las zonas para comer.
  • Antes de cada pausa se deben lavar las manos. Al terminar el trabajo los trabajadores se deberán lavar o duchar y aplicarse crema hidratante inmediatamente después. Lavar la ropa manchada o humedecida previamente a su reutilización.
  • Conservar el etiquetaje de los recipientes y etiquetar debidamente las soluciones preparadas.
  • Mantener los recipientes cerrados herméticamente.
  • No reutilizar envases para otros productos sin eliminar la etiqueta original. No sobreponer etiquetas.
  • Limpiar los envases que se vayan a reutilizar, aunque sea para contener el mismo producto.
  • Utilizar los equipos de protección individual establecidos.               

  • Mantener en orden y en adecuadas condiciones el lugar establecido para el almacenamiento de los productos químicos.
  • Respetar las señales.
  • Mantener unas condiciones adecuadas de ventilación, temperatura y luminosidad, así como proteger a los productos de la luz directa del sol.
  • Garantizar que todos los productos almacenados estén adecuadamente identificados.
  • Disponer de materiales de absorción adecuados (tierra, arena o similar, nunca serrín) para la recogida de posibles fugas y derrames.
  • Los envases pesados, así como ácidos y bases, se deben colocar en los estantes más bajos.
  • Alejar los reactivos sensibles al agua de las tomas o conducciones de esta.
  • No almacenar envases de plástico al aire libre.
  • Almacenar en el recipiente original herméticamente cerrado, en un lugar seco, fresco y lugar bien ventilado.
  • Almacenar lejos de materiales incompatibles.
  • Evitar fuentes de calor, radiación, electricidad estática y el contacto con alimentos
  • Sólo pueden acceder las personas autorizadas.
  • Mantener el orden y limpieza.

  • Depositar los residuos y recipientes en desuso en el lugar establecido para ello.
  • Al ser considerado un residuo peligroso, su eliminación se realizará a través de gestor de residuos autorizado de acuerdo con la legislación vigente.
  • Los envases se gestionarán del mismo modo que los propios residuos.
  • No verter en redes de alcantarillado, sistemas de drenaje o aguas superficiales.

En caso de accidente o malestar, requerir asistencia médica inmediata. Los síntomas de intoxicación pueden aparecer hasta 48 horas después, se requiere supervisión médica después del accidente.

  • En caso de inhalación: retirar al afectado del lugar de exposición, suministrarle aire limpio y mantenerlo en reposo. En casos graves como parada cardiorrespiratoria, se aplicarán técnicas de respiración artificial (respiración boca a boca, masaje cardíaco, suministro de oxígeno, etc.) requiriendo asistencia médica inmediata.
  • En caso de contacto con la piel: quitar la ropa (si no se encuentra pegada a la piel) y los zapatos contaminados, aclarar la piel o duchar al afectado si procede con abundante agua fría y jabón neutro. En caso de afección importante acudir al médico. Si la mezcla produce quemaduras o congelación, no se debe quitar la ropa debido a que podría empeorar la lesión producida si esta se encuentra pegada a la piel. En el caso de formarse ampollas en la piel, éstas nunca deben reventarse ya que aumentaría el riesgo de infección.
  • En caso de contacto con los ojos: enjuagar los ojos con abundante agua a temperatura ambiente al menos durante 15 minutos. Evitar que el afectado se frote o cierre los ojos. En el caso de que el accidentado use lentes de contacto, éstas deben retirarse siempre que no estén pegadas a los ojos, de otro modo podría producirse un daño adicional. En todos los casos, después del lavado, se debe acudir al médico lo más rápidamente posible con la ficha de datos de seguridad del producto.
  • En caso de ingestión: requerir asistencia médica inmediata. No inducir al vómito, porque su expulsión del estómago puede provocar daños en la mucosa del tracto digestivo superior, y su aspiración, al respiratorio. Enjuagar la boca y la garganta, ya que existe la posibilidad de que hayan sido afectadas en la ingestión.  En el caso de pérdida de consciencia no administrar nada por vía oral hasta la supervisión del médico. Mantener al afectado en reposo.

Nunca debe administrarse nada por la boca a una persona inconsciente.

Trabajadores que tras un reconocimiento médico presenten un APTO CONDICIONADO O NO APTO para el uso de estos productos.

RESINA POLIURETANO

Las resinas de poliuretano son un producto industrial, a menudo utilizado en la fabricación de pinturas, revestimiento de diferentes superficies para su impermeabilización, la formación de moldes, en plásticos y materiales adhesivos.

 

PELIGROS PARA LA SALUD

Inhalación: nocivo en caso de inhalación. Puede producir irritaciones o dificultades respiratorias en caso de inhalación del polvo fino generado al lijar cuando se seca la resina de poliuretano.

Contacto con los ojos: la exposición al polvo generado al lijar la resina de poliuretano puede causar irritación severa de los ojos.

Contacto con la piel: la exposición al polvo generado al lijar la resina de poliuretano durante un período prolongado puede causar enrojecimiento, hinchazón y ampollas en la piel.

Ingestión: nocivo  en caso de ingestión. 

 

PELIGROS FÍSICOS

Estable en condiciones normales.

  • Seguir las indicaciones de la etiqueta de los envases y de las fichas de datos de seguridad.
  • Seguir, en su caso, los procedimientos de trabajo que se hayan establecido.
  • Asegurar una buena ventilación en el lugar de trabajo.
  • Cuando se puedan producir derrames, llevar a cabo la operación en lugares específicos que garanticen una recogida y drenaje de estos a lugar seguro y en condiciones de ventilación adecuadas. Prever el uso de sustancias o cubetos de neutralización para cada caso. No utilizar trapos o papel para su absorción.
  • Manipular o transportar los recipientes de capacidad superior a dos litros mediante protectores de envases, cubos o carros; y transportar los envases de vidrio en contenedores.
  • Antes de realizar trasvases, asegurarse que en los contenedores no hay residuos incompatibles.
  • Los trasvases hay que realizarlos a velocidades lentas, en una zona bien ventilada, disponiendo de control de derrames y limitando las operaciones manuales a las mínimas posibles. Procurar, en su caso, el empleo de sistemas de bombeo manuales o mecánicos.
  • Mantener alejado del agua y de ambientes húmedos.
  • Reacciona lentamente con agua, formando dióxido de carbono (CO2). Puede generar una subida excesiva de presión dentro del recipiente cerrado e incluso llegar a explotar.
  • Mantener alejadas las fuentes de ignición. No fumar.
  • Proteger de las cargas electroestáticas.
  • Evitar el contacto con la piel y los ojos, la inhalación de vapores y vahos.
  • No tocar los productos químicos con las manos, ni comer, fumar, beber, aplicar cosméticos, etc. durante su manipulación. Mantener el producto lejos de alimentos, bebidas o tabaco.
  • Antes de cada pausa se deben lavar las manos. Al terminar el trabajo los trabajadores se deberán lavar o duchar y aplicarse crema hidratante inmediatamente después. Lavar la ropa manchada o humedecida previamente a su reutilización.
  • Conservar el etiquetaje de los recipientes y etiquetar debidamente las soluciones preparadas. Emplear envases adecuados al tipo de riesgo que presenta cada producto.
  • Mantener los recipientes cerrados herméticamente.
  • No reutilizar envases para otros productos sin eliminar la etiqueta original. No sobreponer etiquetas.
  • Limpiar los envases que se vayan a reutilizar, aunque sea para contener el mismo producto.
  • Utilizar los equipos de protección individual establecidos.

  • Establecer un lugar seguro en la obra para el almacenamiento de los productos químicos.
  • Agrupar los productos químicos por el tipo de riesgo que presentan, con el fin de evitar el almacenamiento conjunto de productos incompatibles.
  • Señalizar claramente y en lugar visible los riesgos.
  • Almacenar en un lugar fresco y mantener unas condiciones adecuadas de ventilación, temperatura y luminosidad, así como proteger los productos de la luz directa del sol.
  • Conservar los productos en su envase de origen, bien cerrados y con dispositivo de seguridad.
  • Garantizar que todos los productos almacenados estén adecuadamente identificados.
  • Utilizar cubetos de retención o baldas inclinadas con recogida de fugas o derrames de producto químico. El suelo deberá ser impermeable para evitar su filtración y propagación.
  • Disponer de materiales de absorción adecuados (tierra, arena o similar, nunca serrín) para la recogida de posibles fugas y derrames.
  • Mantener alejado de las sustancias inflamables.
  • Los envases pesados, así como ácidos y bases, se deben colocar en los estantes más bajos.
  • Alejar los reactivos sensibles al agua de las tomas o conducciones de esta.
  • No almacenar envases de plástico al aire libre.
  • Restringir el acceso al personal.
  • Garantizar unas condiciones adecuadas de orden y limpieza.

  • Depositar los residuos y recipientes en desuso en el lugar establecido para ello.
  • Recuperar si es posible. Enviar a centros de eliminación autorizados o a incineración en condiciones controladas. Operar conforme con las disposiciones locales y nacionales vigentes.
  • No verter en redes de alcantarillado, sistemas de drenaje o aguas superficiales.                                                    

En caso de accidente o malestar, acuda inmediatamente al médico. Los síntomas de intoxicación pueden aparecer hasta 48 horas después, se requiere supervisión médica después del accidente.

  • En caso de inhalación: transportar al afectado del lugar de exposición y avisar a un médico. En caso de inconsciencia poner al paciente en posición lateral estable para su traslado. Suministrar aire fresco. Si se requiere, suministrar aire artificial. Mantenerlo caliente. Consultar a un médico si los síntomas persisten.
  • En caso de contacto con la piel: lavar con agua y jabón como precaución. Si continúa la irritación de la piel, avisar al médico. Quitar de inmediato la indumentaria contaminada y eliminarla de manera segura.
  • En caso de contacto con los ojos: enjuagar los ojos abiertos durante 15 minutos como mínimo bajo agua corriente. Quitar las lentes de contacto y continuar enjuagando durante varios minutos. Consultar inmediatamente con un médico.
  • En caso de ingestión: beber 1 o 2 vasos de agua. Si es necesario consultar a un médico. No inducir el vómito; solicitar ayuda médica de inmediato.

Nunca debe administrarse nada por la boca a una persona inconsciente.

Trabajadores que tras un reconocimiento médico presenten un APTO CONDICIONADO O NO APTO para el uso de estos productos.

DECAPANTE

Producto químico que contiene dos disolventes, uno que actúa en la capa más superficial (dando lugar a un aspecto arrugado) y otro que actúa en profundidad. Se utiliza principalmente para la eliminación de capas de pintura, barniz, colas, esmaltes, etc., con el objeto de preparar la superficie para un mejor acabado. 

PELIGROS PARA LA SALUD

Inhalación:  Puede irritar las vías respiratorias.

Contacto con los ojos: Produce lesiones oculares graves

Contacto con la piel: Provoca quemaduras graves en la piel.

Ingestión: Nocivo en caso de ingestión.

 

PELIGROS FÍSICOS

En condiciones normales de almacenamiento, manipulación y uso son estables, es decir, no se descomponen.

En condiciones normales no se esperan reacciones peligrosas que puedan producir una presión o temperaturas excesivas.

Corrosivo para los metales pudiendo dar lugar a reacciones peligrosas.

Puede liberar por descomposición productos pirolíticos peligrosos.

  • Seguir las indicaciones de la etiqueta de los envases y de las fichas de datos de seguridad.
  • Cuando se puedan producir derrames, llevar a cabo la operación en lugares específicos que garanticen una recogida y drenaje de estos a lugar seguro y en condiciones de ventilación adecuadas. Prever el uso de sustancias o cubetos de neutralización para cada caso. No utilizar trapos o papel para su absorción.
  • Evitar, en la medida de lo posible, el trasvase de productos químicos. Si ello no es posible, realizarlo a velocidades lentas, en una zona bien ventilada, disponiendo de control de derrames y limitando las operaciones manuales a las mínimas posibles. Procurar, en su caso, el empleo de sistemas de bombeo manuales o mecánicos.
  • Asegurar una buena ventilación en el puesto de trabajo.
  • Evitar el contacto con los ojos y la piel.
  • No tocar los productos químicos con las manos, ni comer, fumar, beber, aplicar cosméticos, etc. durante su manipulación.
  • Mantener el producto lejos de alimentos, bebidas o tabaco.
  • Antes de cada pausa se deben lavar las manos. Al terminar el trabajo los trabajadores se deberán lavar o duchar y aplicarse crema hidratante inmediatamente después. Lavar la ropa manchada o humedecida previamente a su reutilización.
  • Conservar el etiquetaje de los recipientes y etiquetar debidamente las soluciones preparadas. Emplear envases adecuados al tipo de riesgo que presenta cada producto.
  • Mantener los recipientes cerrados herméticamente.
  • No reutilizar envases para otros productos sin quitar la etiqueta original. No sobreponer etiquetas.
  • Limpiar los envases que se vayan a reutilizar, aunque sea para contener el mismo producto.
  • Utilizar los equipos de protección individual establecidos.

  • Establecer un lugar seguro en la obra para el almacenamiento de los productos químicos.
  • Observar lo establecido en la ficha de datos de seguridad del producto en cuanto al almacenamiento.
  • Mantener unas condiciones adecuadas de ventilación, temperatura y luminosidad, así como proteger a los productos de la luz directa del sol.
  • Conservar los productos correctamente identificados, en su envase de origen, bien cerrados y con dispositivo de seguridad.
  • Disponer de materiales de absorción adecuados (tierra, arena o similar, nunca serrín) para la recogida de posibles fugas y derrames.
  • No almacenar envases de plástico al aire libre.
  • Restringir el acceso al personal.
  • Garantizar unas condiciones adecuadas de orden y limpieza.
  • Ver restricciones de almacenamiento en caso de aplicación del Reglamento APQ.

  • Depositar los residuos y envases en desuso en el lugar habilitado para ello.
  • Evitar su vertido a cursos de agua.
  • Los envases, si no se pueden limpiar, se gestionarán del mismo modo que el propio producto.

En caso de accidente o malestar, acuda inmediatamente al médico. Los síntomas de intoxicación pueden aparecer hasta 48 horas después, se requiere supervisión médica después del accidente.

  • En caso de  inhalación: en caso de intoxicación evacuar al trabajador a zona exterior con aire limpio. Solicitar asistencia médica en caso de duda, exposición directa o malestar. Mostrar la ficha de datos de seguridad del producto.
  • En caso de contacto con la piel: limpiar la zona afectada con agua por arrastre y jabón neutro. Enjuagar bien.
  • En caso de contacto con los ojos: enjuagar los ojos con agua a temperatura ambiente al menos durante 15 minutos. No frotarse los ojos ni cerrarlos.  Consultar a un médico.
  • En caso de ingestión: si se ha tragado, no provocar el vómito. Enjuagar la boca y la garganta. Solicitar atención medica inmediata.

Nunca debe administrarse nada por la boca a una persona inconsciente.

Trabajadores que tras un reconocimiento médico presenten un APTO CONDICIONADO O NO APTO para el uso de estos productos.

SILICONA NEUTRA

Las siliconas son unas sustancias formadas principalmente por oxígeno y silicio, de aspecto cremoso o sólido que son muy fuertes y flexibles. Se emplean para sellar, aislar e impermeabilizar. Se emplean en general como lubricantes, sellados, desespumantes, aislantes e impermeabilizantes.

PELIGROS PARA LA SALUD

En caso de exposición repetitiva, prolongada o a concentraciones superiores a las establecidas por los límites de exposición profesionales, no deben producirse efectos adversos para la salud, al no cumplirse con los criterios de clasificación de producto peligroso.

                             

PELIGROS FÍSICOS

El producto es estable químicamente bajo las condiciones indicadas de almacenamiento, manipulación y uso. No se conocen reacciones peligrosas que puedan producir una presión o temperatura excesivas.

  • Seguir las indicaciones de la etiqueta de los envases y de las fichas de datos de seguridad.
  • Se recomienda trasvasar a velocidades lentas para evitar la generación de cargas electroestáticas que pudieran afectar a productos inflamables. No comer, beber ni fumar en las zonas de trabajo.
  • Evitar el vertido libre desde el recipiente.
  • Mantener el producto lejos de alimentos, bebidas o tabaco.
  • Antes de cada pausa se deben lavar las manos. Al terminar el trabajo los trabajadores se deberán lavar o duchar y aplicarse crema hidratante inmediatamente después. Lavar la ropa manchada o humedecida previamente a su reutilización.
  • Conservar el etiquetaje de los recipientes y etiquetar debidamente las soluciones preparadas. Emplear envases adecuados al tipo de riesgo que presenta cada producto.
  • No tocar los productos químicos con las manos, ni comer, fumar, beber, aplicar cosméticos, etc. durante su manipulación.
  • Emplear en lugar ventilado.
  • No emplear nunca presión para vaciar los envases, no son recipientes resistentes a la presión.
  • Mantener los recipientes cerrados herméticamente.
  • No reutilizar envases para otros productos sin quitar la etiqueta original. No sobreponer etiquetas.
  • Limpiar los envases que se vayan a reutilizar, aunque sea para contener el mismo producto.
  • Utilizar los equipos de protección individual establecidos.

  • Establecer un lugar seguro en la obra para el almacenamiento de los productos químicos.
  • Señalizar claramente y en lugar visible los riesgos.
  • Mantener unas condiciones adecuadas de ventilación, temperatura y luminosidad, así como proteger a los productos de la luz directa del sol.
  • Evitar fuentes de calor, radiaciones, electricidad y el contacto con alimentos.
  • Conservar los productos identificados, en su envase de origen, bien cerrados y con dispositivo de seguridad.
  • No almacenar envases de plástico al aire libre.
  • Garantizar unas condiciones adecuadas de orden y limpieza.

  • Depositar los residuos y recipientes en desuso en el lugar habilitado para ello.
  • No debe desecharse con la basura doméstica.
  • No debe llegar al alcantarillado.
  • Los residuos y envases vacíos deben manipularse y eliminarse de acuerdo con las legislaciones local/nacional vigentes.

En caso de accidente o malestar, acuda inmediatamente al médico. Los síntomas de intoxicación pueden aparecer hasta 48 horas después, se requiere supervisión médica después del accidente.

  • En caso de inhalación:  suministrar suficiente aire fresco y, para mayor seguridad, consultar al médico.  Las personas desmayadas deben tenderse y transportarse de lado con la suficiente estabilidad.
  • En caso de contacto con la piel: lavar inmediatamente con agua y jabón y enjuagar bien.
  • En caso de contacto con los ojos: limpiar los ojos abiertos durante varios minutos con agua corriente.
  • En caso de ingestión: consultar a un médico si los trastornos persisten.

Nunca debe administrarse nada por la boca a una persona inconsciente.

Trabajadores que tras un reconocimiento médico presenten un APTO CONDICIONADO O NO APTO para el uso de estos productos.

SILICONA ÁCIDA

Las siliconas son unos polímeros inorgánicos formados principalmente por enlaces de oxígeno y silicio, que son muy fuertes y flexibles. Las siliconas ácidas contienen disolventes y liberan ácido acético (olor a vinagre). Su principal función en construcción es actuar como selladores de juntas flexibles.

PELIGROS PARA LA SALUD

Inhalación: puede producir irritaciones en el sistema respiratorio.

Contacto con los ojos: puede provocar irritación.

Contacto con la piel: puede causar irritaciones en la piel y/o dermatitis. Puede provocar una reacción alérgica de la piel.

Ingestión: puede causar efectos nocivos.

 

PELIGROS FÍSICOS

El producto es estable en condiciones normales. No se conocen reacciones peligrosas, aunque puede producirse una neutralización en contacto con bases, por lo que deben evitarse. En combustión liberan monóxido de carbono y/o dióxido de carbono.

  • Seguir las indicaciones de la etiqueta de los envases y de las fichas de datos de seguridad.
  • No tocar los productos químicos con las manos, ni comer, fumar, beber, aplicar cosméticos, etc. durante su manipulación.
  • Mantener el producto lejos de alimentos, bebidas o tabaco.
  • Antes de cada pausa se deben lavar las manos. Al terminar el trabajo los trabajadores se deberán lavar o duchar y aplicarse crema hidratante inmediatamente después. Lavar la ropa manchada o humedecida previamente a su reutilización.
  • Conservar el etiquetaje de los recipientes y etiquetar debidamente las soluciones preparadas. Emplear envases adecuados al tipo de riesgo que presenta cada producto.
  • Emplear en lugar ventilado.
  • No emplear nunca presión para vaciar los envases, no son recipientes resistentes a la presión.
  • Mantener los recipientes cerrados herméticamente.
  • No reutilizar envases para otros productos sin quitar la etiqueta original. No sobreponer etiquetas.
  • Limpiar los envases que se vayan a reutilizar, aunque sea para contener el mismo producto.
  • Utilizar los equipos de protección individual establecidos.

  • Establecer un lugar seguro en la obra para el almacenamiento de los productos químicos.
  • Señalizar claramente y en lugar visible los riesgos.
  • Mantener unas condiciones adecuadas de ventilación, temperatura y luminosidad, así como proteger a los productos de la luz directa del sol.
  • Evitar fuentes de calor, radiaciones, electricidad y el contacto con alimentos.
  • Mantener lejos de agentes oxidantes y de materiales fuertemente ácidos o alcalinos.
  • Almacenar los envases entre 5 y 35 ºC, en un lugar seco y bien ventilado.
  • Conservar los productos identificados, en su envase de origen, bien cerrados y con dispositivo de seguridad.
  • Alejar los reactivos sensibles al agua de las tomas o conducciones de esta.
  • No almacenar envases de plástico al aire libre.
  • Restringir el acceso al personal.
  • Garantizar unas condiciones adecuadas de orden y limpieza.

  • Depositar los residuos, y envases en desuso en el lugar establecido para ello.
  • No se permite su vertido en alcantarillas o cursos de agua.
  • Los residuos y envases vacíos deben manipularse y eliminarse de acuerdo con las legislaciones local/nacional vigentes.

En caso de accidente o malestar, acuda inmediatamente al médico. Los síntomas de intoxicación pueden aparecer hasta 48 horas después, se requiere supervisión médica después del accidente.

  • En caso de inhalación: suministrar aire fresco. En caso de trastornos, consultar al médico.
  • En caso de contacto con los ojos: limpiar los ojos abiertos durante varios minutos con agua corriente.
  • En caso de ingestión: consultar a un médico si los trastornos persisten.

Nunca debe administrarse nada por la boca a una persona inconsciente

Trabajadores que tras un reconocimiento médico presenten un APTO CONDICIONADO O NO APTO para el uso de estos productos.

YESO

El yeso es un mineral común constituido de sulfato cálcico hidratado. Al mezclarse con agua forma una pasta blanda que tiene capacidad de unir, adquiriendo resistencia con el paso del tiempo y que endurece formando moldes.

Se emplea como pasta para guarnecidos, enlucidos y revoques; reconstrucción y revestimiento de muros; como pasta de agarre y de juntas, y también se utiliza como aislante térmico.

PELIGROS PARA LA SALUD

Inhalación: pueden provocar irritación en la nariz y la garganta. Una exposición prolongada puede causar irritación pulmonar.

Contacto con los ojos: pueden provocar irritación.

Contacto con la piel: un contacto prolongado puede causar irritación.

Ingestión: pueden causar irritación en el aparato digestivo.

 

PELIGROS FÍSICOS

No son inflamables ni explosivos, y no facilitan ni alimentan la combustión de otros materiales. En las condiciones normales de empleo son estables, por lo que no presentan riesgo de reacciones peligrosas.

  • Seguir la información e instrucciones que al respecto se indica en la etiqueta de los envases y en las fichas de datos de seguridad.
  • Mantener unas buenas condiciones de orden y limpieza.
  • Mantener una adecuada ventilación general, si durante la operación existe formación de polvo.
  • No retirar la etiqueta.
  • Seguir las instrucciones indicadas para una correcta eliminación de residuos
  • Manipular y abrir los envases con prudencia evitando que se derrame y produzca excesivo polvo.
  • Evitar todo tipo de derrame o fuga. No dejar los recipientes abiertos.
  • Mantener el producto lejos de alimentos, bebidas o tabaco.
  • No comer, beber ni fumar durante su manipulación ni en las zonas de aplicación y secado.
  • Después de la manipulación, se deben lavar las manos con agua y jabón. Una vez finalizados los trabajos, hay que  lavarse o ducharse. Lavar las prendas manchadas antes de volver a utilizarlas.
  • Usar los equipos de protección individual necesarios.

  • Respetar y mantener el lugar establecido para el almacenamiento de los productos químicos.
  • Agrupar los productos químicos por el tipo de riesgo que presentan, con el fin de evitar el almacenamiento conjunto de productos incompatibles.
  • Respetar la señalización.
  • Mantener unas condiciones adecuadas de ventilación, temperatura y luminosidad, así como proteger los productos de la luz directa del sol.
  • Conservar los productos en su envase de origen, bien cerrados y con dispositivo de seguridad.
  • Mantener el etiquetado de los productos. No eliminar etiquetas. Avisar al responsable del centro si se detecta algún producto sin etiquetar.
  • Garantizar que todos los productos almacenados estén adecuadamente identificados.
  • Las estanterías deberán ser de un material adecuado a los productos químicos almacenados (no serán de madera). Son recomendables las metálicas.
  • Los envases pesados, así como ácidos y bases, se deben colocar en los estantes más bajos.
  • Garantizar unas condiciones adecuadas de orden y limpieza.
  • Almacenar en sus envases originales cerrados. En lugar seco y ventilado. Evitar condiciones de humedad extremas. Para evitar derrames, los envases, una vez abiertos, se deberán volver a cerrar cuidadosamente.
  • Intervalo de temperaturas de almacenamiento: mínimo 5 ºC y máximo 40 ºC.
  • Mantener alejado de agentes oxidantes y de materiales altamente alcalinos o ácidos fuertes.
  • Conservar lejos de productos alimenticios y bebidas. Para garantizar la calidad y las propiedades del producto, conservar los recipientes herméticamente cerrados.

  • Implantar las medidas que sean necesarias para evitar al máximo la producción de residuos.
  • Los residuos deben manipularse y eliminarse de acuerdo con las legislaciones locales y nacionales vigentes.
  • En la medida de lo posible, el reciclaje es prioritario a la eliminación. En el caso de los residuos de yeso en obras de construcción se pueden reciclar y aprovechar en nuevos materiales de construcción.
  • Tipo de residuo: residuo peligroso para el estado de polvo. En este caso se eliminará a través de gestor autorizado.
  • Residuo no peligroso después de endurecimiento con agua (en construcción placas de yeso laminado).
  • Depósito de residuos como material de construcción a base de yeso.
  • Recipientes contaminados: contactar con el fabricante.
  • Sacos contaminados: podrán ser reciclados una vez descontaminados.
  • No verter en los desagües ni en las corrientes de agua.

En caso de duda, o cuando persistan los síntomas de malestar, solicitar atención médica. Los síntomas de intoxicación pueden aparecer hasta 48 horas después, se requiere supervisión médica después del accidente.

  • En caso de inhalación: se recomienda en caso de síntomas de intoxicación retirar al afectado del lugar de exposición, suministrarle aire limpio y mantenerlo en reposo. Solicitar atención médica en el caso de que los síntomas persistan.
  • En caso de contacto con la piel: lavar a fondo las zonas afectadas con abundante agua fría o templada y jabón neutro. En caso de afección importante acudir al médico.
  • En caso de contacto con los ojos: quitar las lentes de contacto si las lleva.  Lavar por irrigación los ojos con abundante agua limpia y fresca, tirando hacia arriba de los párpados.  Solicitar de inmediato asistencia médica especializada.
  • En caso de ingestión: en caso de ingestión, requerir asistencia médica inmediata.  No provocar el vómito, debido al riesgo de aspiración. Mantener al afectado en reposo.

Nunca debe administrarse nada por la boca a una persona inconsciente.

Trabajadores que tras un reconocimiento médico presenten un APTO CONDICIONADO O NO APTO para el uso de estos productos.

DESINCRUSTANTE

Producto líquido de naturaleza ácida que se utiliza normalmente diluido para eliminar restos de cemento o cal.  

Tiene múltiples aplicaciones, se utiliza para eliminar restos de obra de cemento, cal, partículas, etc., de fachadas, muros, baldosas, piscinas y demás construcciones.

PELIGROS PARA LA SALUD

Inhalación:  produce irritación de las vías respiratorias superiores con carácter reversible.

Contacto con los ojos: produce lesiones oculares

Contacto con la piel: produce inflamación cutánea.

Ingestión: la ingestión de una cantidad considerable puede producir irritación de garganta, dolor abdominal, náuseas y vómitos.

 

PELIGROS FÍSICOS

En condiciones normales de almacenamiento, manipulación y uso son estables, es decir, no se descomponen.

En condiciones normales no se esperan reacciones peligrosas que puedan producir una presión o temperaturas excesivas.

Alejar de materiales comburentes y combustibles.

Puede liberar por descomposición mezclas complejas de sustancias químicas: dióxido de carbono, monóxido de carbono y otros compuestos orgánicos.

  • Seguir las indicaciones de la etiqueta de los envases y de las fichas de datos de seguridad.
  • Cuando se puedan producir derrames, llevar a cabo la operación en lugares específicos que garanticen una recogida y drenaje de estos a lugar seguro y en condiciones de ventilación adecuadas. Prever el uso de sustancias o cubetos de neutralización para cada caso. No utilizar trapos o papel para su absorción.
  • Producto inflamable bajo condiciones normales de almacenamiento. Se recomienda trasvasar a velocidades lentas para evitar la generación de cargas electrostáticas que puedan afectar a productos inflamables.
  • Evitar y controlar posibles focos de ignición.
  • Disponer de material absorbente y de barreras de control de la contaminación próxima a la zona de manipulación.
  • Asegurar una buena ventilación en el puesto de trabajo.
  • Evitar, en la medida de lo posible, el trasvase de productos químicos. Si ello no es posible, realizarlo a velocidades lentas, en una zona bien ventilada, disponiendo de control de derrames y limitando las operaciones manuales a las mínimas posibles. Procurar, en su caso, el empleo de sistemas de bombeo manuales o mecánicos.
  • Evitar el vertido libre desde el recipiente.
  • Evitar el contacto con los ojos y la piel.
  • No tocar los productos químicos con las manos, ni comer, fumar, beber, aplicar cosméticos, etc. durante su manipulación.
  • Mantener el producto lejos de alimentos, bebidas o tabaco.
  • Antes de cada pausa se deben lavar las manos. Al terminar el trabajo los trabajadores se deberán lavar o duchar y aplicarse crema hidratante inmediatamente después. Lavar la ropa manchada o humedecida previamente a su reutilización.
  • Conservar el etiquetaje de los recipientes y etiquetar debidamente las soluciones preparadas. Emplear envases adecuados al tipo de riesgo que presenta cada producto.
  • Mantener los recipientes cerrados herméticamente.
  • No reutilizar envases para otros productos sin eliminar la etiqueta original. No sobreponer etiquetas.
  • Limpiar los envases que se vayan a reutilizar, aunque sea para contener el mismo producto.
  • Se debe garantizar el orden y la limpieza cuando se manipulen productos peligrosos.
  • Utilizar los equipos de protección individual establecidos.

  • Establecer un lugar seguro en la obra para el almacenamiento de los productos químicos.
  • Observar lo establecido en la ficha de datos de seguridad del producto en cuanto al almacenamiento.
  • Mantener unas condiciones adecuadas de ventilación, temperatura y luminosidad, así como proteger a los productos de la luz directa del sol.
  • Evitar fuentes de calor, de radiación y electricidad estática.
  • Conservar los productos correctamente identificados, en su envase de origen, bien cerrados y con dispositivo de seguridad.
  • Disponer de materiales de absorción adecuados (tierra, arena o similar, nunca serrín) para la recogida de posibles fugas y derrames.
  • Tener precaución en caso de materiales combustibles y comburentes.
  • No almacenar envases de plástico al aire libre.
  • Restringir el acceso al personal.
  • Garantizar unas condiciones adecuadas de orden y limpieza.

  • Depositar los residuos y envases en desuso en el lugar habilitado para ello.
  • Evitar su vertido a cursos de agua.
  • Se considera residuo peligroso. Los envases, se gestionarán del mismo modo que el propio producto.

En caso de accidente o malestar, acuda inmediatamente al médico. Los síntomas de intoxicación pueden aparecer hasta 48 horas después, se requiere supervisión médica después del accidente.

  • En caso de inhalación: en caso de intoxicación, evacuar al trabajador a zona exterior con aire limpio. Solicitar asistencia médica en caso de duda, exposición directa o malestar. Mostrar FDS del producto.
  • En caso de  contacto con la piel: limpiar la zona afectada con agua por arrastre y jabón neutro.
  • En caso de contacto con los ojos: enjuagar los ojos con agua a temperatura ambiente al menos durante 15 min.No frotarse los ojos ni cerrarlos.
  • En caso de ingestión: si se ha tragado, no provocar el vómito. Enjuagar la boca y la garganta. Si se presentan vómitos, incline a la persona hacia adelante.

Nunca debe administrarse nada por la boca a una persona inconsciente.

Trabajadores que tras un reconocimiento médico presenten un APTO CONDICIONADO O NO APTO para el uso de estos productos.

LUBRICANTE

Se trata de sustancias que hacen disminuir la fricción entre superficies en contacto y evitan la degradación y desgaste. Se suelen utilizar en estado líquido y son producidos a partir de derivados del petróleo.

En construcción se emplean principalmente para soltar, deslizar o desenroscar con facilidad toda clase de piezas agarrotadas por la acción del óxido o la suciedad.

 

PELIGROS PARA LA SALUD

Inhalación: puede ser mortal en caso de ingestión y penetración en las vías respiratorias.

Contacto con los ojos: provoca irritación ocular grave.

Contacto con la piel: provoca irritación cutánea.

 

PELIGROS FÍSICOS

Contiene gas inflamable.

Peligro de explosión en caso de calentamiento.

  • Seguir las indicaciones de la etiqueta de los envases y de las fichas de datos de seguridad.
  • Disponer de material absorbente y de barreras de control de la contaminación próxima a la zona de manipulación del producto.
  • Asegurar suficiente ventilación /aspiración en el puesto de trabajo para evitar la formación de vapores.
  • Mantener el producto lejos de fuentes de ignición.
  • No rociar sobre llamas o cuerpos incandescentes.
  • No tocar los productos químicos con las manos, ni comer, fumar, beber, aplicar cosméticos, etc. durante su manipulación.
  • Mantener el producto lejos de alimentos, bebidas o tabaco.
  • Antes de cada pausa se deben lavar las manos. Al terminar el trabajo los trabajadores se deberán lavar o duchar y aplicarse crema hidratante inmediatamente después. Lavar la ropa manchada o humedecida previamente a su reutilización.
  • Conservar el etiquetaje de los recipientes y etiquetar debidamente las soluciones preparadas. Emplear envases adecuados al tipo de riesgo que presenta cada producto.
  • Mantener los recipientes cerrados herméticamente.
  • No reutilizar envases para otros productos sin eliminar la etiqueta original. No sobreponer etiquetas.
  • Limpiar los envases que se vayan a reutilizar, aunque sea para contener el mismo producto.
  • Utilizar los equipos de protección individual establecidos.

  • Observar las normas básicas de almacenamiento de productos químicos.
  • Almacenar en sus envases originales cerrados, en lugar fresco, seco y bien ventilado.
  • Proteger de las condiciones extremas de humedad y temperatura, así como de los rayos solares directos.
  • Almacenar lejos de sustancias y mezclas que reaccionan espontáneamente:

- Peróxidos orgánicos.

- Oxidantes.

- Sólidos inflamables.

- Líquidos pirofóricos.

- Sólidos pirofóricos.

- Sustancias y mezclas que experimentan calentamiento espontáneo.

- Sustancias y mezclas que, en contacto con el agua, desprenden gases inflamables.

- Explosivos. 

  • Depositar los residuos y envases en desuso en el lugar habilitado para ello.
  • No presurizar, cortar, soldar, perforar, triturar ni exponer estos contenedores al calor, llamas, chispas u otras fuentes de ignición. Pueden explotar y provocar lesiones.
  • Evitar su vertido en redes de alcantarillado, sistemas de drenaje o aguas superficiales (por ejemplo, arroyos).
  • Los contenedores vacíos retienen residuos y pueden ser peligrosos. Desecharlo como si se tratara de un producto sin usar.
  • Vaciar las latas de aerosol por completo.

En caso de accidente o malestar, acuda inmediatamente al médico. Los síntomas de intoxicación pueden aparecer hasta 48 horas después, se requiere supervisión médica después del accidente.

  • En caso de inhalación: transportar al trabajador afectado al aire fresco. Consultar un médico si los síntomas aparecen.
  • En caso de contacto con la piel: lavar inmediatamente la piel con agua en abundancia. Quitar la ropa y los zapatos contaminados. Consultar a un médico. Lavar la ropa antes de reutilizarla. Limpiar a fondo los zapatos antes de reutilizarlos.
  • En caso de contacto con los ojos: lavar abundantemente los ojos con agua como medida de precaución. Consultar a un médico si aparece y persiste una irritación.
  • En caso de ingestión: si se ha tragado, no provocar el vómito. Enjuague la boca completamente con agua. Si se presentan vómitos, incline a la persona hacia adelante. Avisar inmediatamente a un médico o a un centro de información toxicológica.

Nunca debe administrarse nada por la boca a una persona inconsciente.

Trabajadores que tras un reconocimiento médico presenten un APTO CONDICIONADO O NO APTO para el uso de estos productos.

PINTURA BASE ACEITE

La pintura al aceite se compone de pigmentos en suspensión en aceites secantes de linaza, ricino o coco, entre otros. Se usa sobre todo para pintar vidrios, realizar imprimaciones corrosivas sobre metales y pintar madera de exteriores.

PELIGROS PARA LA SALUD

Inhalación: presenta sustancias clasificadas como peligrosas por inhalación, toxicas en determinados órganos por exposición única.  

Contacto con los ojos: produce lesiones oculares tras el contacto.

Contacto con la piel: produce inflamación cutánea. El contacto prolongado con la piel puede derivar en episodios de dermatitis alérgicas de contacto.

Ingestión: la ingesta de una dosis considerable puede originar irritación de garganta, dolor abdominal, náuseas y vómitos. Efectos nocivos para la salud en caso de ingestión de manera repetitiva, produciendo depresión del sistema nervioso central, ocasionando dolor de cabeza, mareos, vértigos, náuseas, vómitos, confusión y en caso de afección grave, pérdida de conciencia.

Efectos CMR (mutagénicas y tóxicas para la reproducción): la exposición a este producto puede causar cáncer y alteraciones genéticas. Puede dañar al feto, se sospecha que perjudica a la fertilidad.

 

PELIGROS FÍSICOS

Estable en condiciones normales de almacenamiento, manipulación y uso. No se esperan reacciones peligrosas que puedan producir una presión o temperaturas excesivas. Mantener siempre alejado de los materiales comburentes. Evitar la luz directa. Por descomposición térmica puede formar productos como dióxido de carbono, monóxido de carbono y otros compuestos orgánicos.

  • Seguir las indicaciones establecidas en la etiqueta de los envases y en las fichas de datos de seguridad.
  • Seguir, en su caso, los procedimientos de trabajo que se hayan establecido, en especial en las operaciones peligrosas (trasvase, mezcla, alimentación de equipos, transporte de recipientes, etc.).
  • Hacer uso de la extracción localizada y mantener una adecuada ventilación general, si durante la operación existen desprendimientos de gases o vapores o formación de polvo.
  • Manipular o transportar los recipientes de capacidad superior a dos litros mediante protectores de envases, cubos o carros; y transportar los envases de vidrio en contenedores.
  • Mantener el producto lejos de alimentos, bebidas o tabaco.
  • Antes de cada pausa se deben lavar las manos. Al terminar el trabajo los trabajadores se deberán lavar o duchar y aplicarse crema hidratante inmediatamente después. Lavar la ropa manchada o humedecida previamente a su reutilización.
  • Conservar el etiquetaje de los recipientes y etiquetar debidamente las soluciones preparadas. Emplear envases adecuados al tipo de riesgo que presenta cada producto.
  • Mantener los recipientes cerrados herméticamente.
  • No reutilizar envases para otros productos sin eliminar la etiqueta original. No sobreponer etiquetas.
  • Limpiar los envases que se vayan a reutilizar, aunque sea para contener el mismo producto.
  • Seguir las instrucciones indicadas para una correcta eliminación de residuos químicos (se depositarán en recipientes adecuados, en función de su peligrosidad, hasta su eliminación).
  • Utilizar los equipos de protección individual apropiados para cada tarea y tipo de producto (gafas, guantes, máscaras, pantallas de protección, etc.).
  • Seguir las pautas indicadas para una adecuada actuación en caso de incidente, accidente o emergencia (incendio, explosión, derrame, proyección, salpicadura, quemadura, etc.)
  • Mantener los recipientes herméticamente cerrados.
  • Controlar los derrames y residuos, eliminándolos con métodos seguros.
  • Evitar el vertido libre desde el recipiente.
  • Mantener orden y limpieza donde se manipulen productos peligrosos.
  • Manipular en lugares fijos que reúnan las debidas condiciones de seguridad (duchas de emergencia y lavaojos en las proximidades), empleando equipos de protección personal, en especial de cara y manos.
  • Limitar los trasvases manuales a recipientes de pequeña cantidad.
  • Se recomienda manipularlo dentro de un área que disponga de barreras de control de la contaminación en caso de vertido, así como disponer de material absorbente en las proximidades del mismo.

  • Establecer un lugar seguro en la obra para el almacenamiento de los productos químicos.
  • Agrupar los productos químicos por el tipo de riesgo que presentan, con el fin de evitar el almacenamiento conjunto de productos incompatibles.
  • Señalizar claramente y en lugar visible los riesgos.
  • Mantener unas condiciones adecuadas de ventilación, temperatura y luminosidad, así como proteger a los productos de la luz directa del sol.
  • Conservar los productos en su envase de origen, bien cerrados y con dispositivo de seguridad.
  • Garantizar que todos los productos almacenados estén adecuadamente identificados.
  • Utilizar cubetos de retención o baldas inclinadas con recogida de fugas o derrames de producto químico. El suelo deberá ser impermeable para evitar su filtración y propagación.
  • Las estanterías deberán ser de un material adecuado a los productos químicos almacenados (no serán de madera). Son recomendables las metálicas.
  • Revisar las áreas de almacenamiento periódicamente para detectar posibles anomalías y proceder a subsanarlas de forma inmediata.
  • Disponer de materiales de absorción adecuados (tierra, arena o similar, nunca serrín) para la recogida de posibles fugas  y derrames.
  • Los envases pesados, así como ácidos y bases, se deben colocar en los estantes más bajos.
  • Alejar los reactivos sensibles al agua de las tomas o conducciones de esta.
  • No almacenar envases de plástico al aire libre.
  • Los productos químicos serán revisados periódicamente, al menos una vez al año. Aquéllos cuya vida útil haya expirado, estén deteriorados o se encuentren en recipientes con fugas, deberán ser evacuados en condiciones de seguridad.
  • Garantizar unas condiciones adecuadas de orden y limpieza.
  • Mantener el producto alejado de agentes oxidantes, bases fuertes y ácidos fuertes.
  • Conservar en un lugar seco, fresco y bien ventilado.
  • Mantener el recipiente herméticamente cerrado.
  • No fumar.
  • Evitar el acceso no autorizado.
  • Los envases abiertos deben cerrarse perfectamente con cuidado y mantenerlos en posición vertical para evitar derrames.
  • Evitar si es posible la radiación solar y las condiciones de humedad extremas.
  • Evitar fuentes de calor, radiación, electricidad estática y el contacto con alimentos.
  • Almacenar como máximo a 30ºC.
  • No almacenar junto a materiales comburentes.

  • Establecer un lugar adecuado en la obra para el depósito de residuos.
  • No verter en desagües o en el medio ambiente.
  • Eliminar en un punto autorizado de recogida de residuos.
  • Eliminar esta sustancia y su recipiente en un punto de recogida pública de residuos especiales o peligrosos.

En caso de accidente o malestar, acuda inmediatamente al médico. Los síntomas de intoxicación pueden aparecer hasta 48 horas después, se requiere supervisión médica después del accidente.

  • En caso de inhalación: desplazar al afectado de la zona contaminada y trasladarlo al aire libre. En caso de malestar, solicitar atención médica mostrándole la ficha de datos de seguridad del producto.
  • En caso de contacto con la piel: lavar la zona afectada con agua de arrastre y jabón neutro.
  • En caso de contacto con los ojos: quitar las lentes de contacto. Lavar por irrigación los ojos con abundante agua limpia y fresca durante al menos 15 minutos, evitado cerrar o frotarse los ojos.
  • En caso de ingestión: no provocar el vómito, en caso de que se produzca mantener la cabeza hacia delante para evitar la aspiración. Mantener al afectado en reposo. Enjuagar la boca y la garganta.                                                                            

 

Nunca debe administrarse nada por la boca a una persona inconsciente.

Trabajadores especialmente sensibles:

  • Trabajadores que tras un reconocimiento médico presenten un APTO CONDICIONADO O NO APTO para el uso de estos productos.
  • Trabajadoras en estado de gestación.
  • Trabajadoras en periodo de lactancia.
 
 

PINTURA BASE AGUA

Se denomina así aquel tipo de pintura cuyo diluyente es el agua. También se denomina pintura plástica o acrílica. Se utiliza en trabajos de pintura tanto para interior como para exterior. Para cubrir paredes y techos e incluso suelos.

PELIGROS

No se conocen efectos significativos o riesgos críticos.

PELIGROS PARA LA SALUD

Inhalación: no existen datos disponibles.

Contacto con los ojos: el contacto del líquido con los ojos puede causar irritación y lesiones reversibles.

Contacto con la piel: no existen datos disponibles.

Ingestión: no existen datos disponibles.

 

PELIGROS FÍSICOS

En condiciones normales de almacenamiento y uso, no se producen reacciones peligrosas.

Expuesto a altas temperaturas, puede producir productos de descomposición peligrosos.

Mantener siempre alejado de los materiales siguientes para evitar reacciones exotérmicas violentas: agentes oxidantes, bases fuertes, ácidos fuertes.

En condiciones normales de almacenamiento y uso, no se deberían formar productos de descomposición peligrosos.

  • Seguir la información que al respecto se indica en la etiqueta de los envases y en las fichas de datos de seguridad.
  • Evitar el contacto con los ojos y la piel.
  • Evitar la inhalación del vapor, la pulverización o la neblina.
  • Prohibido comer, beber o fumar en los lugares donde se manipula, almacena o trata este producto.
  • No utilizar presión para vaciarlo. El envase no es un recipiente que resiste a la presión.
  • Mantener siempre en envases del mismo material que el original.
  • Mantener unas buenas condiciones de orden y limpieza.
  • Evitar, en la medida de lo posible, el trasvase de productos químicos.
  • Mantener el producto lejos de alimentos, bebidas o tabaco.
  • Antes de cada pausa se deben lavar las manos. Al terminar el trabajo los trabajadores se deberán lavar o duchar y aplicarse crema hidratante inmediatamente después. Lavar la ropa manchada o humedecida previamente a su reutilización.
  • Conservar la etiqueta de los recipientes y etiquetar debidamente las soluciones preparadas.
  • Mantener los recipientes cerrados herméticamente.
  • No reutilizar envases para otros productos sin eliminar la etiqueta original. No sobreponer etiquetas.
  • Limpiar los envases que se vayan a reutilizar, aunque sea para contener el mismo producto.
  • No utilizar el producto cerca de llamas o de otras posibles fuentes de ignición.
  • Evitar la formación de concentraciones altas de vapor en el aire. Impedir la creación de nubes inflamables o explosivas.
  • Garantizar una ventilación adecuada. En caso necesario, instalar un sistema de extracción adecuado.
  • Evitar la generación de cargas electrostáticas. Los equipos e instalaciones eléctricas estarán protegidos frente al riesgo de incendio o explosión según la reglamentación vigente. No se deben emplear herramientas que puedan producir chispas.
  • Seguir las instrucciones indicadas para una correcta eliminación de residuos químicos (se depositarán en recipientes adecuados, en función de su peligrosidad, hasta su eliminación).
  • Utilizar los equipos de protección individual apropiados para cada tarea.
  • Seguir las pautas indicadas para una adecuada actuación en caso de incidente, accidente o emergencia.

  • Establecer un lugar seguro en la obra para el almacenamiento de los productos químicos.
  • Señalizar claramente y en lugar visible los riesgos.
  • Mantener unas condiciones adecuadas de ventilación, temperatura y luminosidad, así como proteger a los productos de la luz directa del sol.
  • Mantener el producto alejado de agentes oxidantes, bases fuertes y ácidos fuertes.
  • Conservar en un lugar seco, fresco y bien ventilado.
  • Conservar los productos en su envase de origen, y herméticamente cerrados.
  • No fumar.
  • Los envases abiertos deben cerrarse perfectamente con cuidado y mantenerlos en posición vertical para evitar derrames.
  • Fijar y respetar cantidades máximas de productos químicos almacenados. Reducir el stock al mínimo posible.
  • Garantizar que todos los productos almacenados estén adecuadamente identificados.
  • Utilizar cubetos de retención o baldas inclinadas con recogida de fugas o derrames de producto químico. El suelo deberá ser impermeable para evitar su filtración y propagación.
  • Las estanterías deberán ser de un material adecuado a los productos químicos almacenados (no serán de madera). Son recomendables las metálicas.
  • Revisar las áreas de almacenamiento periódicamente para detectar posibles anomalías y proceder a subsanarlas de forma inmediata.
  • Disponer de materiales de absorción adecuados (tierra, arena o similar, nunca serrín) para la recogida de posibles fugas  y derrames.
  • Los envases pesados, así como ácidos y bases, se deben colocar en los estantes más bajos.
  • Alejar los reactivos sensibles al agua de las tomas o conducciones de esta.
  • No almacenar envases de plástico al aire libre.
  • Restringir el acceso al personal.
  • Garantizar unas condiciones adecuadas de orden y limpieza.

  • Desechar los sobrantes y productos no reciclables por medio de un gestor autorizado.
  • Establecer un lugar adecuado en la obra para depositar los residuos.
  • No tirar los residuos por la alcantarilla.

En caso de accidente o malestar, acuda inmediatamente al médico. Los síntomas de intoxicación pueden aparecer hasta 48 horas después, se requiere supervisión médica después del accidente.

  • En caso de inhalación: transportar al trabajador afectado al aire fresco.
  •  En caso de contacto con la piel: lavar inmediatamente la piel con agua y jabón neutro. En caso de alteraciones en la piel (escozor, rojez, etc.) acudir al médico con la ficha de datos de seguridad.
  • En caso de contacto con los ojos: lavar abundantemente los ojos con agua hasta la eliminación del producto. En caso de molestias, acudir al médico con la ficha de datos de seguridad.
  • En caso de  ingestión: en caso de ingestión de grandes cantidades se recomienda solicitar asistencia médica.

Nunca debe administrarse nada por la boca a una persona inconsciente.

Trabajadores que tras un reconocimiento médico presenten un APTO CONDICIONADO O NO APTO para el uso de estos productos.

PINTURA BASE DISOLVENTE

Se denomina así aquel tipo de pintura cuyo diluyente o ligante es un disolvente. Se utilizan para pintar suelos de aparcamientos y naves industriales o lugares que se necesite proteger o decorar. También se utilizan para pintar muros y pavimentos de piscinas de cemento u hormigón.

PELIGROS PARA LA SALUD

Inhalación: puede provocar somnolencia o vértigo. La exposición a vapores de disolvente por encima del límite de exposición ocupacional establecido puede producir efectos adversos para la salud, tales como irritación de la mucosa o aparato respiratorio, así como efectos adversos en los riñones, hígado y sistema nervioso central.

Contacto con los ojos: el contacto del líquido con los ojos puede causar irritación y lesiones reversibles.

Contacto con la piel: provoca irritación cutánea. La exposición repetida puede provocar sequedad y formación de grietas en la piel.

Ingestión: si se ingiere, puede causar irritaciones en la garganta; otros efectos pueden ser iguales a los descritos en la exposición a los vapores.

Toxicidad para la reproducción: contiene sustancias que pueden ser toxicas para la reproducción de los seres humanos. Puede perjudicar a los niños alimentados con leche materna.

 

PELIGROS FÍSICOS

Estable en condiciones normales de almacenamiento y manipulación.

Mantener siempre alejado de los materiales siguientes para evitar reacciones exotérmicas violentas: agentes oxidantes, bases fuertes, ácidos fuertes.

Mantener alejados de fuentes de calor. Evitar en lo posible la radiación solar.

Por descomposición térmica puede formar productos peligrosos: ácido clorhídrico, óxidos de azufre y compuestos halogenados.

  • Con carácter general, se debe seguir la información que se indica al respecto en la etiqueta de los envases y en las fichas de datos de seguridad.
  • Seguir, en su caso, los procedimientos de trabajo que se hayan establecido, en especial en las operaciones peligrosas (trasvase, mezcla, alimentación de equipos, transporte de recipientes, etc.).
  • Hacer uso de la extracción localizada y mantener una adecuada ventilación general, si durante la operación existen desprendimientos de gases o vapores o formación de polvo.
  • Cuando se puedan producir derrames, llevar a cabo la operación en lugares específicos que garanticen una recogida y drenaje de estos a lugar seguro y en condiciones de ventilación adecuadas. Prever el uso de sustancias o cubetos de neutralización para cada caso. No utilizar trapos o papel para su absorción.
  • Manipular o transportar los recipientes de capacidad superior a dos litros mediante protectores de envases, cubos o carros; y transportar los envases de vidrio en contenedores.
  • Evitar, en la medida de lo posible, el trasvase de productos químicos. Si ello no es posible, realizarlo a velocidades lentas, en una zona bien ventilada, disponiendo de control de derrames y limitando las operaciones manuales a las mínimas posibles. Procurar, en su caso, el empleo de sistemas de bombeo manuales o mecánicos.
  • No tocar los productos químicos con las manos, ni comer, fumar, beber, aplicar cosméticos, etc. durante su manipulación.
  • Mantener el producto lejos de alimentos, bebidas o tabaco.
  • Antes de cada pausa se deben lavar las manos. Al terminar el trabajo los trabajadores se deberán lavar o duchar y aplicarse crema hidratante inmediatamente después. Lavar la ropa manchada o humedecida previamente a su reutilización.
  • Conservar el etiquetaje de los recipientes y etiquetar debidamente las soluciones preparadas. Emplear envases adecuados al tipo de riesgo que presenta cada producto.
  • Mantener los recipientes cerrados herméticamente.
  • No reutilizar envases para otros productos sin eliminar la etiqueta original. No sobreponer etiquetas.
  • Limpiar los envases que se vayan a reutilizar, aunque sea para contener el mismo producto.
  • Evitar la inhalación del vapor, la pulverización o la neblina.
  • Prohibido comer, beber o fumar en los lugares donde se manipula, almacena o trata este producto. Lavarse las manos después de la manipulación de este producto.
  • Evitar todo tipo de derrame. Dejar los recipientes cerrados.
  • Utilizar en zonas libres de ignición y alejadas de cualquier fuente de calor. No fumar. No utilizar herramientas que puedan producir chispas.
  • Evitar cualquier vertido al medio ambiente; prestar atención al agua de limpieza.
  • Seguir las instrucciones indicadas para una correcta eliminación de residuos químicos (se depositarán en recipientes adecuados, en función de su peligrosidad, hasta su eliminación).
  • Utilizar los equipos de protección individual apropiados para cada tarea y tipo de producto (gafas, guantes, máscaras, pantallas de protección, etc.).
  • Seguir las pautas indicadas para una adecuada actuación en caso de incidente, accidente o emergencia (incendio, explosión, derrame, proyección, salpicadura, quemadura, etc.).

  • Establecer un lugar seguro en la obra para el almacenamiento de los productos químicos.
  • Agrupar los productos químicos por el tipo de riesgo que presentan, con el fin de evitar el almacenamiento conjunto de productos incompatibles.
  • Señalizar claramente y en lugar visible los riesgos.
  • Mantener unas condiciones adecuadas de ventilación, temperatura y luminosidad, así como proteger  los productos de la luz directa del sol.
  • Conservar los productos en su envase de origen, bien cerrados y con dispositivo de seguridad.
  • Garantizar que todos los productos almacenados estén adecuadamente identificados.
  • Utilizar cubetos de retención o baldas inclinadas con recogida de fugas o derrames de producto químico. El suelo deberá ser impermeable para evitar su filtración y propagación.
  • Las estanterías deberán ser de un material adecuado a los productos químicos almacenados (no serán de madera). Son recomendables las metálicas.
  • Revisar las áreas de almacenamiento periódicamente para detectar posibles anomalías y proceder a subsanarlas de forma inmediata.
  • Disponer de materiales de absorción adecuados (tierra, arena o similar, nunca serrín) para la recogida de posibles fugas  y derrames.
  • Los envases pesados, así como ácidos y bases, se deben colocar en los estantes más bajos.
  • Alejar los reactivos sensibles al agua de las tomas o conducciones de esta.
  • No almacenar envases de plástico al aire libre.
  • Los productos químicos serán revisados periódicamente, al menos una vez al año. Aquéllos cuya vida útil haya expirado, estén deteriorados o se encuentren en recipientes con fugas, deberán ser evacuados en condiciones de seguridad.
  • Garantizar unas condiciones adecuadas de orden y limpieza.
  • Mantener el producto alejado de agentes oxidantes, bases fuertes y ácidos fuertes.
  • Conservar en un lugar seco, fresco y bien ventilado.
  • Mantener el recipiente herméticamente cerrado.
  • No fumar.
  • Evitar el acceso no autorizado.
  • Los envases abiertos deben cerrarse perfectamente con cuidado y mantenerlos en posición vertical para evitar derrames.
  • Evitar si es posible la radiación solar y las condiciones de humedad extremas.
  • Ver restricciones de almacenamiento en caso de aplicación del Reglamento APQ.

  • Depositar los residuos o recipientes en desuso en el lugar habilitado para ello.
  • No verter en desagües o en el medio ambiente.
  • Eliminar en un punto autorizado de recogida de residuos.
  • Eliminar esta sustancia y su recipiente en un punto de recogida pública de residuos especiales o peligrosos.

En caso de accidente o malestar, acuda inmediatamente al médico. Los síntomas de intoxicación pueden aparecer hasta 48 horas después, se requiere supervisión médica después del accidente.

  • En caso de inhalación: evacuar al afectado de la zona contaminada y trasladarlo al aire libre. Si la respiración es irregular o se detiene, se debe practicar la respiración artificial. Si está inconsciente, colocarlo en posición de recuperación apropiada. Mantenerlo cubierto con ropa de abrigo mientras se procura atención médica.
  • En caso de contacto con la piel: quitar inmediatamente la ropa contaminada. Lavar a fondo las zonas afectadas con abundante agua fría o templada y jabón neutro, o con otro producto adecuado para la limpieza de la piel. No emplear disolventes.
  • En caso de contacto con los ojos: quitar las lentes de contacto. Lavar por irrigación los ojos con abundante agua limpia y fresca durante al menos 15 minutos, tirando hacia arriba de los párpados, hasta que descienda la irritación. Solicitar de inmediato asistencia médica especializada.
  • En caso de ingestión: en caso de ingestión, acudir inmediatamente al médico y mostrar la etiqueta o el envase. No provocar el vómito, debido al riesgo de aspiración. Mantener al afectado en reposo.

Nunca debe administrarse nada por la boca a una persona inconsciente.

Trabajadores especialmente sensibles:

  • Trabajadores que tras un reconocimiento médico presenten un APTO CONDICIONADO O NO APTO para el uso de estos productos.
  • Trabajadoras en estado de gestación.
  • Trabajadoras en periodo de lactancia.

DESENCOFRANTE BASE MINERAL

Son agentes químicos que evitan que el mortero se quede adherido a los moldes o paneles del encofrado, tanto de madera, metálicos, PVC, etc. En construcción se emplean principalmente para desprender el hormigón o el mortero de los moldes o paneles.

PELIGROS PARA LA SALUD

Inhalación: contienen disolventes orgánicos volátiles que perjudican la salud. La exposición a concentraciones de vapores por encima del límite de exposición puede tener diversos efectos negativos para la salud (irritación de la mucosa y del sistema respiratorio, daños en los riñones, hígado y sistema nervioso central). Síntomas: dolor de cabeza, vértigos, fatiga, debilidad muscular, somnolencia y, en casos extremos, pérdida de la consciencia. 

Contacto con los ojos: pueden provocar irritación.

Contacto con la piel: irritan la piel. Exposiciones repetidas pueden generar sequedad o formación de grietas en la piel e incluso dermatitis como consecuencia de la eliminación de la grasa de la piel.

Ingestión: irritación del aparato digestivo, náuseas y dolor abdominal.

 

PELIGROS FÍSICOS

Los vapores pueden formar una mezcla explosiva con el aire

 

 

  • Con carácter general, seguir la información que al respecto se indica en la etiqueta de los envases y en las fichas de datos de seguridad.
  • Mantener unas buenas condiciones de orden y limpieza.
  • Seguir, en su caso, los procedimientos de trabajo que se hayan establecido, en especial en las operaciones peligrosas (trasvase, mezcla, etc.).
  • Cuando se puedan producir derrames, llevar a cabo la operación en lugares específicos que garanticen una recogida y drenaje de estos a lugar seguro y en condiciones de ventilación adecuadas.
  • Manipular o transportar los recipientes de capacidad superior a dos litros mediante protectores de envases, cubos o carros; y transportar los envases de vidrio en contenedores.
  • Evitar, en la medida de lo posible, el trasvase de productos químicos. Si ello no es posible, realizarlo a velocidades lentas, en una zona bien ventilada, disponiendo de control de derrames y limitando las operaciones manuales a las mínimas posibles. Procurar, en su caso, el empleo de sistemas de bombeo manuales o mecánicos.
  • No tocar los productos químicos con las manos, ni comer, fumar, beber, aplicar cosméticos, etc. durante su manipulación.
  • Mantener el producto lejos de alimentos, bebidas o tabaco.
  • Antes de cada pausa se deben lavar las manos. Al terminar el trabajo los trabajadores se deberán lavar o duchar y aplicarse crema hidratante inmediatamente después. Lavar la ropa manchada o humedecida previamente a su reutilización.
  • Conservar el etiquetaje de los recipientes y etiquetar debidamente las soluciones preparadas. Emplear envases adecuados al tipo de riesgo que presenta cada producto.
  • Mantener los recipientes cerrados herméticamente.
  • No reutilizar envases para otros productos sin eliminar la etiqueta original. No sobreponer etiquetas.
  • Mantener el producto lejos de fuentes de ignición.
  • Evitar la inhalación de vapor o neblina. Procurar una buena ventilación.
  • Limpiar completamente los envases vacíos.
  • En el caso de desencofrantes con riesgo de formación de nubes de vapor inflamable o explosivo, tomar medidas contra las cargas electrostáticas. Usar aparatos protegidos contra las explosiones.
  • Usar los equipos de protección individual necesarios.

  • Respetar y mantener adecuadamente el lugar establecido en obra para el almacenamiento de los productos químicos.
  • Mantener agrupados los productos químicos por el tipo de riesgo que presentan, con el fin de evitar el almacenamiento conjunto de productos incompatibles.
  • Señalizar claramente y en lugar visible los riesgos.
  • Mantener unas condiciones adecuadas de ventilación, temperatura y luminosidad, así como proteger a los productos de la luz directa del sol.
  • Conservar los productos en su envase de origen, bien cerrados y con dispositivo de seguridad.
  • Garantizar que todos los productos almacenados estén adecuadamente identificados.
  • Disponer de materiales de absorción adecuados (tierra, arena o similar, nunca serrín) para la recogida de posibles fugas y derrames.
  • Los envases pesados, así como ácidos y bases, se deben colocar en los estantes más bajos.
  • No almacenar envases de plástico al aire libre.
  • Restringir el acceso al personal.
  • Garantizar unas condiciones adecuadas de orden y limpieza.
  • Almacenar lejos de agentes oxidantes fuertes.
  • Guardar bajo llave. Mantener perfectamente cerrado.
  • Almacenar en sus envases originales cerrados, en lugar fresco, seco y bien ventilado. Proteger de las condiciones extremas de humedad y temperatura, así como de los rayos solares directos.

  • Evitar su vertido en redes de alcantarillado, sistemas de drenaje o aguas superficiales (por ejemplo, arroyos).
  • Los envases, antes de su eliminación, deben vaciarse y limpiarse.
  • Llevar los envases en desuso al lugar habilitado para ello.

En caso de accidente o malestar, acuda inmediatamente al médico. Los síntomas de intoxicación pueden aparecer hasta 48 horas después, se requiere supervisión médica después del accidente.

  • En caso de inhalación: transportar al trabajador afectado al aire fresco. Consultar un médico si los síntomas aparecen.
  • En caso de contacto con la piel: lavar inmediatamente la piel con agua en abundancia. Quitar la ropa y los zapatos contaminados. Consultar con un médico. Lavar la ropa antes de reutilizarla. Limpiar a fondo los zapatos antes de reutilizarlos.
  • En caso de contacto con los ojos:  lavar abundantemente los ojos con agua como medida de precaución. Consultar a un médico si aparece y persiste una irritación.
  • En caso de ingestión: si se ha tragado, no provocar el vómito. Si se presentan vómitos, incline a la persona hacia adelante. Llamar inmediatamente a un médico o a un centro de información toxicológica.

Nunca debe administrarse nada por la boca a una persona inconsciente.

Trabajadores que tras un reconocimiento médico presenten un APTO CONDICIONADO O NO APTO para el uso de estos productos.

DESENCOFRANTE BASE VEGETAL

Son agentes químicos que evitan que el mortero se quede adherido a los moldes o paneles del encofrado, tanto de madera, metálicos, PVC, etc.  Está compuesto de una base vegetal (Vegetable-oil based Release Agents VERA) y representan una alternativa no tóxica, respetuosa con el medio ambiente y procedente de un recurso renovable. En construcción se emplean principalmente para desprender el hormigón o el mortero de los moldes o paneles.

PELIGROS PARA LA SALUD

Inhalación: no contienen disolventes orgánicos. Concentraciones elevadas pueden producir irritaciones en las vías respiratorias.

Contacto con los ojos: puede causar irritación ocular grave.

Contacto con la piel: por regla general, no provoca irritación en la piel.

Ingestión: puede ser nocivo en caso de ingestión

 

PELIGROS FÍSICOS

En las condiciones normales de empleo son estables, es decir, no se descomponen.

Difícilmente inflamables o no inflamables.

 

  • Con carácter general, se debe seguir la información que al respecto se indica en la etiqueta de los envases y en las fichas de datos de seguridad.
  • Mantener unas buenas condiciones de orden y limpieza.
  • Cuando se puedan producir derrames, llevar a cabo la operación en lugares específicos que garanticen una recogida y drenaje de estos a lugar seguro y en condiciones de ventilación adecuadas.
  • Manipular o transportar los recipientes de capacidad superior a dos litros mediante protectores de envases, cubos o carros; y transportar los envases de vidrio en contenedores.
  • Evitar, en la medida de lo posible, el trasvase de productos químicos. Si ello no es posible, realizarlo a velocidades lentas, en una zona bien ventilada, disponiendo de control de derrames y limitando las operaciones manuales a las mínimas posibles. Procurar, en su caso, el empleo de sistemas de bombeo manuales o mecánicos.
  • No tocar los productos químicos con las manos, ni comer, fumar, beber, aplicar cosméticos, etc. durante su manipulación.
  • Mantener el producto lejos de alimentos, bebidas o tabaco.
  • Antes de cada pausa se deben lavar las manos. Al terminar el trabajo los trabajadores se deberán lavar o duchar y aplicarse crema hidratante inmediatamente después. Lavar la ropa manchada o humedecida previamente a su reutilización.
  • Conservar el etiquetaje de los recipientes y etiquetar debidamente las soluciones preparadas. Emplear envases adecuados al tipo de riesgo que presenta cada producto.
  • Mantener los recipientes cerrados herméticamente.
  • No reutilizar envases para otros productos sin eliminar la etiqueta original. No sobreponer etiquetas.
  • Mantener el producto lejos de fuentes de ignición.
  • Evitar la inhalación de vapor o neblina. Procurar una buena ventilación.
  • Limpiar completamente los envases vacíos.
  • En el caso de desencofrantes con riesgo de formación de nubes de vapor inflamable o explosivo, tomar medidas contra las cargas electrostáticas. Usar aparatos protegidos contra las explosiones.
  • Usar los equipos de protección individual necesarios.
  • Seguir las pautas indicadas para una adecuada actuación en caso de incidente, accidente o emergencia (incendio, explosión, derrame, proyección, salpicadura, quemadura, etc.). Evitar concentraciones peligrosas de vapor en el aire.

  • Respetar y mantener adecuadamente el lugar establecido en obra para el almacenamiento de los productos químicos.
  • Mantener agrupados los productos químicos por el tipo de riesgo que presentan, con el fin de evitar el almacenamiento conjunto de productos incompatibles.
  • Señalizar claramente y en lugar visible los riesgos.
  • Mantener unas condiciones adecuadas de ventilación, temperatura y luminosidad, así como proteger a los productos de la luz directa del sol.
  • Conservar los productos en su envase de origen, bien cerrados y con dispositivo de seguridad.
  • Garantizar que todos los productos almacenados estén adecuadamente identificados.
  • Disponer de materiales de absorción adecuados (tierra, arena o similar, nunca serrín) para la recogida de posibles fugas y derrames.
  • Los envases pesados, así como ácidos y bases, se deben colocar en los estantes más bajos.
  • No almacenar envases de plástico al aire libre.
  • Restringir el acceso al personal.
  • Garantizar unas condiciones adecuadas de orden y limpieza.
  • Almacenar lejos de agentes oxidantes fuertes.
  • Guardar bajo llave. Mantener perfectamente cerrado.
  • Almacenar en sus envases originales cerrados, en lugar fresco, seco y bien ventilado. Proteger de las condiciones extremas de humedad y temperatura, así como de los rayos solares directos.

  • Evitar su vertido en redes de alcantarillado, sistemas de drenaje o aguas superficiales (por ejemplo, arroyos).
  • Los envases, antes de su eliminación, deben vaciarse y limpiarse.
  • Llevar los envases en desuso al lugar habilitado para ello.

En caso de accidente o malestar, acuda inmediatamente al médico. Los síntomas de intoxicación pueden aparecer hasta 48 horas después, se requiere supervisión médica después del accidente.

  • En caso de inhalación: transportar al trabajador afectado al aire fresco. Consultar a un médico si los síntomas aparecen.
  • En caso de contacto con la piel: lavar inmediatamente la piel con agua en abundancia. Quitar la ropa y los zapatos contaminados. Consultar a un médico. Lavar la ropa antes de reutilizarla. Limpiar a fondo los zapatos antes de reutilizarlos.
  • En caso de contacto con los ojos: lavar abundantemente los ojos con agua como medida de precaución. Consultar a un médico si aparece y persiste una irritación.
  • En caso de ingestión: si se ha tragado, no provocar el vómito. Si se presentan vómitos, incline a la persona hacia adelante. Avisar inmediatamente a un médico o a un centro de información toxicológica.

Nunca debe administrarse nada por la boca a una persona inconsciente.

Trabajadores que tras un reconocimiento médico presenten un APTO CONDICIONADO O NO APTO para el uso de estos productos.

DETONADORES

Un detonador es un dispositivo utilizado para explosionar tanto material explosivo como otros dispositivos de explosión. Los hay de dos tipos: eléctricos y no eléctricos, la diferencia está en la forma de activación de cada uno, los eléctricos lo hacen mediante un estímulo eléctrico y los no eléctricos mediante calor.

En construcción se utilizan para la detonación controlada de cargas explosivas colocadas de forma estratégica.

PELIGROS PARA LA SALUD

Inhalación: produce irritación en las membranas mucosas. Puede provocar daños en los órganos tras exposiciones prolongadas y repetidas.